Moda low cost: la otra cara de la moda

«¿Alguna vez te has preguntado qué historia se esconde detrás de la camiseta que compras por unos pocos euros y siempre dices…»cómo lo pueden hacer tan barato?» 

Desde los sangrientos escaparates de H&M hasta la Global Primark, las huelgas internacionales de los Fridays for Future (Juventud por el clima o Fridays for Future es un movimiento estudiantil que se manifiesta para pedir acciones contra fenómenos como el calentamiento global o el cambio climático), hasta la protesta de Fashion Revolution, con camisetas del revés, para resaltar la etiqueta de las prendas, parece que se está surgiendo una nueva conciencia de los problemas vinculados al impacto humano y cambio climático. “Una vez que tienes conocimiento y sabes bien cómo funcionan ciertas cosas, es difícil volver atrás”. 

Nuestro dinero y una elección consciente de lo que queremos comprar puede crear el mundo que queremos

La industria de la moda puede ser un modelo, siempre y cuando, los consumidores hagamos un esfuerzo de consciencia y ética, y cambiemos de mentalidad. Tenemos una herramienta muy poderosa y que todo lo puede en nuestras carteras que es nuestro dinero. es por ello que si eligiéramos de de manera consciente lo que cada uno decide comprar, podríamos crear el mundo que queremos.

Estamos comprando y tirando ropa como nunca antes se había hecho

Es posible que hayas eliminado de tu fondo de armario la moda que estaba de moda la temporada pasada en tus tiendas habituales, pero el efecto de ese artículo aún está presente, desde la energía que se utilizó en su confección, hasta su presencia en uno de los vertederos de España (en algún sitio estará…). El impacto ambiental total quentienen todas nuestras elecciones de ropa es una preocupación cada vez mayor porque, motivados por el auge de la que se conoce como «moda rápida», estamos consumiendo y tirando más ropa que nunca (es muy poca la que se regala o se deja

¿Qué es la moda upcycling?

Pero, ¿por qué es tan importante elegir qué comprar? «Estamos comprando y tirando ropa como nunca antes», se lee en un artículo del New York Times titulado «Cómo comprar ropa hecha para durar».. Según datos de la Agencia Estadounidense de Protección Ambiental, Estados Unidos solo en 2015 generó 11,9 millones de toneladas de desechos textiles, que terminaron en vertederos. Las cadenas de ropa de bajo costo continúan produciendo a un ritmo muy rápido: solo Zara lanza alrededor de 20 mil artículos nuevos cada año. Y al hacerlo, aumentan los bienes no vendidos, que se queman: en 2018 H&M se quedó con una cantidad de bienes no vendidos igual a 300 millones de dólares. Lo que se compra pronto se tira a la basura: según un estudio de McKinsey & Company, citado por el New York Times, los productos de la llamada moda rápida están diseñados y fabricados para ser usados ​​no más de diez veces. Y es el medio ambiente el que paga el precio: un informe de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa revela que la industria de la moda es responsable del 20% del desperdicio de agua global y del 10% de las emisiones de dióxido de carbono, además de producir más gases de efecto invernadero que todos los viajes aviones y barcos de todo el mundo. Por eso es importante preguntarnos de dónde viene esa camiseta que compramos de forma descuidada, cómo se hizo y qué será de ella una vez que ya no la usemos.

Por qué utilizar algodón orgánico

Historia de cualquier camiseta que compremos por unos euros

Plaguicidas en los cultivos de algodón

«Lo primero que tenemos que preguntarnos, sobre la camiseta, es: ¿de qué está hecha?», Se pregunta Marina Spadafora en una TEDx Talk.de 2014. Con un discurso sobre moda sostenible, la diseñadora fue galardonada con el premio United Nations Women Together en Nueva York. El diseñador imagina que la camiseta está hecha de algodón: “El algodón se cultiva en el sur del mundo, particularmente en el sudeste asiático, India, África, Sudamérica. Y qué pasa aquí, uno de los primeros problemas es el de los plaguicidas: basta pensar que el 25% de todos los plaguicidas utilizados en la agricultura en un año se rocían sobre las plantas de algodón. Los plaguicidas, además de dañar a las personas que cultivan algodón (no equipadas en absoluto), permanecen en las fibras del propio algodón y por tanto en la camiseta que llevamos. 

Los tintes de la ropa

Luego está el asunto de los tintes. Existen normativas europeas y americanas que exigen específicamente que la ropa que se vende en las tiendas esté confeccionada con tintes libres de metales pesados, por lo tanto libre de azo (es decir, libres de metales pesados como níquel, cadmio, mercurio, plomo y cromo y, por tanto, respetuosos con el medio ambiente e hipoalergénicos para el usuario. Greenpeace envió recientemente a sus voluntarios, encubiertos, a comprar ropa no solo de los sospechosos habituales, como Zara y H&M, sino también de los grandes diseñadores. El análisis en el laboratorio reveló que nadie estaba a la altura: la ropa estaba llena de metales pesados. Los metales pesados ​​no solo se descargan en el medio ambiente creando daños mortales, sino que permanecen en el color de la camisa. Y por tanto en nuestra piel. Por eso hay cada vez más casos de alergias y dermatitis de contacto.

