Mandalas: Tipos, Significado y Beneficios – Guía 2024

tipos de mandalas

Table of Contents

Los mandalas cambian de significado e interpretación en función de su forma y su color. Siempre tenemos en la mente la imagen típica de representaciones de formas redondeadas, pero no olvidemos que también pueden contener poderosas figuras geométricas. El mandala se inspira en el Universo en su forma circular y en la interrelación continua que este mantiene con su centro.

Según los budistas su principal objetivo es ayudarnos en la meditación, pero consideran más importante el proceso de creación por ser el camino que delata el presente de quien lo está realizando, dejando fluir la conexión entre el hombre y la divinidad.

Por ello hay muchos tipos de mandalas para relajar la mente y todos ello nos aportan información acerca de la persona que lo pinta, empezando por donde se empieza a dibujar o colorear:

  • Desde el centro hacia fuera significa apertura, expansión, comunicación, tener puesta la mirada hacia el exterior.
  • Desde fuera hacia el centro nos ayuda a ir al interior, a la meditación, la introspección, la observación interna.

Si al colorearlo se aprieta mucho y con intensidad el color elegido nos dice que la persona es enérgica, extrovertida y con mucha vitalidad, aunque por otra parte pueda ser algo materialista. Por el contrario si el trazo y coloreado es débil dice que la persona es sensible, delicada e introvertida. También nos aporta mucha información las formas que contiene y los colores elegidos para colorearlo.

Significado de los mandalas

La palabra mandala tiene su origen en la India y significa “círculo sagrado”. Pueden ser de diferentes formas incorporando todas las figuras geométricas. Son una maravillosa técnica legendaria que nos aporta múltiples beneficios. Las culturas budista, hinduista, cristiana y en algunas tribus indígenas utilizan estas representaciones. Se trata de una combinación de elemento artístico con una forma de encontrase con nosotros mismos.

Significado de los mandalas según su forma

Como ya hemos comentado los mandalas están inspirados en el Universo, por este motivo suelen ser de formas redondas. No obstante los podemos encontrar elaborados con otras formas y cada una de ellas tiene un significado diferente. Las formas más habituales y sus significados son las siguientes:

  • Corazón: simboliza los sentimientos, el amor, la felicidad.
  • Estrella: significa realismo, sentido de la identidad, individualidad.
  • Pentágono: representa los cinco elementos de la tierra, así como la forma del cuerpo humano.
  • Círculo: implica lejanía, movimiento, lo absoluto y el “yo”.
  • Cuadrado: equilibrio, estabilidad, perfección, la materialización del espiritu.
  • Triángulo: esta forma se relaciona con el agua, cambios, vitalidad, masculino
  • Espiral: energías curativas, desarrollo interior.
  • Cruz: simboliza la unión del cielo y la tierra, de lo consciente y lo inconsciente, se relaciona con los puntos cardinales y diferentes direcciones, dificultades.
  • Hexágono: equilibrio y unión.
  • Mariposa: nos habla de transformación, muerte, autorenovación del alma.
  • Laberinto: lleva a la autorreflexión, búsqueda del centro de uno mismo, confusión.
  • Ojo: clarividencia
  • Rayo: sabiduría, iluminación, energía espiritual.
  • Árbol: conexión con el subconsciente, arraigo, estancamiento, crecimiento.

Significado de los mandalas según sus colores

El simbolismo de los colores dentro del mundo del arte y la antropología atribuye su uso como símbolos en muchas de las culturas conocidas hasta ahora.

Psicologicamente los diferentes colores o tonalidades provocan un efecto en la mente. Por lo tanto el uso de distintos colores nos creará una tendencia a experimentar ciertas emociones o tener sensaciones determinadas. Por ello el significado de los mandalas variará en función de los colores elegidos.

  • Negro: relacionado con la tristeza, muerte, lo profundo, misterio, dignidad, desamparo, miedo.
  • Blanco: surgido de la mezcla de todos los colores a la vez simboliza la pureza, la purificación, la iluminación, la perfección.
  • Verde: se relaciona con la naturaleza y la fertilidad, esperanza, crecimiento, belleza, libertad, juventud.
  • Azul: paz, alegría, serenidad y satisfacción.
  • Gris: neutralidad, sabiduría y renovación.
  • Rojo: amor propio, sensualidad, energía pura vital, pasión, fuerza.
  • Morado: contemplación, amor al prójimo. Idealismo y sabiduría.
  • Violeta: transformación, magia, espiritualidad e inspiración.
  • Marrón: elemento tierra, tristeza, humildad, sencillez, calidez.
  • Naranja: juventud, energía, dinamismo, ternura, valor y ambición.
  • Amarillo: el color del sol, elemento aire, alegría, simpatía, espiritu emprendedor.
  • Rosa: altruismo, dulzura, romanticismo, femenino.
  • Plateado: capacidades psíquicas, emociones fluctuantes.
  • Dorado: sabiduría y lucidez.

