¿Merece la pena un seguro de salud para los niños?

Table of Contents

A muchos padres les surge la duda de si sería conveniente o no contar con un seguro de salud para sus hijos. La respuesta corta es sí, puesto que tiene muchas ventajas La rapidez y poder elegir el profesional que queremos que trate al niño son las más importantes, pero dependiendo del seguro, se puede tener acceso a otras como el seguro dental.. Por tanto, contratar seguro de salud para niños es una idea magnífica para cuidar de los más pequeños.

Seguro de salud para niños, ¿Qué es?

madre con su hija en el médico

Un seguro de salud para niños, como su propio nombre indica, es un seguro que brindará atención adicional a la que nos proporciona la sanidad pública para los más pequeños. Esto supone varias ventajas, ya que puede ayudarnos a encontrar un diagnóstico y obtener ayuda más rápido y, por tanto, también puede permitirnos ahorrar en un futuro.

Ventajas de un seguro de salud para niños

Las ventajas del seguro de salud para niños son varias, aunque vamos a centrarnos en dos principalmente: la rapidez y la libre elección de los profesionales médicos.

Rapidez en atención sanitaria

Debido a que la sanidad pública suele demorarse más de lo deseable por las largas listas de espera, un seguro médico infantil puede ayudarnos a que el niño reciba la atención sanitaria más rápido y que pueda estar atendido durante más tiempo. Gracias a ello, se llega al diagnóstico antes y, del mismo modo, los tratamientos pueden comenzarse antes, lo que supone una gran ventaja respecto a un diagnóstico y tratamientos tardíos. 

Asimismo, esto también sucede si se necesita atención urgente, puesto que no hay que esperar largas horas para ser atendido y todo el proceso se lleva de una manera más veloz y ágil.

Te puede interesar:  Es posible renovarse el permiso de conducir sin tener que acudir a la DGT

Libre elección de los profesionales

Debido a sus características, en la sanidad pública no es posible elegir los profesionales que van a entendernos y, muchas veces, se hace imposible elegir el centro. Además, en muchos casos, los pediatras no siempre son los mismos, lo que tiene una clara desventaja en la atención frente a un pediatra que conoce al niño y lo acompaña durante su crecimiento. Por ello, con un seguro de salud infantil, se puede escoger al pediatra que mirará siempre a nuestro hijo. 

Entonces, ¿merece la pena contratar este tipo de seguros?

madre sonríe al médico con su hija en el regazo

Sí, un seguro de salud para niños incluye una serie de coberturas básicas entre las que se encuentran el historial médico especializado, las revisiones periódicas y la atención siempre disponible, tanto por teléfono como de manera online. Además, también se pueden elegir otras coberturas más específicas, dependiendo de las necesidades de nuestros hijos, por lo que disfrutarán de una atención rápida y de calidad. 

En definitiva, un seguro de salud infantil puede suponer la diferencia entre un diagnóstico y descartes rápidos, así como el comienzo del tratamiento respectivo de manera temprana y, en conclusión, la tranquilidad de los padres al tener disponible atención médica cuando lo necesiten.