Abdominoplastia: Qué es, Precios, Riesgos y Duración

mujer de vista frontal con rastros de marcador en la piel

Table of Contents

El abdomen es una zona sensible que fácilmente se ve modificado, ya sea por embarazos o cambios drásticos de peso. Como consecuencia muchas personas terminan sintiéndose acomplejadas, pierden autoestima y seguridad en sí mismas. Pero, hay una cirugía estética que ayuda a contrarrestar todo eso, la abdominoplastia. En este post te contamos todo sobre ella. Desde que trata y cómo se hace, hasta sus beneficios y posibles complicaciones. 

¿Qué es la abdominoplastia?

La abdominoplastia, también conocida como “tummy tuck”, es una intervención quirúrgica como operaciones plásticas, tales como el blefaroplastia y la otoplastia que son invasivas. La abdominoplastia se realiza para remodelar el abdomen. Su objetivo principal es eliminar el exceso de piel y grasa, y tensar los músculos de la pared abdominal para lograr un vientre más plano y firme.

Tipos de abdominoplastia

Existen varios tipos de abdominoplastia, cada uno diseñado para abordar diferentes necesidades y preocupaciones estéticas, por ejemplo:

Abdominoplastia completa

Este es el procedimiento más común y completo. Implica una incisión horizontal en la zona púbica y otra alrededor del ombligo. Durante esta intervención, se elimina el exceso de piel y grasa de todo el abdomen, y se realizan suturas para tensar los músculos abdominales, lo que resulta en un abdomen más plano y firme.

Miniabdominoplastia

Se realiza una incisión más pequeña en la zona púbica y se concentra en eliminar el exceso de piel y grasa de la parte inferior del abdomen. Aunque menos extensa que la abdominoplastia completa, proporciona resultados significativos en la zona abdominal inferior.

Abdominoplastia extendida

Este procedimiento es similar a la abdominoplastia completa, pero se extiende hacia los flancos. La incisión adicional permite abordar el exceso de piel y grasa no solo en el abdomen, sino también en los flancos, lo que resulta en una silueta más estilizada.

Lipoabdominoplastia

Esta técnica combina la liposucción con la abdominoplastia. Se utiliza para eliminar tanto el exceso de grasa como de piel, lo que proporciona resultados más definidos y una mayor remodelación corporal. Otro tipo de intervención quirúrgica al que se someten muchas mujeres es al hoyuelo de venus

Abdominoplastia ascendente

En este tipo de procedimiento, se realiza una incisión en la parte inferior del abdomen y se estira la piel hacia arriba. Esto puede ser útil para pacientes con flacidez moderada en la parte inferior del abdomen, ya que proporciona un efecto de elevación.

Beneficios de la abdominoplastia

La zona del abdomen es una región que suele generar muchos complejos o grandes inseguridades. Esta es la razón principal por la cual la abdominoplastia es tan elegida. Además, aporta beneficios como:

Reducción del exceso de piel y grasa

Es altamente efectiva para eliminar el exceso de piel y grasa en el área abdominal. Esta reducción proporciona una silueta más estilizada.

Corrección de la diástasis abdominal

Durante el embarazo o debido a cambios drásticos de peso, los músculos abdominales pueden separarse, creando lo que se conoce como diástasis abdominal. La abdominoplastia permite corregir esta separación al tensar los músculos abdominales, restaurando así la firmeza y la función muscular.

Mejora de la autoestima

Al obtener un abdomen más tonificado y estéticamente agradable, muchas personas experimentan un aumento significativo en su autoestima y confianza en sí mismas. 

Resultados duraderos

Si bien la abdominoplastia no detiene el proceso de envejecimiento ni impide cambios futuros en el cuerpo, los resultados de este procedimiento son duraderos, especialmente si se mantienen hábitos de vida saludables, como una dieta equilibrada y ejercicio regular. 