Beneficios de los mandalas

Personas de todas las edades pueden encontrar los beneficios de los mandalas al dibujarlos o colorearlos. Tienen una interpretación según su forma, color. Algunas culturas las relacionan con las energías de la vida, incluso supone una ayuda a la meditación. Por ejemplo, en las culturas orientales se cree que cada color está asociado a un chakra.

Los budistas encuentran mucho los beneficios de los mandalas. Dan mucha importancia al proceso de creación. Lo consideran un camino de las vivencias de quien lo diseña y una forma de conexión del hombre con la divinidad.

Reducción del estrés

Colorear mandalas es una práctica que puede ejercer un efecto relajante significativo en quienes la realizan. La concentración necesaria para llenar los pequeños detalles de un mandala con colores puede actuar como un mecanismo de distracción eficaz para desconectar de las preocupaciones diarias. Al concentrarse en la tarea en curso, las personas pueden liberar tensiones acumuladas, lo que contribuye a la reducción del estrés y la ansiedad. La sensación de logro al completar un mandala también puede generar un sentimiento de satisfacción que alivia las tensiones emocionales.

Te puede interesar:  ¿Miedo a salir de la zona de confort? 

Mejora de la concentración

Colorear mandalas requiere un alto grado de atención y concentración en los detalles. Mientras las personas se sumergen en la tarea, deben elegir colores, mantenerse dentro de las líneas y prestar atención a los patrones complejos. Este enfoque constante en los detalles puede ayudar a mejorar la capacidad de concentración y la atención a largo plazo. La práctica regular de colorear mandalas puede traducirse en una mayor capacidad para mantener la atención en tareas cotidianas, lo que es beneficioso tanto en el ámbito laboral como en la vida cotidiana.

Estimulación creativa

Los mandalas, con sus diseños simétricos y repetitivos, proporcionan un lienzo para la creatividad. Al colorear un mandala, las personas tienen la oportunidad de elegir su paleta de colores, experimentar con combinaciones cromáticas y decidir cómo llenar los patrones. Esta libertad para tomar decisiones estéticas estimula la imaginación y la creatividad. Además, la creación de un mandala desde cero puede ser una experiencia altamente creativa, ya que las personas pueden diseñar sus propios patrones y formas, lo que potencia aún más su expresión artística.

Promoción de la relajación

La actividad de colorear mandalas tiene un impacto notable en la relajación tanto de la mente como del cuerpo. Al sumergirse en la tarea, las personas tienden a disminuir la actividad mental relacionada con el estrés y la preocupación. Esta relajación mental se refleja en el cuerpo, ya que los músculos se relajan, la respiración se vuelve más profunda y la frecuencia cardíaca puede disminuir. La práctica regular de colorear mandalas puede ayudar a las personas a desconectar del ritmo acelerado de la vida moderna, promoviendo una sensación general de calma y bienestar.

Reducción de la presión arterial

La relajación que acompaña a la actividad de colorear mandalas puede tener un impacto positivo en la presión arterial. Cuando una persona está relajada, el sistema nervioso tiende a equilibrarse, lo que puede llevar a una disminución de la presión arterial. Este efecto puede ser beneficioso para la salud cardiovascular a largo plazo, ya que la presión arterial alta está relacionada con una serie de problemas de salud, como enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Incremento de la autoexpresión

Aunque colorear mandalas puede parecer una actividad sencilla, en realidad ofrece un espacio para la autoexpresión. La elección de colores y la forma en que se llenan los patrones permiten a las personas expresar su estilo personal y preferencias. Esta forma de autoexpresión puede ser terapéutica y liberadora, ya que proporciona un medio para manifestar pensamientos y emociones de una manera no verbal. Es como una forma de comunicación artística que no requiere palabras, lo que puede ser especialmente valioso para aquellos que encuentran dificultades para expresar sus sentimientos de manera verbal.

