INFUSIÓN PECTORAL DE LAS CUATRO FLORES

INFUSIÓN PECTORAL DE LAS CUATRO FLORES

Sabías que tradicionalmente era muy utilizada una eficaz infusión pectoral que contribuye a mejorar la función respiratoria considerablemente.
Su preparación es simple y se lleva a cabo realizando una infusión con 10 gramos de cada una de las flores de las siguientes plantas:

  • Amapola (Papaver rhoeas)
  • Tusílago (Tussilago farfara)
  • Pie de gato (Antennaria dioica)
  • Malva (Malva silvestris)

La sinergia de los principios activos de estas plantas potencian sus ya conocidos beneficios a nivel respiratorio que resumidamente son los siguientes:

Amapola.- Su suave acción sedante, debido a los cuatro alcaloides que contiene alivia las crisis de tos espasmódica con la que cursan afecciones tales como la tosferina, asma o bronquitis seca.
Tusílago.- Esta planta ha sido considerada el remedio “béquico” por excelencia. Posee propiedades emolientes, antitusígenas, expectorantes, sudoríficas y depurativas. Está muy recomendada cuando se busca un suave efecto antiespasmódico y broncodilatador. Los casos en los que tradicionalmente ha sido empleada son las bronquitis agudas y las bronconeumonías.
Pie de gato.- Muy adecuada en caso de tos seca y catarros bronquiales ya que ablanda la mucosidad facilitando la expectoración.
Malva.- Es muy rica en mucílagos y sus flores poseen un pigmento hidrosoluble del tipo de las antocianinas.

Adecuada en caso de asma, tos irritativa, catarros y gripe. El empleo de una infusión templada tres o cuatro veces por día va a suavizar la irritación de las vías respiratorias, calmar la tos y facilitar la expectoración ablandando las flemas y mucosidades propias de determinados procesos respiratorios.

En caso de que queramos completar de un modo eficaz la potente acción de esta sencilla infusión podemos hacerlo realizando unos vahos del siguiente modo: Pondremos un litro de agua a hervir con una cebolla grande pelada y troceada durante veinte minutos, (solo le quitaremos la primera piel). Apagaremos el fuego y le añadiremos una cucharada sopera de miel de buena calidad y una cucharada sopera de romero. Poniendo cuidado en no quemarnos con el vapor y cubriéndonos la cabeza con una toalla realizaremos vahos inspirando profundamente. Los resultados son extraordinarios.
Si se padecen de ataques de tos irritativa nocturnos, sobre todo en niños, se puede paliar aplicando yodo en forma de friegas de medio pie, esto es; desde el centro del pie hacia los dedos. El efecto es instantáneo.

Nacho Vazquez.

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos (2 votos, Valoración media: 5,00 sobre 5)
Cargando…
Contribuimos desde el compromiso ético a que la sociedad alcance un estilo de vida equilibrado y consciente. Apoyar el desarrollo sostenible y proyectos socialmente responsables, teniendo presente: Cuerpo, mente y entorno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here