Feng Shui fácil.

201

Feng shui fácil, en este artículo vamos a darte unos pequeños consejos básicos para su integración en tu vida diaria.

Un poquito de historia.

Feng Shui significa “viento y agua” incluye las energías de la tierra y del cosmos, así fue como surgió el estudio de la holografía en China, para la construcción de santuarios, tumbas y algún tiempo después casas.

No se trata de una moda  pasajera, cuenta con una antigüedad de mas de 5.000 años y con una amplia base de estudio a lo largo de todo ese tiempo, sus resultados son satisfactorios para quienes lo aplican. Sin entrar en supersticiones, ni objetos de buena o mala suerte, cuando conoces las bases del Feng Shui puedes observar que tienen su lógica.

Dependiendo de la escuela que se elija puede ser mas o menos complicada su aplicación en nuestra vida. Para la Escuela de la Brújula se recomienda la ayuda de un consultor especializado, la Escuela de la Forma es mucho más sencilla de incorporar en nuestro día a día.

Principios básicos.

Según  esta última escuela, en el Feng Shui hay tres principios básicos que nos dan las pautas para vivir, y nos ofrecen una visión del mundo y una manera de relacionarnos con él:

*Principio I, Todo está vivo, todo tiene Chi, todas las personas, todos los lugares y todas las cosas contienen vida, gracias a la energía vital a la que llamamos Chi. Este concepto hace que vivamos en un mundo totalmente animado, completamente vivo y que, en consecuencia, percibamos el entorno de diferente manera.

La vida en los objetos y lugares, aparentemente inanimados, la entenderemos como la carga de recuerdos, buenos o malos, que contienen. Todo lo que vive con nosotros almacena ciertos recuerdos, asociaciones, sentimientos y emociones que harán de esos objetos una buena o mala compañía.

Principio II, Todo está relacionado entre si gracias al Chi, todas las personas, lugares o cosas están directamente relacionadas entre si debido a su Chi. La energía nos conecta a todo lo que abarca nuestro entorno. Energeticamente no estaremos nunca aislados, pues mantenemos fuertes conexiones con las personas, lugares y cosas que tenemos cerca.

Cultivar unas buenas relaciones con nosotros mismos y con los demás, resolver conflictos tanto internos como externos, es esencial para una buena práctica de Feng Shui, el cual a veces requiere de una actitud de adaptación al medio. Dado que todo está conectado debemos introducir pensamientos, palabras, actos, objetos y todo aquello que pueda resultarnos “curativo”, en todas las facetas de nuestra vida.

Principio III, El Chi de todas las cosas siempre cambia, lo único constante en nuestro universo físico es el cambio, en el Feng Shui se acepta como un regalo, hemos de ser sus amigos y acogerlo para integrarlo en nuestra vida y mejorarla. Somos conscientes de los cambios que se producen continuamente en nuestro cuerpo, relaciones, nivel energético, estado mental, emociones, etc. Cuando nuestro hogar refleja nuestros cambios estamos avanzando en armonia.

Directrices básicas.

Para adaptar a nuestra vida los tres principios que acabamos de ver, que todas las personas, cosas y lugares de nuestro entorno físico están vivos, se interrelacionan y cambian constantemente, existen tres directrices que nos ayudarán a elegir e integrar la sabiduría del Feng Shui.

Directriz I, Vive con lo que te gusta, Lo mejor que podemos hacer es vivir rodeados de lo que nos gusta y cuanto mas lo hagamos mucho mejor. Ponte los “ojos de Feng Shui” cuando decores y organices tu casa y piensa, si realmente te gusta lo que has elegido para tu hogar, si te trae buenos recuerdos y su energía es positiva. Cuando no tengas mas remedio que convivir con algo que no te gusta, intenta potenciar su energía, animarlo aumentandola con algo que te alegre el corazón.

Directriz II, Da prioridad a la seguridad y comodidad, sé consciente de conceder siempre y en todo momento  prioridad a que los objetos y muebles de  tu entorno sean cómodos y seguros. De nada nos sirven unas preciosas sillas de diseño  si no podemos estar sentados en ellas mas de media hora por que son incomodisimas, o esa fantástica mesa de cristal cuyas esquinas puntiagudas nos acechan cada vez que la miramos. Casi siempre es mejor sacrificar la belleza y el diseño en beneficio de la comodidad y la seguridad.

Directriz III, Simplifica y organiza, este es un gran reto en la sociedad de consumo y abundancia en la que vivimos. Nuestros sotanos, desvanes, trasteros y armarios están abarrotados de todo tipo de ropa y demás objetos que vamos almacenando “por si acaso”, y que por lo general no solemos utilizar. Guardamos cosas rotas, que no nos gustan, ya no nos sientan bien, han pasado de moda, etc. Es increible el espacio que nos queda libre cuando simplificamos y organizamos a conciencia y somos capaces de deshacernos de estos objetos que “congestionan” el chi en nuestra casa y, por extensión en nuestra vida.

Ahora que ya conocemos algo mas sobre Feng Shui, es el momento de decidir si,  aunque solo sea aplicando estos breves principios y directrices que os acabamos de dar, nos animamos a ir incorporándolo a nuestra vida y hogares. Desde Red cultivarsalud os animamos a intentarlo y observar sus beneficiosos efectos.

 Por cultivarsalud.

1 Voto2 Votos3 Votos4 Votos5 Votos (2 votos, Valoración media: 5,00 sobre 5)
Cargando…
Tengo la firme convicción de que un mundo mejor es posible. Me encanta la vida sana, practicar yoga, escuchar música, el cine, descubrir lugares nuevos y muchas más cosas ¡que pena que no me dé tiempo a todas! Mi frase preferida: Hoy no sabia que ponerme y me he puesto feliz.

No hay comentarios

Dejar respuesta