Tipos de mandalas según su origen

Existen muchos tipos de mandalas, pero los mandalas tienen su origen en la India y su traducción del sánscrito sería círculo. Sus figuras originarias fueron inspiradas en el hombre por la naturaleza, una tela de araña o una simple gota de lluvia. Son símbolos mágicos, objetos milenarios usados para meditar y concentrarse. Con ellos profundizamos en nuestra naturaleza y creatividad. A través de un dibujo más o menos complicado, pero que bien usado se transforma en un elemento que nos ayuda en nuestro camino hacia el equilibrio, el autoconocimiento, la calma y la serenidad.

A través de las formas, colores y representaciones de los distintos tipos de mandalas son reflejados diferentes aspectos espirituales y sutiles de quien lo elabora. Construir los distintos tipos de mandalas permite equilibrar los chakras y pone a trabajar partes de nuestro cerebro de manera distinta a la habitual.

Tipos de mandalas y su significado

Son representaciones simbólicas del macrocosmos y el microcosmos, utilizadas desde la antigüedad en el budismo y el hinduismo. Suelen ser una estructura de diseños concéntricos y simétricos que representan y simbolizan la composición fractal del universo y de la naturaleza. La unidad, la armonía y lo infinito del Universo también son representados en los vistosos mandalas.

El significado concreto de un mandala puede cambiar dependiendo de su forma y su color. En el mandala nada es casual, el trazo, la intensidad a la hora de colorear, la elección de los colores y las formas elegidas hablará de nosotros y de cómo nos encontramos. 

Para el conocido psicólogo y psiquiatra Carl Gustav Jung eran una exteriorización del inconsciente colectivo, mediante el cual se expresa la totalidad del ser, lo que los convierte en un recurso terapéutico para trabajar aspectos emocionales reprimidos o no reconocidos. Para Jung el centro del mandala sería el sí-mismo (Selbst), que el sujeto intenta lograr perfeccionar. Por lo que la figura central del mandala se convierte en un elemento terapeutico importante. Jung estudió mandalas de diferentes culturas muchos años y les dedicó algunos de sus más famosos libros. Te recomendamos leer Los arquetipos y su simbolismo, uno de los más interesantes.

Mandalas en la actualidad

En la actualidad no podemos negar que casi todos los tipos de mandalas están de moda y casi se puede decir que los vemos por todas partes. Podemos encontrar mandalas realizados en todo tipo de soportes. Dibujados o pintados con arena, en madera, papel o lienzos. Pero también los podemos encontrar cada vez más presentes en la decoración de nuestro hogar. Ropa de cama, piedras, cojines, atrapasueños, etc. Sus mágicas formas y vistosos colores los transforman en un precioso elemento para dar un toque místico a nuestra casa. También los libros para colorear mandalas cuentan cada vez mas aficionados de todas las edades, con ellos podrás explorar el arte de colorearlos y además aprender a conocerte mejor.

Te puede interesar:  Autocuidado: Qué es, Importancia, Tipos y Tips

Desde su nacimiento en la India se extendieron hacia otras partes del mundo, dando lugar a diferentes tipos de mandalas, proponemos un recorrido por los más conocidos:

Mandalas hindúes

El término mandala ya aparece en el Rig Veda, algunos tipos de mandalas se usaban para enfocar la atención, como herramienta de enseñanza espiritual, para establecer un espacio sagrado, y como ayuda para la meditación. 

El hinduismo usa como tipos de mandalas los yantras, formado por figuras lineales y geométricas. Tanto los mandalas como los yantras, se conciben desde un enfoque totalmente espiritual y suelen ser usados durante el proceso de meditación, en busca de conseguir un estado de calma,  creando una conexión directa entre el hombre y lo divino. De esta forma pueden constituir una ayuda para lograr equilibrio espiritual y la purificación del alma. En la cultura hindú se interpreta como un camino que conduce a la iluminación, ya que otorga orden y armonía dentro de un mundo compulsivo y caótico.

Mandalas budistas

La construcción de mandalas en el Tibet forma parte de un ritual, desde su inicio hasta su fin. Los monjes crean figuras increíbles con granos de arena coloreados, figuras minuciosas, delicadas, coloridas y sobre todo muy simbólicas. Tras su finalización son santificadas y destruidas. Según ellos destruirlos les ayuda en su práctica del desapego y a no perseguir un resultado con sus acciones.

Podemos encontrar diferentes tipos de mandalas budistas, la creación de estas bellísimas figuras representa para ellos, entre otras cosas, el inevitable paso del tiempo. Pueden tardar en elaborarlos días, incluso semanas enteras de trabajo, que una vez finalizado y santificado, se vierte y mezcla en una urna. Después la mitad de esta arena es distribuida entre el público, para que su poder curativo se extienda por el lugar. El resto se echa en el río mas cercano, para que el resto del mundo reciba su poder sanador.

Mandalas aborígenesmandalas aborigenes, red cultivarsalud

En el mandala afloran tanto el consciente como el inconsciente. Es por ello que los aborígenes australianos pintan mandalas en el suelo. Los utilizan para recordar y entender el significado de sus sueños, aunque también para representar las energías de la madre tierra. Son ilustraciones de origen naturalista, en algunos casos geométricas, y plasman en ellos paisajes, rituales o conocimientos mágicos de origen ancestral.

Mandalas cristianos

mandalas cristianos, red cultivarsalud

Aunque es un tema desconocido por unos y rechazado por otros, la presencia de algunos tipos de mandalas en el cristianismo se remonta a los orígenes. No hace falta ser un experto en arte para observar los numerosos elementos mandálicos que aún hoy en día rodean la arquitectura, la pintura y los elementos litúrgicos. Iglesias y catedrales, sobre todo las góticas, se decoran con enormes y vistosos rosetones, de piedra o madera en sus bóvedas y de colorido vidrio en sus fachadas. 

La mandorla del arte cristiano medieval, es otro ejemplo claro de mandala, una representación cristiana de los primeros tiempos que tiene un inmenso parecido al mandala budista. Consta de una figura central rodeada por un circulo u ovalo y a su alrededor varias figuras secundarias. La palabra mandoria tiene su origen en el italiano y significa almendra.

La equidistancia respecto a un centro, pero también la libertad dentro del círculo que se forma está estrechamente relacionada a la idea del eterno retorno, donde los tiempos, la naturaleza y los espacios son cíclicos.

«La utilización del círculo para inscribir un personaje, además de su ubicación en lo alto de un elemento arquitectónico, evoca la esfera celeste.

La mandorla lleva a otra dimensión: es una figura geométrica diseñada con dos círculos que se cortan. En su intersección se halla una persona, por la cual se debe pasar para recorrer el camino entre los dos círculos, los dos hemisferios o los dos mundos, el terrenal y el celestial. La implantación de Cristo en una mandorla en el tímpano de la puerta de una iglesia revela el simbolismo de pasar de fuera de la iglesia a dentro de la iglesia y, por lo tanto, anuncia el paso de los vivos del mundo terrenal al celestial. La mandorla se utiliza entonces para expresar un pasaje o una puerta»

El pez es uno de los símbolos mas presente en los mandalas cristianos. Representa la vida, el alimento y habita en el agua, fuente de vida para nuestro planeta. De hecho hace pocos años que se ha descubierto en Israel los restos de la que parece ser la iglesia mas antigua conocida hasta ahora. Su suelo esta decorado con un enorme mandala, un mosaico coronado en su centro por dos simbólicos peces.

Considerar que rosetones de catedrales y mardorlas son mandalas cristianos es sin duda un  tema controvertido y con muchos detractores. No obstante y suponiendo que no lo fueran o no tuvieran su origen en ellos, es obvio que el parecido es asombroso.

Mandalas celtas

Quizás los celtas sean los que mejor recogieron el testigo hindú y mas tipos de mandalas elaboraran. El pueblo celta nos ha dejado un universo infinito lleno de mitos y leyendas, rodeado de espiritualidad y de magia de la tierra, de la naturaleza. Vivían en una realidad poblada por dioses, duendes y hadas y sus conocimientos y sabiduría se guardaba en absoluto secreto. La escondían en la fuerza de sus dibujos tallados sobre piedra.

Te puede interesar:  Energía Femenina: Qué es, Cómo activarla y Trabajarla

Los mandalas celtas nos revelan la importancia que tenía para ellos. A través de su simbología el círculo, la serpiente, la cruz celta y, sobre todo, la espiral, se nos revela también la íntima conexión del hombre con el Más Allá.

Dentro de esta rica cultura los nudos celtas, conocidos por todos. Estos poseen un gran simbolismo, además de gran belleza, y no dejan de ser mandalas que encierran distintos significados.

Mandalas aztecas

mandalas aztecas

¿Qué es el mal llamado Calendario azteca si no un elaborado mandala? En el se representa de manera simbólica el cosmos, el universo, reflejo de un estudio sagrado y común para todas las culturas ancestrales. Su origen mandálico queda patente tanto por su forma circular, como por su contenido y su verdadero nombre «Sol en movimiento».

