Fotoprotectores: Qué son, Tipos y Cómo Elegir el Ideal

hermosa joven aplicando fotoprotector en la playa

Table of Contents

La protección solar es fundamental para mantener una piel sana, prevenir el envejecimiento prematuro y el melanoma por ejemplo. En el mercado hay muchísimas opciones, por lo que entender que es cada una, sirve para poder decidir que producto exacto es el que necesitamos. En este post te estaremos hablando de los fotoprotectores, que son, para qué sirven, como elegir el ideal para ti y por qué son diferentes a los protectores solares. 

Qué son los fotoprotectores

Los fotoprotectores son sustancias, generalmente en forma de cremas solares, que tienen como función ayudar a la piel a protegerse de los efectos perjudiciales de la exposición al sol. El efecto que tienen sobre la piel no es total ni permanente, por lo que ante una exposición duradera al sol, veríamos consecuencias de todas formas. Más allá de eso, usar algún tipo de fotoprotector de forma diaria está extensamente recomendado por dermatólogos. 

Ingredientes

Los fotoprotectores contienen una variedad de ingredientes diseñados para proteger la piel de los daños causados por la radiación ultravioleta (UV) del sol. Estos ingredientes pueden variar según su tipo, por ejemplo, físico o químico y la marca específica, te contamos sobre los ingredientes más comunes a continuación:

  • Avobenzona: Se trata de un compuesto químico utilizado como filtro UV, enfocado principalmente en la absorción de los rayos UVA. Su función principal radica en proteger la piel al absorber la radiación solar antes de que pueda penetrar en ella.
  • Octocrileno: Este componente químico también actúa como filtro UV, teniendo la capacidad de absorber los rayos UVB y algunos UVA. Además de su función protectora, es reconocido por su habilidad para estabilizar otros ingredientes presentes en la formulación de un protector solar
  • Óxido de zinc: Conocido por ser un filtro UV físico, el óxido de zinc crea una barrera física en la piel, reflejando y dispersando tanto los rayos UVA como UVB. 
  • Dióxido de titanio: Similar al óxido de zinc, el dióxido de titanio es otro filtro UV físico que refleja y dispersa los rayos UVA y UVB, proporcionando una barrera física.
  • Glicerina: Este ingrediente actúa como humectante, ayudando a retener la humedad en la piel.
  • Ácido hialurónico: También es un agente hidratante que ayuda a mantener la piel suave y flexible al retener el agua.
  • Vitamina E (Tocoferol): La vitamina E es un antioxidante que ayuda a proteger la piel contra los daños causados por los radicales libres generados por la exposición al sol.

Tipos de fotoprotectores según tipos de piel

Existen distintos tipos de piel, esto hace que existan distintas necesidades. Es de esta base que parten las distintas formulaciones de los fotoprotectores.

Te puede interesar:  Mejores Cremas Corporales sin Químicos ni Parabenos

Fotoprotectores físicos

Los fotoprotectores físicos, también conocidos como bloqueadores solares, actúan formando una barrera física que refleja o dispersa la radiación ultravioleta (UV) incidente. Estos protectores suelen contener óxido de zinc o dióxido de titanio como ingredientes activos. Son ideales para personas con piel sensible o propensa a reacciones alérgicas, ya que no penetran en la piel y son menos propensos a causar irritación. Además, son efectivos inmediatamente después de la aplicación, lo que los hace ideales para actividades al aire libre. Sin embargo, pueden dejar un residuo blanco en la piel y necesitan ser reaplicados con frecuencia, especialmente después de nadar o sudar.

Fotoprotectores químicos

Los fotoprotectores químicos funcionan absorbiendo la radiación UV antes de que pueda dañar la piel. Estos protectores contienen compuestos químicos como avobenzone, octinoxate, octisalate y oxybenzone, entre otros. Son más ligeros en textura y se aplican fácilmente, sin dejar un residuo visible. Son adecuados para personas con todo tipo de piel, incluidas aquellas con piel grasa, ya que tienden a ser menos grasosos que los protectores físicos. Algunas personas llegan a experimentar irritación o sensibilidad a ciertos ingredientes químicos, por lo que es importante probar el producto en un área pequeña antes de usarlo en todo el cuerpo. También requieren una aplicación 30 minutos antes de la exposición al sol para ser efectivos.

Fotoprotectores biológicos

Los fotoprotectores biológicos se basan en ingredientes naturales, como antioxidantes y extractos de plantas, para proteger la piel de los efectos dañinos de la radiación UV. Estos suelen contener vitaminas C y E, extracto de té verde, ácido ferúlico y otros ingredientes botánicos. Ayudan a neutralizar los radicales libres generados por la exposición al sol, lo que reduce el daño oxidativo y el envejecimiento prematuro de la piel. Son ideales para personas con piel sensible. Aunque parecen una alternativa ideal, los fotoprotectores biológicos no proporcionan una protección completa por sí solos y deben combinarse con otros tipos de fotoprotectores para una protección óptima.

¿Cómo elegir el fotoprotector ideal para mí?

