Continuamos en nuestro viaje a través de los yoga sutras de Patanjali.

SUTRA Nº 38, SUAPNA-NIDRÂ-JHÂNA-ÂLAMBANAM VÂ

Es necesario un buen descanso para que nuestra mente funcione mejor y esté mas calmada. Debemos aprender a descansar y a predisponernos a la hora del sueño, son importantes los pensamientos que tenemos entre la vigilia y el sueño, pues condicionan su calidad. El sueño nos repara, hay que aprovecharlo en beneficio de nuestra evolución espiritual.

Nos ayudarán a tener un buen descanso sobre todo dos cosas: la primera, plantearnos los pensamientos previos al sueño, intentar no dedicar ese tiempo a actividades que nos alteren, es mucho mas recomendable meditar, recitar mantras, una conversación relajada o la práctica de alguna secuencia de yoga tranquila y sosegada. La segunda la cena, que tomo, como y cuando, es imposible tener un buen descanso si hemos cenado tarde, copiosamente y para colmo nos vamos enseguida a la cama. Hay que cenar ligero, tranquilo y por lo menos dos o tres horas antes de ir a dormir.

Explorar la calidad de nuestro sueño nos puede ayudar a clarificar algunos de nuestros problemas.

SUTRA Nº 39 YATHÂ-ABHIMATA-DHYÂNÂD-VÂ

Podemos apoyarnos, indagar y meditar en cualidades, sentimientos y emociones espirituales y bonitas, que nos gusten, nos llenen y nos hagan sentir bien.

Siempre que lo necesitemos, o simplemente queramos potenciar alguna de estas cualidades, podemos meditar en ella, o recitar mantras de agradecimiento o devoción, estas cualidades pueden ser el amor, la dicha, la alegría, la felicidad, la calma, el perdón, la paz, la libertad, el respeto……

SUTRA Nº 40, PARAMÂNU-PARAMAMAHATUÂNTAH-ASYA-VASHÎKÂRAH

Cuando conseguimos calmar nuestra mente y alcanzamos el estado de yoga, nuestra mente es capaz de comprender lo simple y lo complejo, lo perceptible y lo imperceptible, lo sutil y lo absoluto. Somos capaces de percibir desde la magnitud del cosmos, hasta la mas mínima de las partículas. Una mente meditativa puede concentrar su atención en un pensamiento minúsculo e ir ampliándola paulatinamente, hasta llegar a una visión cósmica y, comprender la conexión entre ambas.

SUTRA Nº 41, KSÎNAVRTTERABHIJÂTASYEVAMANERGRAHÎTRGRAHANAGRAHYESU TATSTHATADAÑJANATÂMSAMÂPATTIH

Una mente quieta, yoguica, en la que se han eliminado los obstáculos, las impurezas, una mente acostumbrada a estar tranquila, es un instrumento que permite a la persona sentir las cosas a través de lamente, se convierte en un intermediario limpio, puro, transparente, que no añade ni quita, que no manipula la información que recibe. Una mente tranquila nos muestra lo que percibe tal cual es. Se convierte para su dueño en una joya, un diamante, que por su pureza y transparencia es capaz de reflejarle fielmente la realidad.

Este Sutra también plantea que una mente yoguica es como un liquido, que se adapta, fluye y recubre la realidad a la perfección, tiene la suficiente plasticidad para acoplarse y adaptarse a las características de lo que se percibe, sin necesidad de modificarlas. Antes de llegar al estado de yoga nuestra mente es rígida, con aristas, con ideas preconcebidas, con estructuras definidas a las que, inconscientemente intentamos acoplar nuestras percepciones.

Ya solo quedan 10 para terminar con este primer libro. Continuará.

Imagen: pixabay.com

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos (Sin votaciones)
Cargando…

Tengo la firme convicción de que un mundo mejor es posible.
Me encanta la vida sana, practicar yoga, escuchar música, el cine, descubrir lugares nuevos y muchas más cosas ¡que pena que no me dé tiempo a todas!
Mi frase preferida: Hoy no sabia que ponerme y me he puesto feliz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here