TDAH Y NIÑOS, COMO TRATARLO

Criar a un niño con TDAH implica un cambio en la forma de hacer las cosas por parte de los padres, además de comprender lo que le ocurre al niño, para encontrar la mejor manera de controlar su carácter y ayudarlo a crecer sano y feliz.

Los síntomas del TDAH pueden plantear a los padres muchos retos en la crianza. Las distracciones constantes, la dificultad para concentrarse en algunas tareas, la impulsividad o la dificultad para permanecer tranquilo en entornos que así lo requieren, ponen en muchas ocasiones a prueba la paciencia de los padres.

Por eso es fundamental comprender que aunque debemos ser guías de nuestros hijos, no debemos dejar que el estrés y la frustración hablen por nosotros cuando trabajamos con ellos para ayudarlos en el día a día. Ten en cuenta estos consejos para ayudar a tus hijos y manejar mejor las situaciones que enfrentáis en el día a día:

  • Crea una rutina para tu hijo

Para el niño con TDAH las rutinas son fundamentales. Tener una estructura clara y constante que seguir lo ayudará a saber con facilidad qué es lo siguiente que debe hacer.

Crear estructuras estables para la hora de comer, el tiempo de juegos, estudiar y prepararse para ir a la cama facilitará a tu hijo saber qué actividad sigue en cada momento. Tu labor es la de ser su guía. Exprésate con claridad, usa frases cortas y un tono de voz relajado para enseñarle las distintas partes de su rutina diaria.

También puedes utilizar una pizarra en la que escribas el horario y qué toca hacer en cada momento. Ponla cerca de un reloj para que el niño pueda ver en cada momento lo que debe hacer y se sienta más independiente.

cómo tratar el tdah en nuestros pequeños

  • Anima a tu hijo a hacer ejercicio

Si el niño es hiperactivo, realizar una actividad física lo ayudará a encauzar su energía en una actividad positiva para el cuerpo y la mente. Además, la práctica regular de ejercicio ayudará al niño a concentrarse mejor, a seguir instrucciones y a tener menos ansiedad.

Busca una actividad que le guste: bailar, jugar al fútbol, andar en bicicleta o nadar, cualquier ejercicio es bueno, así que busca junto a él algo que lo motive e incorpóralo a su rutina.

  • Limita las distracciones

A la hora de realizar actividades como hacer la tarea es muy importante que el niño esté en un entorno con la menor cantidad de distracciones posibles. Para ello es conveniente que crees un espacio especial para tu hijo en el que pueda relajarse.

Un espacio diáfano con una mesa, una silla cómoda y su material de estudio o lectura es perfecto para que al niño le sea más fácil permanecer concentrado en la tarea que debe hacer.

  • Divide las tareas más complejas

El TDAH hace que el niño se disperse y no complete tareas más complejas. Para ayudarlo a superar esta dificultad divide dicha tarea en pasos más pequeños y pídele que los complete uno a la vez.

Para nosotros “prepárate para salir” es una tarea sencilla, pero para ellos es mejor especificar lo que implica estar listos para salir de casa. Toma una hoja y escribe en ella los distintos pasos que debe hacer: “ponerse la ropa de calle”, “guardar el pijama”, “lavarse los dientes”, “ponerse los zapatos”, “ponerse la chaqueta”. Así tu hijo podrá volver a la hoja a revisar si se ha olvidado de hacer alguna cosa y se sentirá bien al ver que puede hacerlo todo solo, fomentando así su autoestima.

  • Reserva tiempo para ti

En ocasiones el TDAH puede poner a prueba tu paciencia. Para poder guiar a tu hijo de la mejor manera es muy importante que tú también tengas pequeños momentos en los que puedas relajarte del estrés diario.

Sal a caminar un rato, dedica media hora a leer un libro o a escuchar música, despeja tu mente como más te guste para evitar que el estrés y la presión te afecten de forma negativa.

  • Ten una actitud positiva

Aunque no siempre es fácil lidiar con el TDAH, una actitud positiva te mantendrá por el buen camino. Cuando corrijas alguna actitud negativa en tu hijo utiliza palabras positivas y mantén la calma.

Los niños con TDAH son muy susceptibles a los cambios de humor y tienden a imitar los comportamientos que ven a su alrededor. Si te ven tranquilo y controlado cuando algo te molesta, ellos tenderán a actuar del mismo modo. Cuanto más tranquilo estés, más tranquilo estará tu hijo.

Con paciencia y constancia es posible guiar a los niños con TDAH para que aprendan a seguir rutinas que los ayudarán a desarrollar sua capacidades a lo largo de su vida. Busca la asesoría adecuada y trabaja en conjunto con la escuela para sacar todo su potencial.

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos (3 votos, Valoración media: 5,00 sobre 5)
Cargando…
Como no existe la academia donde enseñen a ser la madre perfecta, desde Maternidad Fácil busco formas innovadoras de ayudar a madres jóvenes a vivir una maternidad plena, ayudándolas a comprender las etapas del desarrollo del embarazo, el parto y la crianza de los hijos. Lo más importante es disfrutar de cada instante, el aprendizaje viene con la experiencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here