adicción a las tecnologías

El tema de la adicción a las tecnologías en niños y adolescentes es un problema habitual. Con unas pautas puede resolverse, en caso de no conseguirlo hay que acudir a especialistas. Los padres deben tener claro las edades idóneas para que empiecen a utilizar cada tecnología. También es bueno ser precavidos y darse cuenta de los primeros síntomas de la adicción para poder evitarla a tiempo. Como ya dijimos en un artículo anterior, las tecnologías no son malas, lo importante es saber usarlas adecuadamente.

Pautas básicas para cada edad

Los niños menores de 10 años no deben tener acceso a internet en solitario. En esas edades las tecnologías son como juegos, para estudiar, para informarse o para ver una serie. A partir de los 10 años pueden acceder a internet con un horario controlado y unas normas para que haya una supervisión de los padres. El control de los padres no significa violar la intimidad, el objetivo es evitar que sean víctimas de engaños, acoso o fraudes a través de la red. Una vez cumplen los 14 años los hijos son libres de utilizarlo, pero tienen que saber los riesgos y peligros que supone, por ello tienen que haber limitaciones. Se deben establecer normas claras sobre el uso, es bueno poner castigos si no se siguen las instrucciones.

Recomiendan a los padres acudir a un psicólogo cuando no pueden controlar los horarios de conexión o se crea un conflicto familiar serio. Suelen empezar las adicciones a los teléfonos móviles a los 9 años, a partir de los 12 años suelen haber problemas con las redes sociales. Hay países que no permiten el acceso a redes sociales hasta los 14 años, es una forma de evitar la adicción a las tecnologías.

banner

Un síntoma claro de un problema de adicción se produce cuando los niños dan más prioridad a las nuevas tecnologías que a los deberes o jugar con amigos en la calle. Hay que actuar cuando el menor prefiere vivir aislado en su habitación con su móvil que una vida social, en contacto con otros amigos.

Los padres deciden cuándo el menor tiene que ser tratado, no hay que darle opción a negarse al tratamiento. Si se da el caso que es el mismo menor el que pide ir a un psicólogo, lo mejor es hacerle caso.

Otras pistas que nos indican que hay problemas de adicción a las tecnologías

Cuando veas a los peques más despistados, descuidan las horas de sueño para estar conectado al móvil, es probable que haya un problema de adicción. Sobre todo cuando te mienten sobre el tiempo que han estado conectados a la red.

Prueba a dejar al menor un día sin conectarse a la red. Si pasado el día ves que el niño está de mal humor e irritable, puede ser un síntoma de que empieza la adicción a las tecnologías.

Los padres tienen que estar en contacto con profesores o gente que rodea diariamente al niño. Ellos tendrán un punto de vista diferente al nuestro y quizá sean capaces de darse cuenta antes que nosotros de un problema de adicción a las nuevas tecnologías.

Las relaciones sociales con otros niños también pueden ser un termómetro para saber el estado de la adicción. Si se aíslan socialmente, no tienen contacto con otros niños, puede haber un problema de adicción.

Rutinas positivas para olvidarse de las tecnologías

Lo primero a tener en cuenta es que el uso de las tecnologías en niños no es malo. El tiempo que dedican a las nuevas tecnologías es importante para evitar adicciones. Los expertos recomiendan que entre semana no se consuma más de una hora al día y los fines de semana, se puede ampliar a unas dos horas. Siempre tienen prioridad los deberes y trabajos. También recomiendan coger la rutina de que los móviles, ordenadores y tablets estén en el salón de la casa, en un espacio común. Lo importante es enseñar un uso responsable y racional que no se convierta en adictivo. No hay que prohibir el uso, más vale que las utilicen delante tuya a que lo hagan a tus espaldas.

Hacer planes de fin de semana donde predomine el deporte en familia o con amigos del colegio. Hacer excursiones con los amigos de los hijos donde los móviles se queden en casa. Fomentar las relaciones y la comunicación a través de otras vías. Por ejemplo crear rutinas de actividades familiares con diálogos, juegos. Invitar a amigos, padres, estimular el trabajo en equipo. Darles su espacio para la cultura o las artes plásticas, actividades individuales que les harán olvidarse del móvil o Tablet. Por ejemplo pintar un paisaje o leer un libro.

Para finalizar, los expertos recomiendan que los niños no se inicien en las nuevas tecnologías con un uso ilimitado con tarifa plana. Revisar la factura nos ayudará a saber los minutos gastados cada mes. Deben acostumbrarse al principio a que haya un control del teléfono inteligente.

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos (1 votos, Valoración media: 5,00 sobre 5)
Cargando…
Soy David Cortecero periodista, blogguer y comunity manager. Me gusta la naturaleza, la información de ocio cultural y de medio ambiente. Me encargo de www.miravalencia.com, una revista de ocio a través de la cual queremos que la gente se sienta bien, con buena energía y disfrute de la vida con la familia o amigos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here