Proteger la piel del sol debe ser un hábito, puesto que es de esta forma que logramos mantenerla saludable y prevenir tanto el envejecimiento prematuro como el cáncer de piel. Ahora bien, la elección del fotoprotector adecuado no debe ser al azar, primero debes tener en cuenta los siguientes puntos clave:

Te puede interesar:  Cómo mantenerse seco y con estilo durante el trekking

Factor de protección solar (FPS)

El FPS indica la capacidad del fotoprotector para proteger la piel de los rayos UVB, responsables de las quemaduras solares. Se recomienda un FPS de al menos 30 para el uso diario y de 50 o más para actividades al aire libre o si tienes la piel sensible.

Protección UVA y UVB

Es importante que el fotoprotector proteja contra ambos tipos de rayos ultravioleta. Los rayos UVB causan quemaduras solares y aumentan el riesgo de cáncer de piel. Los rayos UVA penetran más profundamente en la piel y causan envejecimiento prematuro, arrugas y manchas. Por lo tanto, es recomendable elegir un fotoprotector de “amplio espectro”.

Piel grasa

Opta por un fotoprotector oil-free o matificante para evitar esa sensación de grasitud.

Piel seca

Elige un fotoprotector hidratante que ayude a mantener la piel suave e hidratada.

Piel sensible

Busca un fotoprotector hipoalergénico y libre de fragancias que reduzca el riesgo de irritación.

Resistencia al agua

Si planeas nadar o participar en actividades al aire libre que te hagan sudar, elige un fotoprotector resistente al agua. La resistencia al agua se indica en minutos, por ejemplo, un fotoprotector resistente al agua durante 80 minutos te protegerá incluso mientras estés nadando o sudando.

Otros factores

Además de los aspectos mencionados anteriormente, también deberías considerar otros factores al elegir un fotoprotector, como la textura (crema corporal, spray, leche), el formato o el precio. Es importante encontrar un producto que se adapte a tus preferencias y estilo de vida, para que lo puedas usar de forma diaria a lo largo del tiempo. Lo ideal es comprar en sitios con gran variedad e información, como Mifarma por ejemplo. Ya que te permiten explorar, comparar y tener bastantes opciones para elegir. 

Beneficios de los fotoprotectores

El uso diario de fotoprotector está muy recomendado por dermatólogos debido a que aporta los siguientes beneficios:

  • Retraso del envejecimiento cutáneo: La radiación UV es una de las principales causas del envejecimiento prematuro de la piel. El uso regular de fotoprotectores ayuda a prevenir la aparición de arrugas, manchas y otros signos de envejecimiento.
  • Prevención del daño solar: Al proporcionar una barrera efectiva contra la radiación UV, reducen significativamente la posibilidad de desarrollar cáncer de piel, incluido el melanoma.
  • Antioxidantes e hidratación: Muchos fotoprotectores contienen antioxidantes como las vitaminas A, C y E. Estos antioxidantes son fundamentales, ya que ayudan a neutralizar los radicales libres generados, protegiéndonos del estrés oxidativo y el daño celular. 
  • Antiinflamatorios: Algunos ingredientes presentes en los fotoprotectores, como la avena y el extracto de manzanilla, poseen propiedades antiinflamatorias. Estos ingredientes ayudan a calmar la piel en caso de eritema solar o quemaduras.
  • Prevención de la hiperpigmentación: La exposición excesiva al sol desencadena la producción excesiva de melanina, lo que conduce a la hiperpigmentación y la aparición de manchas oscuras. Los fotoprotectores reducen la posibilidad de que esto pase. 
  • Promoción de la reparación celular: Al proteger la piel de los daños causados por la radiación UV, los fotoprotectores permiten que las células de la piel se reparen y regeneren de forma normal.
  • Preservación del colágeno y la elastina: La radiación UV descompone el colágeno y la elastina en la piel, lo que conduce a la pérdida de elasticidad y firmeza. El uso regular de fotoprotectores ayuda a preservar estas proteínas estructurales esenciales, lo que mantiene la piel más firme, tersa y juvenil.
  • Reducción del riesgo de trastornos cutáneos: Además de prevenir el cáncer de piel, los fotoprotectores también pueden ayudar a reducir el riesgo de otros trastornos cutáneos, como queratosis actínica, dermatitis y rosácea.

¿Cuál es la diferencia entre fotoprotector y protector solar? 

La diferencia entre un fotoprotector y un protector solar radica principalmente en su alcance y función.

Te puede interesar:  Maquillaje con consciencia también en los juegos de los niños

Fotoprotector

Un fotoprotector es una opción más amplia y avanzada en términos de protección solar. No se limita únicamente a la prevención de los rayos ultravioleta (UV), sino que también aborda los efectos nocivos de la luz visible y otros factores ambientales. Además de los filtros UV, los fotoprotectores a menudo contienen ingredientes antioxidantes que combaten los radicales libres. Estos productos también suelen tener propiedades hidratantes y calmantes, dejando la piel suave, flexible y protegida contra múltiples fuentes de daño ambiental.

Protector solar

Por otro lado, un protector solar está diseñado específicamente para bloquear o filtrar los rayos UV. Estos productos vienen en diferentes niveles de Factor de Protección Solar (FPS), que indican cuánto tiempo puedes permanecer bajo el sol sin quemarte en comparación con no usar protector solar. 

Conclusión

El sol es fuente de vida, pero también puede ser una amenaza para nuestra salud. Los rayos ultravioleta pueden causar daños en la piel, como quemaduras solares, envejecimiento prematuro y cáncer de piel. Usar productos que nos ayuden a protegernos de estos posibles efectos negativos es cada vez más necesario. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies