Naturopatia, no hay enfermedades sino enfermos

Llamamos Naturopatía a la terapia que emplea medios naturales para prevenir la enfermedad e igualmente poder recuperar el estado de salud si se perdió, potenciando las capacidades de nuestro cuerpo para llegar a la autocuración.

Según Hipócrates (padre de la medicina) el cuerpo posee energías para autocurarse. Entre sus muchas premisas debemos subrayar un par de ellas y reflexionar en su significado: 1. “Que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento”. Casi todo el mundo la conoce; pero son muy pocos los que la practican. 2.- “Se curan todas las enfermedades; pero no todos los enfermos”. Ello implica un trabajo arduo en muchos “campos”: alimentación, gestión de nuestras emociones, entrar en uno mismo…

La naturaleza es el claro ejemplo de equilibrio y constancia. Estas mismas cualidades son las que se requieren para conservar la salud física y mental.

La Naturopatía mantiene que no hay enfermedades sino enfermos, por ello la persona es el foco de atención. Con los medios que se emplean intentamos recuperar al individuo y se vela para que su recuperación sea un hecho.

El profesional que ejerce la Naturopatía es el Naturópata y su finalidad es ayudar a la recuperación de las dolencias que afloran en el ser humano. Para lograrlo emplea alimentación sana y saludable (base de la recuperación), vitaminas, minerales, nutrientes, plantas, hidroterapia y otras sustancias que están libres de toxicidad alguna. Usa la Naturaleza como madre y ejemplo y trata de depurar y regenerar los tejidos de la persona.

Tomo unas notas de mi libro: “Cuando estés enfermo cúrate con la alimentación cruda y otras prácticas naturistas” de la Dra Catherine Kousmine. Fue una gran amante y defensora de la Medicina Natural. Siempre he estado muy unido a casi todos sus postulados e igual que ella doy a la alimentación, en una buena parte cruda, ecológica y bien combinada, la enorme importancia que posee.

Su concepto hipocrático de «somos lo que comemos» y «no hay enfermedades degenerativas sin intoxicación crónica del intestino» dio forma a su método, basado en 4 pilares:

  1. Alimentación sana: hay que reducir las proteínas animales y grasas saturadas, suprimir los azúcares, harinas y aceites refinados y sustituirlos por alimentos frescos, granos enteros y aceites prensados en frío.
  2. Limpieza intestinal: las enfermedades degenerativas van estrechamente vinculadas a la intoxicación crónica que empieza en el intestino y el hígado. La práctica regular de enemas forma parte de su método.
  3. Alcalinización de la orina: la dieta occidental es acidificante. Para neutralizar dicha acidez el organismo debe recurrir a sus reservas de sales minerales, creándose una carencia de los mismos, que hay que corregir.
  4. Suplementación con vitaminas y minerales: la dieta occidental es excesiva, pero crea muchas carencias, en particular de vitamina F, al consumir aceites refinados y grasas saturadas. Los suplementos en vitaminas y minerales formaban parte también de su método.

El resultado de poner en práctica este método es que a los pocos meses aumenta el potencial de salud y bienestar del paciente.

Fuente: Juan Cantos, profesor de naturopatia (pincha aquí para mas info sobre su próximo curso)

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos (1 votos, Valoración media: 5,00 sobre 5)
Cargando…
Contribuimos desde el compromiso ético a que la sociedad alcance un estilo de vida equilibrado y consciente. Apoyar el desarrollo sostenible y proyectos socialmente responsables, teniendo presente: Cuerpo, mente y entorno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here