Armario ecofriendly para mejorar el medio ambiente

¿Quién hace nuestra ropa?

“Lo segundo que tenemos que preguntarnos es: ¿quién hace nuestra camiseta? Hay 75 millones de personas que trabajan en la industria de la moda, casi como toda la población de un país como Italia, y la mayoría de estas personas trabajan en condiciones precarias, sin recibir un salario adecuado, arriesgando su vida cada día para producir prendas vendidas a unos pocos euros en las tiendas. La gente literalmente muere en estas áreas del mundo para hacer nuestra ropa. Como sucedió el 24 de abril de 2013 cuando 1133 personas fallecieron por el derrumbe de una bodega en el complejo productivo Rana Plaza, en Dhaka, Bangladesh. 

Luego, hay problemas poco conocidos: en la India, por ejemplo, el algodón se cultiva a partir de semillas modificadas genéticamente que vende la multinacional Monsanto. Estas semillas prometían tener mayores rendimientos y cierta inmunidad de la planta contra las plagas. Sin embargo, no solo las promesas resultaron en vano, sino que los agricultores locales se vieron obligados a comprar las semillas, endeudándose. Se produjo así una impresionante ola de suicidios. Además, el algodón transgénico debe ser polinizado a mano: en Uttar Pradesh, por ejemplo, familias muy pobres venden a sus hijas de entre 9 y 10 años para trabajar en el campo, en condiciones de semi esclavitud. Tienen que levantarse muy temprano por la mañana, porque la flor masculina se abre antes de las 5.30 y tienen que polinizar a mano.

Aprende a leer las etiquetas de la ropa

En los años 90 Marina Spadafora se hizo famosa en todo el mundo por sus sofisticadas colecciones de prendas de punto. Luego colaboró ​​con sellos como Ferragamo, Prada y Miu Miu. Hasta que un día decidió dedicarse en cuerpo y alma a la moda sostenible: desde entonces se ha convertido en la directora creativa de Auteurs du Monde, la línea Altromercato., enseña y sigue proyectos en todo el mundo. Siempre convencida de que la moda y la ética pueden convivir, Marina Spadafora desvela su receta para combatir el fenómeno de la «moda rápida»: Es necesario empezar por la educación del consumidor. Los compradores deben estar informados. 

Así como leemos las etiquetas de los alimentos que compramos, debemos aprender a leer las etiquetas de la ropa que compramos. Debemos aprender a hacer preguntas a quienes nos venden cosas, preguntar cómo y dónde se produjo esa prenda. Entonces necesitamos las leyes: las leyes deben implementarse. Cuando se descubre el comportamiento no conforme de una marca, por ejemplo el uso de tintes con metales pesados, se deben aplicar finos sustanciales. Pero también puedes actuar a tu manera, haciendo pequeños pero sabios gestos.

¿Qué podemos hacer en la tienda?

Imaginemos que hemos entrado en una de las grandes tiendas de distribución y hemos identificado una prenda que nos gusta. ¿Qué podemos hacer en este momento? Kendra Pierre-Louis, en el New York Times, recomienda realizar gestos sencillos: acariciar el material, por ejemplo. ¿Eso nos suena bien? ¿Es suficiente? “Basta con poner una mano debajo, si ves a través de la prenda es demasiado fina y durará menos”, se lee en el artículo. Esto se aplica tanto a las camisetas como a los jeans: cuanto más pesan, más durarán. 

Luego puede probar la «prueba de desgarro»: no demasiado fuerte, pero lo suficiente para comprender si la tela es resistente o no. Y – no menos importante – “hay que leer la etiqueta – dice Marina Spadafora – para que podamos comprobar si esa prenda tiene las certificaciones adecuadas. Existe GOTS (es decir, el estándar reconocido internacionalmente que certifica si una cadena de fabricación es socialmente sostenible y no contaminante) o certificación de comercio justo, el que nos dice que es producto del comercio justo ”. “Aún en la etiqueta podemos averiguar de qué está hecho el material – agrega -. Debemos tener en cuenta, por ejemplo, que si se mezcla una prenda, será más difícil de reciclar. La economía “lineal”, en la que vivimos hoy y que nos lleva a la ruina, funciona más o menos así: un objeto se concibe, se produce, se vende, se utiliza y se tira. En cambio, deberíamos cambiar nuestro punto de vista, entrar en la perspectiva de la economía circular.

La economía circular toma en consideración los dos ciclos de un producto, el natural y el mecánico. En cuanto al primero, uno imagina -en el mismo momento en que se produce una prenda- lo que le ocurrirá. Uno se pregunta: ¿podría este vestido volver algún día a la tierra? Si es de algodón orgánico, sí. El ciclo mecánico, por otro lado, requiere que un objeto sea diseñado y concebido para descomponerse y sus componentes sean reutilizados para crear algo más. Este es el caso, por ejemplo, de la ropa confeccionada con nailon obtenido de redes de pesca abandonadas. En la economía circular, todo encaja. Comprar ropa reciclada o ropa que se pueda reciclar ya podría cambiar las cosas.

Cómo construir el guardarropa «sostenible»

Para tener un “armario sostenible” los pasos a seguir son pocos, pero precisos: Compra menos, pero compra mejor. Invierta algo de dinero extra en un producto «limpio» hecho con mejores materiales. Entonces compra de segunda mano: puedes encontrar cosas bonitas, incluso de marca, y además de eso le das una oportunidad a una prenda que alguien más ha amado antes que nosotros. Luego podrás informarte en internet sobre marcas y estilistas que respetan el medio ambiente y la sociedad. Hay quienes, por ejemplo, usan algodón orgánico, sin pesticidas. Y nuevamente, un pequeño truco podría ser recuperar un paño que de otra manera se tiraría. Llévaselo a un pequeño sastre y haz que le cosan algo.

Aprende a hacer que una prenda dure

Estamos acostumbrados a comprar en exceso y, en consecuencia, a tirar en exceso. Sin embargo, al comprar una prenda de calidad, invertimos en su duración. Los sujetadores duran más cuando se lavan a mano. Como los jeans: lavarlos con agua fría y colgarlos para que se sequen es la forma correcta de alargar su vida. “Comprar menos, comprar cosas duraderas es la primera forma que tenemos de reducir nuestro impacto y enviar una señal a las grandes industrias de la moda”, escribe Kendra Pierre-Louis. Marina Spadafora también está de acuerdo: Tenemos que volver a hacer lo que hicieron nuestros abuelos. Reparar, por ejemplo, es algo hermoso: lo practico mucho, me relaja, me calma. 

Artículo anteriorEspeciales y McSano: Escaparates Virtuales para el sector BIO
Artículo siguienteLos valores del Yoga

Me gustan la personas que toman decisiones y son valientes, me gustan los que se informan y aprenden, los que se parecen por dentro y por fuera, los que ven la parte buena, los que se caen y se levantan. No me gustan la mediocridad, la mentira ni la injusticia. Me gusta dar de comer…

Biografía de Alfredo Corbín

Curriculum académico de Alfredo Corbín

Técnico Superior de cocina y nutrición en Colegio Virgen al Pie de la Cruz Técnico Superior en administración y gestión de servicios hosteleros en Colegio Virgen al Pie de la Cruz Técnico Superior en Comercio Internacional en CDL Alquería de Moret, Picanya Técnico Superior en Marketing y comunicación en Centro de Formación Delgado Hernandez Formación en Inteligencia Emocional en Escuela de Inteligencia Curso de crecimiento personal a través del PNL en Aprendemas EOI Escuela Oficial de Idiomas. Ingles Nivel Avanzado

Experiencia profesional de Alfredo Corbín

Director de proyecto en ayudacancer.com, plataforma de ayuda a pacientes y familiares en proceso de cáncer

Director de proyecto en Pik-Pok. Comercialización de juguetes a través de expositores en el punto de venta, (sector Moda Infantil), como forma de eliminar la temporalidad de la venta del sector del juguetes tradicionales (peluches y madera), para niños/as y acercarlos al consumidor durante todo el año. Empresa matriz: (Manufacturas Artesanía Española SL). Proyecto subvencionado por la Asociación Española de fabricantes de Juguetes.

Director comercial delegación Castellón en Grup Idoni SRL. Desarrollo delegación comercial revista «La CLau» Castellón (revista informativa de alquiler y venta de inmuebles obra nueva y segunda mano). Apertura de mercado, implantación de la publicación y creación de la estructura necesaria.

Como Chef he trabajado con: Cadena de Hoteles Melia, Londres en varios restaurantes, Restaurante Martín Berasategui con tres estrella Michelin, Juan Mari Arzak, Elena Arzak, Restaurante Arzak con tres estrellas Michelin, Centro De Investigación Principe Felipe, Cartuja de Portacoeli, entre otros. He trabajado en la conversión a ECO y en la organización de la estructura operativa, gestión de compras, creación e implementación de procedimientos, desarrollo de cartas y puesta en marcha de varios restaurantes. Jefe de Partida en Hotel SH Valencia Palace. Chef en The Museum Brasserie en Jersey UKA

Experiencia Docente de Alfredo Corbín

Masterclass de Comercio Internacional en la Cámara de Comercio de Valencia Masterclass de Emprendedurismo y Empresa en la UEA Conferencia sobre Alimentación y Nutrición Básica para la comunidad de sordos de Puerto Sagunto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí