¿Desafía tus pensamientos?

En la vida nos encontramos   ante desafíos constantes, ya sea de salud, de trabajo de pareja, con nuestras relaciones etc… sea cual sea ese desafío nuestros pensamientos juegan un papel muy importante para crear un resultado  que nos pueda sumar  o restar en nuestra vida.

Qué resultados podríamos esperar si los pensamientos que tenemos y en  los que nos enfocamos, son pensamientos  dirigidos a  soluciones,  pensar en lo que si nos va a funcionar,  pensamientos alineados con todo lo bueno y bonito, pensamientos  con cosas o hechos  que  nos  han ayudado y funcionado en el pasado,  pensamientos abiertos a nuevas posibilidades y oportunidades ….. 

Lo que nos suele ocurrir en la mayoría de casos es que se nos olvida enfocarnos en lo que nos suma y nos aporta en nuestra vida, dejamos que nuestros pensamientos tomen el mando de lo que pensar  en vez de ser nosotros los que elegimos a nuestros pensamientos….

Si estás leyendo bien “Elegir nosotros los pensamientos en vez de que los pensamientos nos elijan a nosotros” ahí está la clave… 

Cuando dejamos que los pensamientos nos elijan a nosotros dejamos de tener control sobre ellos, los pensamientos son muy importantes porque son los que nos van a ayudar  a salir de esos desafíos nos van a motivar a impulsar nuestras emociones o lo contrario, nos van a señalar a nuestras acciones, va a tener una relación muy directa con la calidad de  vida con la que disfrutamos…

Hay una frase de buda que dice “Ni tus peores enemigos pueden hacerte más daño que tus propios pensamientos”

¿Cómo crees que te puedes sentir si te encuentras ante un desafío y te pones a pensar…? ¡Me voy a enfermar, me va a salir mal, no lo voy a conseguir nunca etc…! 

Toda una retahíla de pensamientos negativos que lo único que nos provoca es sufrimiento y malestar…

Sin embargo ante la misma situación nos enfocamos, en todas las posibilidades y soluciones que tenemos a nuestro alcance, en que lo vamos a conseguir, en que vas a solucionar el problema,  en que nos vamos a sentir y mejor ¿Cómo nos vamos a sentir? Sin duda nos vamos a sentir  bien con ganas y fuerza…

Somos producto de nuestros pensamientos atraemos lo que pensamos.

Como decía antes el problema es que, no nos damos cuenta de nuestros pensamientos y solo nos damos cuentas de cómo nos sentimos, sin ser conscientes que, como nos sentimos, está directamente relacionado con nuestros pensamientos…

Algo que he experimentado y he identificado es que cuando nos encontramos ante esa situación de preocupación de malestar emocional con un  mar de pensamientos  nada positivos, lo que funciona y es aconsejable hacer es pararnos, relajarnos, cerrar los ojos y preguntarnos ¿qué pensamientos estamos teniendo?.

Se trata de identificar que pensamientos son los que estamos teniendo para tomar el mando de esos pensamientos eligiendo los que si nos van a sumar y ayudar en lo que queremos y como nos queremos sentir.

Lo importante es reconocer e identificar esos pensamientos y hacer ese cambio de pensamientos negativos a positivos, si no los identificamos primero, no seremos capaces de hacer ese cambio.

¿Cómo reconocer esos pensamientos?Por nuestro cuerpo, nuestro cuerpo nos habla, con síntomas como:              

Encontramos angustiados, palpitaciones, te duele el estómago, te sientes con los músculos de la espalda contracturada, te sientes en tensión, la mandíbula tensa, dolor de cabeza, estresados, nuestro cuerpo nos avisa que: hay algo que estamos pensando y que estamos sintiendo que no está en equilibrio.

Porque nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestro cuerpo es toda una conexión…

Hay una frase de Mahatma Gandhi que dice…“Mira tus pensamientos porque se volverán actos, mira tus actos porque se harán costumbres. Cuida tus costumbres porque formaran tu carácter. Cuida tu carácter porque se formara tu destino y tu destino será tu vida”  

Ahí nos damos cuenta, que hay una  relación entre como pensamos, como nos sentimos y como accionamos.

La vida es  como un tiovivo, igual nos sentimos arriba de repente nos encontramos por circunstancias, situaciones abajo.

Por mucho que queramos no es posible estar todo el tiempo en modo positivo alegres y contentos, pero lo que si podemos hacer  cuando estamos abajo,a veces es importante saber cuánto tiempo queremos estar abajo, porque  en nuestras manos  está el poder elegir cuanto tiempo queremos estar.

Por eso es importante sentirse con herramientas en nuestras manos que nos ayuden ante situaciones que se nos presenten que nos provoquen esos pensamientos de angustia y negativos y poder salir de ellos lo antes posible y no  nos quedemos estancados e inmersos en ellos.

Aunque también es positivo darnos  permiso cuando nos encontremos abajo, no pasa nada identificar esa emoción es normal que nos pueda suceder, asumirla y salir de ella sin dificultad.

Todo lo que se requiere es trabajar en ello, porque estarás de acuerdo conmigo que para obtener resultados en esta vida, se requiere trabajo, sea en mantener un relación personal, mantener un puesto de trabajo, un negocio que tengamos, mantener un cuerpo hay que trabajar y poner todo nuestro esfuerzo y empeño.

La pregunta está es: ¿Qué trabajo estamos haciendo para conseguir  que nos enfoquemos en esos pensamientos que nos sumen  y sean positivos?           ¿Qué es lo que estamos haciendo para conseguir esa armonía cuerpo y mente que necesitamos para disfrutar una vida saludable y de bienestar?…

Para conseguir esa armonía incluso hasta espiritual no hace falta irse ni hacer nada trascendental, con cosas tan sencillas como la meditación, dar un paseo por el campo, la playa e incluso la ciudad siendo consciente de todo lo bonito y positivo que nos rodea ya es una forma de evadirte y de poder sentirte en tu centro.

Con herramientas que nos van a facilitar y ayudar a salir de esa costumbres emocionales  de pensar en lo negativo en lo que no nos suma  podrían estar:

  • Crear el hábito de agradecer.
  • Ser conscientes de por lo que estar agradecidos.
  • Recordar que es lo que si tenemos en nuestra vida en vez de enfocarnos en lo que no tenemos…
  • Encontrar nuestro centro con acciones sencillas, como un paseo, meditar, caminar, relajación, hablar con un amigo de confianza.

Todas estas acciones solo hay una acción imprescindible para realizarla y es QUERER HACERLO…

Ser conscientes de que nosotros podemos gestionar  y controlar nuestros pensamientos ante situaciones  que nos podemos encontrar; desde imprevistos, inconvenientes, un acontecimiento inesperado, pero lo que no podemos controlar es ese imprevisto esa situación ese acontecimiento en el que nos encontramos. 

Ejemplo: Hace poco en mi último viaje a Barcelona en tren, en la ida, me encontré ante la situación y el imprevisto de que se produjo un retraso de una hora de llegada a Barcelona cuando estaba mitad del viaje, estaba siendo un viaje largo y pesado y me encontraba cansada, el ambiente en el vagón del tren era de quejas y todo el mundo disconforme con la situación que había, me sentía inquieta porque tenía que avisar a la persona que venía a recogerme y avisarle lo que estaba sucediendo para no hacerle esperar en la estación, tenía dos alternativas, una enfocarme en el enfado de estar una hora más en el tren y sumarme a las quejas de todo el mundo, o , enfocarme en avisar por WhatsApp a la persona y centrarme en un capítulo de un libro que necesitaba leer para un trabajo evadiéndome de todo el lío de quejas y malestar del vagón.

¿Que podemos hacer ante situaciones que nos encontramos  de estrés de preocupación? es importante preguntarnos ¿puedo controlarlo? O ¿No puedo controlarlo? Si no puedo controlarlo ¿que puedo hacer? en mi caso me distrajo y cambie mi foco y energía en leer el capítulo del libro que faltaba por leer, y al   final el resultado fue que  llegue con menos retraso de una hora y finalice mi viaje feliz y contenta.

¿De que me hubiera servido estar preocupada todo el viaje cuando el resultado no dependía de mí sin o del tren en este caso?  era algo que el resultado no dependia de mí. Si nos damos cuenta nos pasamos la vida preocupados en lo que puede suceder y  no puede suceder y luego  en verdad nunca pasa. 

Para terminar y como ya había hablado recordar  que:

  1. Se nos olvida enfocarnos en lo que nos suma y nos aporta en nuestra vida.
  2. Debemos “Elegir” nosotros los pensamientos en vez de que los pensamientos nos elijan.
  3. Cuando dejamos que los pensamientos nos elijan a nosotros dejamos de tener la gestión sobre ellos.
  4. No nos damos cuenta de nuestros pensamientos, y solo nos damos cuentas de cómo nos sentimos, sin ser conscientes de que;  como nos sentimos, está directamente relacionado con nuestros pensamientos.
  5. Somos producto de nuestro pensamientos atraemos lo que pensamos.
  6. Lo importante es reconocer e identificar esos pensamientos y hacer ese cambio de pensamientos negativos a positivos, si no los identificamos primero, no seremos capaces de hacer ese cambio.
  7. Reconocemos esos pensamientos, cuando sabemos que nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestro cuerpo es toda una conexión.
  8. Hay una relación entre como pensamos, como nos sentimos y como accionamos.
  9. A través de incorporar nuevos hábitos de pensamiento junto con herramientas sencillas como la relajación, meditación, caminar etc. nos ayudaran a sentirnos en equilibrio con nuestros pensamientos.
  10. De todas las acciones solo hay una acción imprescindible para realizarla y es QUERER HACERLO…

“Somos lo que pensamos. Nos convertimos en nuestros pensamientos” Buda

Anif García.
Mentora de Bienestar Emocional – Te Acompaño a Ser Más Feliz
Creadora del Programa Exclusivo Happy Wellness®

HAPPY WELLNESS SYSTEM ®

Fotos Gracias a Pixabay

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos (1 votos, Valoración media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here