No dependas emocionalmente de nadie

Contenido revisado y validado por nuestros expertos del comité asesor.

Cada persona es una naranja entera y nadie, más que tú mismo, puede completarte, sino acompañarte en la vida y en tu forma de vivirla. Es posible amar sin necesidad de compartir absolutamente todos los momentos con tu pareja, y como suele decir Antonio Gala, sin que uno sea el amante (el que ama) y el otro, el amado.

Una relación, del tipo que sea, está formada por dos personas diferentes entre sí, aunque con intereses, preferencias y sueños comunes, pero esto no quiere decir que hayan de perderse en función del otro, sino enriquecerse mutuamente. Sin embargo, a veces caemos en la dependencia emocional, confundiéndola con el amor, la amistad, el falso respeto, o el apego a la familia. Es conveniente saber manejar bien tus emociones, ya que si están desatadas te traerán frustración e infidelidad a parte de síntomas como ojeras emocional, problemas en la piel, caspa en el cabello y un sin fin de cosas más.

¿Cuáles son los motivos?

Son varias las razones que llevan a alguien a depender de otra persona: baja autoestima; personalidad sumisa; actitud de vivir por y para el otro; inseguridad; mitomanía; frustración; tener carencias; ignorancia; problemas psicológicos o emocionales por superar…

En cualquier relación, ya sea de pareja, de amistad, trabajo, o familia, es importante no dejar de ser tú mismo, ni pretender que el otro lo haga, porque si pierdes tu identidad, puede crearse una gran dependencia que dará paso a la frustración. A veces la sociedad destruye, sin darse cuenta, el individualismo de las personas, en pos de la familia o de la pareja, pero es imprescindible no olvidar que somos una persona única, que necesita y quiere hacer una vida propia.

Es importante tener conciencia de uno mismo, igual que hemos venido solos al mundo, nos iremos solos también, y mientras tanto, será maravilloso el tiempo compartido con amor.

El concepto erróneo de compartir

Compartir tu tiempo, tu trabajo, o incluso tu vida con otra persona, no significa dejar de ser tú  mismo. Al contrario, dos personas que se ocupan de sí mismos y se sienten bien en su piel, son más capaces de amar y de mantener un auténtico amor verdadero, que las que son dependientes pues estas no se aman a sí mismas. Si tú estás bien, los demás estarán bien a tu alrededor, sobre todo tu pareja, con quien tienes una mayor intimidad.

Si no te has sentido lo suficientemente amado durante la infancia o la adolescencia, es posible que tengas tendencia a depender de aquellos a los que amas, pero esto se puede manejar, siguiendo unas pautas que son primordiales en el amor: Centra la atención en ti mismo; ten en cuenta tus deseos; da tus propios pasos; ámate a ti en primer lugar; sé libre; aprende por tu cuenta; no pertenezcas a nadie; apóyale/a; confía; valórate y valórale/a; y recuerda que eres una persona completa y distinta de los demás. No necesitas que nadie te complete, porque ya has nacido completa y porque tú te completas a ti mismo.

Mar Canterohttps://www.marcanterosanchez.com/
  • Escritora, y coach creativa y literaria.
  • Autora de los libros «RelacionArte», «Escribe para ser feliz», «La viajera de la felicidad», y otros libros de autoayuda y bienestar.
  • Articulista en distintas publicaciones y revistas de bienestar y directora de la revista «Cé Chic para mentes abiertas.

Los usuarios/colaboradores de Revista cultivarsalud.com se comprometen a difundir información que sea verdadera y correcta de acuerdo a los conocimientos actuales

Articulos relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

McSano: Escaparate BIO

¿Sabías que...?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies