Tendinosis de hombro: Causas y tratamientos

mujer en primer plano con dolor de hombro

Table of Contents

El paso del tiempo, el exceso o la falta de actividad física, la rutina diaria o simplemente una mala postura nos pueden jugar en contra. No son pocas las dolencias que la lista de cosas que acabamos de escribir provocan, entre ellas, la tendinosis. En el post de hoy te estaremos explicando que es la tendinosis, más exactamente la de hombro. Comenzaremos por decirte que diferencia tiene con la tendinitis, que la causa, como prevenirla, como se diagnostica y cuáles son las vías de tratamiento. 

¿Qué es la tendinosis?

La tendinosis es una afección dolorosa y crónica que afecta a los tendones, las estructuras que conectan los músculos con los huesos. A diferencia de la tendinitis, que implica inflamación del tendón, la tendinosis se caracteriza por cambios degenerativos en el tejido del tendón, como la desorganización de las fibras colágenas y la formación de tejido cicatricial. 

Causas de la tendinosis

La tendinosis del hombro se origina por diversos factores que contribuyen al deterioro gradual de los tendones en los hombros o en cualquier otra área. Entre las causas más comunes se encuentran:

Sobrecarga crónica

El uso excesivo o repetido del tendón del hombro ejerce una presión constante sobre él, generando microtraumatismos y desgaste progresivo del tejido. Esta sobrecarga suele estar vinculada a actividades físicas intensas como el levantamiento de pesas, correr o participar en deportes de contacto.

Envejecimiento

Con el paso del tiempo, los tendones tienden a perder elasticidad y resistencia debido a cambios degenerativos asociados con el envejecimiento. Este proceso natural puede predisponer a la tendinosis.

Lesiones previas

Lesiones agudas previas en los tendones del hombro, como desgarros o tensiones, debilitan la estructura del tejido, aumentando el riesgo de desarrollar tendinosis en el futuro. La falta de tratamiento adecuado o de tiempo suficiente para la recuperación puede hacer que el tendón sea más propenso a la degeneración.

Factores biomecánicos

La incorrecta biomecánica durante la realización de actividades físicas genera tensiones anormales en los tendones del hombro, incrementando el riesgo de tendinosis hombro. Esto puede deberse a una técnica deportiva deficiente, debilidad muscular o desalineación estructural del cuerpo

Factores genéticos

Algunas personas tienen una predisposición genética a desarrollar tendinosis debido a diferencias en la estructura o composición de sus tendones, haciéndolos más susceptibles a la degeneración de dicho tejido. 

¿Como prevenir la tendinosis?

Para prevenir la tendinosis de hombro, es crucial adoptar medidas que reduzcan la carga y el estrés en los tendones, al mismo tiempo que se fortalecen y mantienen flexibles. Aquí te presentamos algunas estrategias clave que pueden ayudarte:

Calentamiento y enfriamiento adecuados

Antes de realizar actividades físicas intensas, es esencial llevar a cabo un calentamiento adecuado para aumentar la temperatura corporal y preparar los músculos y tendones para el ejercicio. De igual manera, al concluir la actividad, un enfriamiento gradual puede ayudar a reducir la tensión en los tendones y prevenir lesiones.

Incremento progresivo de la intensidad

Evita aumentar bruscamente la intensidad, duración o frecuencia de tus actividades físicas. Un aumento gradual permite que los tendones se adapten de manera progresiva a las demandas del ejercicio, disminuyendo así el riesgo de sobrecarga y tendinosis.

Técnica adecuada

Asegúrate de emplear una técnica adecuada al realizar actividades físicas, especialmente aquellas que involucran movimientos repetitivos o de alta intensidad. Busca la guía de un entrenador o profesional calificado para aprender la técnica correcta y evitar tensiones excesivas en los tendones.

Fortalecimiento muscular

Integra ejercicios de fortalecimiento muscular en tu rutina de entrenamiento para mejorar la estabilidad y el soporte de los tendones. El fortalecimiento de los músculos circundantes ayudará a reducir la carga en los tendones y prevenir lesiones.

Flexibilidad y estiramientos

Realiza ejercicios de estiramiento regularmente para mantener la flexibilidad de los músculos y tendones. Los tendones flexibles son menos propensos a sufrir lesiones por sobrecarga. Realiza estiramientos dinámicos antes del ejercicio y estiramientos estáticos después de la actividad física.

Descanso adecuado

Asegúrate de dar suficiente tiempo de recuperación entre las sesiones de entrenamiento para permitir que tu cuerpo se repare y fortalezca los tejidos, incluidos los tendones. El descanso adecuado es esencial para prevenir el agotamiento y la sobrecarga crónica.

Mantenimiento de un peso corporal saludable

Mantener un peso corporal saludable reduce la carga sobre los tendones, especialmente en las articulaciones de carga como las rodillas, los tobillos y los pies. Mantén una dieta equilibrada y practica hábitos de vida saludables para mantener un peso sano. 

Síntomas de la tendinosis de hombro

La tendinosis de hombro puede presentarse con una variedad de síntomas los que variarán en intensidad según la gravedad de la afección, los más comunes son:

Dolor

El dolor en el hombro es uno de los síntomas más característicos de la tendinosis. Este dolor suele ser leve al principio y empeorar con el tiempo. Se puede sentir tanto en reposo como durante el movimiento del hombro, y suele ser más intenso durante actividades que implican el uso del brazo, como levantar objetos o alcanzar por encima de la cabeza.

Rigidez

La rigidez en el hombro es otro síntoma común de la tendinosis. Muchas personas reportan experimentar dificultad para mover el hombro en ciertas direcciones, especialmente al levantar el brazo por encima de la cabeza o al realizar movimientos de rotación.

Debilidad muscular

También llega a provocar debilidad en los músculos del hombro, especialmente en aquellos que están asociados con el tendón afectado. Esto puede dificultar la realización de tareas cotidianas que requieren fuerza en el hombro, como levantar objetos pesados o empujar y tirar.

Crepitación

Algunas personas con tendinosis de hombro experimentan crepitación o crujidos en la articulación del hombro durante ciertos movimientos. Esto puede deberse a la presencia de tejido cicatricial o cambios degenerativos en el tendón que causan fricción dentro de la articulación.

Inflamación

Es normal que la tendinosis provoque inflamación en el hombro, lo que se manifiesta como hinchazón y sensibilidad en la zona afectada. Puedes notar que el área alrededor del hombro está caliente al tacto y enrojecida.

Limitación de la movilidad

La tendinosis puede afectar la movilidad del hombro, lo que resulta en una disminución de la amplitud de movimiento, esta dificultad se verá como dificultad para elevar el brazo por encima de la cabeza, girarlo o moverlo hacia los lados.

Diagnóstico de tendinosis

Para conseguir diagnosticar esta condición primero se recopila una historia clínica detallada del paciente, indagando sobre los síntomas, su duración, intensidad y posibles desencadenantes. Luego, se realiza un examen físico, en este el médico palpa el área afectada en busca de sensibilidad, hinchazón o cambios en la textura del tejido, y evalúa la amplitud de movimiento y la fuerza muscular relacionada con el tendón afectado. Una vez hecho esto, se pasa a las pruebas de diagnóstico por imagen, como el ultrasonido y la resonancia magnética. Estas son fundamentales para confirmar el diagnóstico y evaluar la gravedad de la lesión.

Tratamientos para la tendinosis de hombro

El tratamiento para la tendinosis de hombro puede variar dependiendo de la gravedad de la afección, los síntomas específicos del paciente y otros factores individuales. En líneas generales podemos decir que un tratamiento para tendinosis incluye:

Descanso y actividad modificada

El reposo es fundamental para permitir que el tendón afectado se recupere. Evitar actividades que agraven los síntomas, como levantar objetos de mucho peso o realizar movimientos repetitivos del brazo, ayuda a reducir la carga en el hombro y permitir que el tejido se repare. Dependiendo de la gravedad de la tendinosis, es posible que sea necesario modificar temporalmente las actividades cotidianas o deportivas. 

Fisioterapia

La fisioterapia es más que necesaria en el tratamiento de la tendinosis de hombro. Los ejercicios de fortalecimiento y estiramiento pueden ayudar a mejorar la fuerza muscular, la estabilidad y la flexibilidad del hombro, lo que a su vez reduce la carga en el tendón afectado y promover la curación. Si te encuentras buscando fisioterapeutas en Jaén, en clínica Luis Baños no solo encontrarás los mejores profesionales, sino que además encontrarás un equipo de trabajo comprometido contigo y con reducir los tiempos de recuperación. 

Medicamentos

En algunos casos, se recetan medicamentos para aliviar el dolor y reducir la inflamación asociada con la tendinosis de hombro. Los analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno o el paracetamol, pueden ser útiles para controlar el dolor leve a moderado.

Inyecciones de corticosteroides

Hay ocasiones en las que los médicos terminan por recomendar inyecciones de corticosteroides en el área del hombro afectada para reducir la inflamación y aliviar el dolor. Estas inyecciones se administran directamente en el tejido afectado y logran proporcionar alivio a corto plazo de los síntomas. Sin embargo, el uso repetido de inyecciones de corticosteroides puede aumentar el riesgo de efectos secundarios y no se recomienda como un tratamiento a largo plazo.

Terapia de ondas de choque extracorpóreas (ESWT)

La ESWT es un tratamiento no invasivo que utiliza ondas de sonido de alta energía para estimular la curación de los tejidos. Se ha utilizado con cierto éxito en el tratamiento de la tendinosis de hombro al promover la regeneración del tejido tendinoso y reducir el dolor.

Cirugía

En casos graves de tendinosis de hombro que no responden a otros tratamientos, la cirugía puede ser una opción. La cirugía puede implicar la eliminación de tejido tendinoso degenerado, reparación de tendones dañados o incluso la reconstrucción de la articulación del hombro en casos extremos. Sin embargo, generalmente solo se considera como último recurso cuando otros tratamientos han fallado por completo. 

Conclusión

En conclusión, la tendinosis de hombro es una condición común que puede ser muy dolorosa. Sin embargo, con el tratamiento adecuado y una correcta prevención posterior, la mayoría de las personas logran recuperarse por completo. Si experimentas dolor en el hombro, es importante que consultes a un médico para obtener un diagnóstico preciso. El tratamiento temprano ayudará a prevenir complicaciones más graves.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies