vampiro energetico, red cultivarsalud

Continuamos con la segunda parte de Vampiros Energéticos conscientes, en esta Fernando Vizcaino nos va ofreciendo mas pistas sobre como actuan.

Primer paso: la elección de la víctima.

Lo primero que todo vampiro energético consciente tiene en cuenta a la hora de pegarse un festín energético a costa de otra persona, es que la energía de esta última se halle en buen estado. De modo que, en la medida que le sea posible, buscará como víctimas a individuos de corazón limpio; es decir, con la inocencia lo más intacta posible. No en vano esta última es una cualidad, que permite a sus depositarios el abrir su atención a otras personas sin ofrecer apenas ningún tipo de resistencia consciente o subconsciente que pueda limitar la cantidad ––así como enturbiar la calidad–– de la energía transferida durante este proceso. Y es que una persona de corazón limpio, careciendo ella misma de intenciones ocultas o particularmente egoístas, difícilmente desconfía o engendra sentimientos impuros hacia sus interlocutores y, consecuentemente, cuando brinda a estos últimos su atención, lo hace con una mayor entrega y sin engendrar por el camino sentimientos que pudieran resultar indigestos.

Segundo paso: el proceso de seducción iniciático.

Que el vampiro quiera aproximarse a la víctima de su elección, no tiene porque significar que la víctima quiera aproximarse a él. Para ello será necesario que el vampiro consiga seducirla, o como poco caerle bien para, subsiguientemente, una vez se hayan establecido los cimientos de “amistad” pertinentes, poder encontrar las ocasiones y circunstancias necesarias para acorralarla atencioenergéticamente.

Tercer paso: la preparación del terreno, o elección del lugar y momento más oportunos.

Una vez que el vampiro energético consciente ha elegido a su víctima y ha conseguido establecer el vínculo correspondiente, hará por arrastrarla hacia el terreno que considere más favorable para prepararle su encerrona atencioenergética; lo que implica buscar el lugar, el momento y las circunstancias más oportunas para facilitar su cometido.
     En la inmensa mayoría de los casos, el lugar donde más cómodo y confiado en sí mismo se siente cualquier individuo, es en su propia casa. Consecuentemente, será a su guarida donde todo vampiro energético consciente preferirá arrastrar a sus potenciales víctimas. Además, también debe de tenerse en cuenta, que cuando un individuo se halla en la casa de otra persona, siempre tiende a conferir a esta última un mayor grado de atención, o dicho de otro modo, de consideración respecto a los que quiera que sean sus deseos o voluntad.
     Pero, claro, si el vampiro invita a su víctima, por ejemplo, a comer a su casa, fácilmente podría darse la circunstancia de que ésta tuviera otras cosas que hacer a lo largo de la tarde y que, debido a ello, no pudiese dedicar a su anfitrión ni toda la atención, ni todo el tiempo que a éste le hubiese gustado.
     Consecuentemente, los vampiros energéticos conscientes, no tardan en advertir que los momentos más favorables para preparar una buena sesión vampírica, son las veladas que preceden a aquellos días en los que ni ellos mismos ni sus víctimas tienen la obligación de madrugar. Pues es entonces cuando las reuniones pueden llegar a prolongarse durante más tiempo, siempre y cuando, por descontado, reine el buen ambiente; algo de lo que, ni que decir tiene, el propio vampiro se ocupará de propiciar.
––¿Por qué no te vienes a cenar el viernes a casa? ––Sin duda alguna éste es uno de los mejores ganchos posibles.
      Aunque, desde luego, este otro tampoco está nada mal: ––¿Qué te parece si nos vamos a tomar la última a mi casa?

Por otra parte, los vampiros energéticos conscientes, procurarán que no existan muchos otros focos de atención adicionales a parte de los suyos. Huelga decir que el face to face, es lo ideal para qué esto suceda. De forma que, por norma general, tratarán de reunirse con una única persona ––o como mucho dos–– para, de este modo, monopolizar las conversaciones y acaparar la atención de sus víctimas con mucha más facilidad. Y, por supuesto, nunca se les ocurrirá encender el televisor de su casa mientras que sus invitados todavía permanezcan en ella o la reunión se vea prolongada en las condiciones deseadas por ellos mismos. Aunque lo cierto es que, normalmente, las personas verdaderamente sensibles a los flujos de energía ––como, ni que decir tiene, lo son los vampiros energéticos conscientes––, no acostumbran a tener este tipo de agujeros negros atencioenergéticos en sus hogares.
      ¿Suicidio energético voluntario?
       ¡No! ¡Gracias!

Cuarto paso: el empleo de la marihuana

Como ya he dicho anteriormente, tres de los cuatro vampiros energéticos conscientes que he tenido ocasión de conocer a lo largo de mi vida, habían desarrollado a la hora de prepararse el terreno para pegarle el vampirazo a las víctimas de su elección el que, esencialmente, es este mismo modus operandi cuyos pasos fundamentales estamos ahora describiendo.
     Pues bien; pese a que ninguno de los tres era una de esas personas que se pasan todas las horas del día fumando marihuana, se da la circunstancia de que todos ellos la consumían e invitan a consumir a sus víctimas durante sus veladas vampíricas.
     ¿Casualidad?
      De ninguna manera.
     La marihuana es una sustancia que abre las puertas de nuestra percepción, o lo viene a ser lo mismo, de nuestra atención. Consecuentemente, cuando un individuo ha consumido esta sustancia ––u otras esencialmente similares como lo son el hachís, los psilocibes o el peyote––, y concentra o proyecta su atención en cualquier otro elemento, así este sea un pensamiento o idea, un objeto “inanimado”, u otro ser viviente, tiende a hacerlo siempre con un mayor grado de apertura o fijación, y por consiguiente también transfiere sobre el mismo un mayor grado de su energía vital. Por lo que, en definitiva, a nadie debe extrañar que la mayoría de los vampiros energéticos conscientes, prefieran que sus víctimas hayan fumado marihuana mientras que sucumben al hechizo de sus reclamos atencionales.

En breve continuaremos con la tercera parte….

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos (Sin votaciones)
Cargando…
Contribuimos desde el compromiso ético a que la sociedad alcance un estilo de vida equilibrado y consciente. Apoyar el desarrollo sostenible y proyectos socialmente responsables, teniendo presente: Cuerpo, mente y entorno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here