Este calendario azteca o mandala, según se quiera mirar, estaría diseñado para centrar la atención y la conciencia del observador. Como si fuera un espejo que muestra lo de fuera (universo) y lo de dentro (persona). Con esta forma sutil, pero a la vez muy clara, los aztecas mostraban el ritmo vital de la existencia.

Las creencias de este pueblo sobre el origen y evolución del universo tienen mucha relación son los símbolos que observamos en los mandalas actuales. En sus mandalas, los aztecas repiten una serie de figuras como el círculo, el cuadrado, el laberinto o el triángulo, de los cuales luego veremos su significado concreto. Además con los colores simbolizaban sentimientos mas asociados al ámbito emocional.

En resumen los mandalas aztecas, como casi todo el resto de mandalas del mundo basan sus raíces en el conocimiento del cosmos y del universo. En la relación entre el hombre, las creencias y el macrocosmos. Y su principal objetivo era conseguir la armonía personal y llegar a la meditación a partir su la contemplación.

Tipos de mandalas y significados según su forma

La forma y estructura de los mandalas también influye en lo que los diferentes tipos de mandalas que existen consiguen en nosotros:

Triángulos

El triángulo evoca al inconsciente, la transformación de las cosas, vitalidad y pasión.

Mandalas en Círculos 

Este tipo de mandalas expresan la seguridad en tí mismo, la eternidad, el cambio y el movimiento, lo perfecto y absoluto. También es la forma en la que se puede representar el cosmos y los ciclos de la naturaleza.

Cuadrado

El cuadrado nos ofrece la representación del equilibrio, constancia y estabilidad, una energía que es vital y entusiasta.

Pentágono

El pentágono tiene un significado integral: los cinco elementos espirituales de la naturaleza. El agua, metal, fuego, la madera y la tierra, ligados al cuerpo humano y su uso con inteligencia para alcanzar el poder.

Rectángulo

En el rectángulo encierra prosperidad, estabilidad y enriquecimiento, a través de la inteligencia, perseverancia.

Hexágono

Con el hexágono se exteriorizan emociones como la agresividad y la impulsividad.

Cruz

En la cruz se evidencian direcciones diferentes, la toma de decisiones y seguir un rumbo, elegir entre opuestos: consciente e inconsciente, la tierra y el cielo, la muerte y la vida.

Espiral

En la espiral encontramos energía vital curativa por el flujo nutritivo que por ella corre.

Laberinto

La búsqueda interior, la búsqueda de nuestro centro.

Corazón

Los corazones representan la mayor energía, el amor. Por extensión todos los sentimientos que se desprenden de él: la dicha, la amistad, la unión y el gozo.

Mariposa

Cambio, metamorfosis, renovación personal y evolución del alma.

Estrella

Su figura representa la imaginación y la espiritualidad, los ideales de libertad y salvación.

Mandala segun tu nombre o fecha de nacimiento

Ya que el mandala se puede considerar como un símbolo de alineación con lo Divino, un mandala segun tu nombre o un mandala personal puede actuar sobre tu vibración aportándole armonía y equilibrio.

Un mandala personal se elabora en base a sabiduría ancestral sagrada y a partir de tus datos personales, por lo que se crea especialmente para ti y se convierte en único e irrepetible.

Beneficio de los colores en las mandalas

Los colores también tienen su significado. El blanco significa purificación, iluminación. Es el color de la perfección. Por el contrario, el negro lo relacionamos con la tristeza, la muerte, lo profundo, la ignorancia y el misterio.

Los tonos azules nos aportarán alegría, paz y satisfacción. El verde está relacionado con la naturaleza, crecimiento y felicidad. Uno de los más usados, el color rojo, aporta pasión, sensualidad, energía pura vital. El naranja nos dará energía, dinamismo, ternura, valor y ambición. El amarillo nos recuerda al color del sol, transmite simpatía y luz. El gris la calma, espera, neutralidad, sabiduría y renovación. El rosado nos dará un toque altruista, dulzura y paciencia. El morado simboliza el idealismo y la sabiduría, contemplación y amor al prójimo. El color dorado nos dará sabiduría y lucidez. Las formas coloreadas de plata aportan emociones fluctuantes, capacidades psíquicas. Finalmente, el violeta suponen espiritualidad, magia y transformación.