runas

La acción terapéutica de las Runas 

El siguiente trabajo de campo fue realizado en el año 2011, en un lugar ubicado en  las montañas Asturianas.

Esta experiencia se efectuó de forma rigurosamente científica y su objetivo fue demostrar la influencia en la psique y la posible acción terapéutica de los símbolos rúnicos contenidos en el FUTHARK. Para ello se seleccionaron nueve sujetos los cuales desconocían completamente las Runas, es más nunca habían visto dichos símbolos y no conocían tan siquiera el término Runa.

El ejercicio con runas constaba de tres fases:

1- La elección del símbolo que cada uno emplearía en la experiencia.

Para ello yo personalmente, unas horas antes, y mediante el sistema de selección personal bajo el estado meditativo adecuado seleccioné un símbolo para cada participante.

2- La realización del ejercicio propiamente dicho.

Cada individuo fue situado por separado frente a un espejo de unas dimensiones determinadas a una distancia concreta con el símbolo dibujado en un cartoncillo colgado al cuello mediante un fino cordel. Una vez frente al espejo el participante debía concentrarse en la imagen del símbolo reflejada en el espejo y seguir una sencilla visualización, la cual consistía en mirar fijamente el símbolo durante unos minutos para poco a poco ir cerrando los ojos e imaginar la entrada en un pasaje boscoso con forma de túnel, en el cual, mediante la imaginación iría dibujando con el dedo índice la forma del símbolo en el aire para después dar rienda suelta a sus pensamientos y vivir la experiencia. Los participantes solo sabían lo que se les había explicado previamente; que en este punto sería posible que accediesen a un escenario determinado sin que tuvieran dato alguno sobre él.

Este estado de percepción se prolongaría unos 20 minutos y saldrían lentamente del ejercicio.

3- El participante, a solas, me explicaría la experiencia vivida

Con los máximos detalles posibles y tras ello yo le entregaría el escrito del escenario o plano vinculado a la energía de cada tipo de símbolo.

RESULTADOS

Todos y cada uno de los candidatos tuvieron una experiencia vívida e intensa. Tras la finalización del ejercicio expusieron con todo lujo de detalles su vivencia coincidiendo exactamente con los escenarios correspondientes a cada símbolo hasta en los más mínimos detalles.

Este hecho produjo un gran impacto en su psique con modificaciones en su conciencia provocadas por la experiencia en sí y por comprobar la veracidad de su vivencia.

CONCLUSIÓN

Debido al contexto en el que se realizó la experiencia y teniendo en cuenta que los sujetos estaban libres de toda sugestión o información que pudiera influir en el resultado, es inevitable concluir que los símbolos empleados contienen una información específica la cual se refleja a nivel consciente provocando sustanciales cambios concretos y positivos en la psique del propio individuo.

Dos de los participantes padecían la misma disfunción tiroidea y en la selección les correspondió el mismo símbolo. Semanas después de la práctica sufrieron una evolución positiva en su estado anímico y en su proceso patológico.

Otro de ellos padecía desde hace años un cuadro de fibromialgia crónico de varios años de evolución, habiendo llegado a un alto grado de incapacidad física y trastorno psicológico. Tras esta práctica evolucionó sorprendentemente bien y en combinación con ciertas técnicas respiratorias en pocos meses pudo hacer vida normal.

Los otros seis participantes consiguieron significativos cambios en sus vidas a diferentes niveles.

Mi deducción personal es que estos símbolos abren las puertas a planos paralelos de la realidad o mapas mentales, los cuales tras la experiencia interna provocada por los impactos correspondientes a los escenarios propios de cada símbolo producen cambios positivos en la mente y el cuerpo del sujeto.

RELATO

A continuación se describe un ejemplo real de una de estas experiencias, la cual no resultó ser más sorprendente que el resto de las realizadas.

Esta mujer de 34 años después de su experiencia expresó lo que había vivido en su meditación:

” Tras entrar en el túnel boscoso y avanzar un rato, me vi transitando un camino pedregoso a media altura en una gran montaña. El terreno no era pendiente, pero el camino era estrecho, unos 5 metros de orilla a orilla. Hacia arriba la montaña estaba repleta de pinares y hacia abajo había un gran acantilado y debajo de todo, a lo lejos, un río de azules aguas.

De pronto descubrí que tras de mí avanzaba, un poco más deprisa que mi propio paso, un ejército de hombres a caballo; parecían venir de una batalla, estaban agotados y ensangrentados, muchos de ellos heridos. Ellos no se percataban de mí presencia, y a medida que lentamente me iban adelantando, cuando estuve en el centro del grupo conformado por unos 30 hombres, me sobrevino un desagradable sensación de malestar y miedo.

De repente escuché un alegre tintineo, volví la cabeza hacia detrás sobre mi hombro sin dejar de caminar y vi un alegre bufón que avanzaba dando saltos y vueltas en el aire a una velocidad superior a la del grupo de jinetes. Sus vestimentas dibujaban rombos en la ropa de colores verdes, naranjas, azules y dorados. Llevaba un largo sombrero del que colgaban cascabeles dorados muy ruidosos pero de sonido agradable. Me sentí muy a gusto y reconfortada y una vez alcanzó la cabeza del pelotón escuché la voz de mi asistente indicándome que fuese saliendo del ejercicio, a la vez que me indicaba como hacerlo.

Mi estado al concluir esta práctica era pletórico, de gran seguridad y tranquilidad. Se mantuvo los días posteriores y creo que aún está hoy”.

OBSERVACIONES:

Lo que sin duda vivió esta persona fue un reflejo de su estado emocional apático y mortecino, haciéndose consciente de él y un posterior choque mediante la actividad energética de la runa, la cual produjo la experiencia en su totalidad otorgándole una modificación en su conciencia reflejándose en un cambio permanente en su estado de ánimo.

Es interesante insistir sobre el hecho de que, más allá de la fascinación que pueda provocar una experiencia meditativa en un momento dado, no deberíamos caer en el error de alimentar las creencias de la “mente pequeña” y no olvidar que todos los métodos y sistemas de autoconocimiento contienen en esencia el mismo objetivo.

Y recordad siempre : las runas son un camino más, no son una verdad absoluta…

José Ignacio Vazquéz Reverté

Director de la Escuela de Runología Uppsála

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos (6 votos, Valoración media: 4,00 sobre 5)
Cargando…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here