Te puede interesar:  Mesoterapia Capilar: Qué es, Precio y Duración

Alivio de problemas relacionados con la piel redundante

El exceso de piel abdominal no solo puede afectar la apariencia, sino también causar molestias físicas, como irritación, roces e incluso infecciones por hongos. La abdominoplastia elimina esta piel redundante, aliviando los problemas asociados y mejorando el confort diario.

Mejora de la postura y la funcionalidad

Al corregir la diástasis abdominal y tensar los músculos abdominales, la abdominoplastia mejora la postura y la estabilidad del núcleo, lo que a su vez puede ayudar a aliviar el dolor de espalda y mejorar la funcionalidad física en actividades cotidianas y deportivas.

¿Cuándo es recomendable una abdominoplastia?

La abdominoplastia se recomienda en las siguientes situaciones:

Para mujeres tras múltiples embarazos

Los embarazos suelen dejar huellas en el abdomen, como exceso de grasa y piel flácida, que en ocasiones lleva a problemas dermatológicos.

Para aquellos que han perdido peso rápidamente

Las personas que han experimentado una pérdida rápida de peso muchas veces notan una disminución en la tonicidad muscular en la zona abdominal, lo que resulta en piel suelta. 

Para personas mayores con obesidad moderada

En el caso de personas de edad avanzada con un índice de masa corporal moderadamente alto, es común que la piel haya perdido elasticidad con el tiempo.

Para personas con peso saludable pero con exceso de grasa y piel en el abdomen

Aunque su peso esté dentro de los parámetros saludables, es posible que presenten acumulación de grasa y flacidez en el abdomen.

En cualquiera de los casos la persona que quiera someterse a una abdominoplastia debe estar emocional y psicológicamente estable.

¿Cómo se realiza la abdominoplastia?

La abdominoplastia es un procedimiento quirúrgico que se lleva a cabo bajo anestesia general o epidural. Comienza con una incisión estratégica justo encima del área del vello púbico, la cual se extiende de una cadera a la otra. A través de esta incisión, se procede a levantar la piel y la grasa subyacente, exponiendo así la pared abdominal. En caso de ser necesario, los músculos abdominales son aproximados entre sí para tensar la pared abdominal y corregir cualquier laxitud.

Una vez que se ha realizado este paso, la piel y la grasa se estiran hacia abajo, lo que permite eliminar la flacidez al estirar toda la zona abdominal, incluyendo los lados.

Es importante destacar que la abdominoplastia no tiene como objetivo principal la eliminación de grasa, a diferencia de la liposucción. Sin embargo, muchas personas optan por combinar ambas cirugías en un mismo procedimiento. Conoce las Diferencias entre Cirugía Plástica, Cirugía Estética y Cirugía Reparadora

La duración de la intervención suele ser de entre 2 y 3 horas, y generalmente requiere de varias noches de hospitalización para una adecuada supervisión postoperatoria. 

Consejos antes de una abdominoplastia

cuerpo femenino sano en ropa deportiva blanca

Antes de someterte a una abdominoplastia, es fundamental tener en cuenta una serie de consejos que te ayudarán a prepararte adecuadamente para el procedimiento y a favorecer una óptima recuperación. Aquí te dejamos algunos:

Consulta todas tus dudas con tu cirujano

No dudes en plantear todas tus preguntas y preocupaciones antes de la cirugía. Es crucial que te sientas completamente informado y seguro sobre el procedimiento que vas a realizar.

Te puede interesar:  Todo sobre Aumento de Pantorrillas (Guía Completa 2024)

Mantén tu piel hidratada

Una piel bien hidratada favorece la cicatrización después de la cirugía. 

No fumes: El tabaquismo interfiere con el proceso de cicatrización y aumenta el riesgo de complicaciones durante y después de la cirugía. 

Ajusta tu dieta 48 horas antes

Reducir la ingesta de alimentos ricos en proteínas y fibras, y aumentar el consumo de líquidos como zumos, agua, sopas e infusiones puede ayudar a preparar tu cuerpo para la cirugía.

Mantén una buena higiene

Una semana antes del procedimiento, es recomendable utilizar un antiséptico como la clorhexidina durante la ducha para garantizar una adecuada higiene en las áreas del abdomen, pubis y mamas, lo que puede ayudar a prevenir infecciones postoperatorias.

Fases del postoperatorio

El período postoperatorio de una abdominoplastia es fundamental para garantizar una recuperación sin problemas y obtener los resultados deseados. Lo que puedes esperar después de una abdominoplastia es:

Inmediatamente después de la cirugía

Después de la abdominoplastia, te encontrarás en una sala de recuperación durante unas horas para ser monitoreado de cerca por el personal médico. Durante este tiempo, es posible que te administren medicamentos para controlar el dolor y reducir la inflamación.

Los primeros días en casa

Una vez que recibas el alta hospitalaria, es esencial seguir las instrucciones de tu cirujano al pie de la letra. Puede que necesites ayuda para realizar actividades cotidianas, como levantarte de la cama o ir al baño. Es importante descansar lo suficiente y evitar actividades extenuantes.

Control de la inflamación y el dolor

Es normal experimentar inflamación, hematomas y molestias en la zona tratada durante las primeras semanas. Tu cirujano te recetará medicamentos para controlar el dolor y la inflamación, así como instrucciones sobre cómo cuidar las incisiones.

Seguimiento médico

Durante las primeras semanas después de la cirugía, tendrás citas de seguimiento con tu cirujano para evaluar tu progreso y realizar los ajustes necesarios. 

Reanudación gradual de las actividades

A medida que te recuperes, podrás reintegrarte gradualmente a tus actividades diarias normales. Sin embargo, es importante evitar levantar objetos pesados y realizar actividades extenuantes.

Cuidado de las cicatrices

Durante el proceso de cicatrización, es fundamental cuidar las incisiones para minimizar la apariencia de las cicatrices. Investiga sobre cremas hidratantes y cicatrizantes para luego preguntarle al cirujano si las puedes utilizar.

Cuidados postoperatorio en una abdominoplastia

Como mencionamos en la sección anterior, la fase posterior a una abdominoplastia es crucial para evitar complicaciones severas, resultados adversos y mayores problemas. 

Los cuidados que se deben tener son:

Control del dolor y la inflamación

El cirujano es quien receta analgésicos y antiinflamatorios para ir tomando luego de la operación. Es importante tomarlos según sus indicaciones para mantener el malestar bajo control y facilitar una recuperación más cómoda.

Cuidado de las incisiones

Esto puede incluir limpiar las incisiones con agua y jabón suave, aplicar ungüentos o cremas recomendadas y mantener las incisiones cubiertas con apósitos estériles o gasas.

Uso de prendas de compresión

Es probable que tu cirujano te recomiende usar prendas de compresión durante varias semanas después de la cirugía. Estas prendas ayudan a reducir la hinchazón, mejorar la circulación sanguínea y mantener la forma de tu abdomen durante la cicatrización.

Descanso y limitación de actividades

Es importante descansar lo suficiente durante las primeras semanas después de la cirugía. Hay que evitar realizar actividades extenuantes y levantar objetos pesados. Es el cirujano el único que puede decidir cuándo se pueden ir retomando las actividades que se realizaban antes. 

Te puede interesar:  Mejores 20 Cirujanos Plásticos Madrid 2024

Alimentación adecuada

Mantener una dieta equilibrada y rica en nutrientes ayuda en el proceso de cicatrización y recuperación. 

Evitar el tabaco y el alcohol

Lo ideal es abstenerse de fumar y limitar el consumo de alcohol durante el período de recuperación, ya que interfieren con el proceso de cicatrización.

Seguimiento médico

Programa citas de seguimiento regulares con tu cirujano para que pueda evaluar tu progreso y realizar cualquier ajuste necesario.

Cuidado emocional

La recuperación de una abdominoplastia suele ser emocionalmente desafiante. No dudes en buscar apoyo emocional si lo necesitas, ya sea a través de amigos, familiares o un profesional de la salud mental.

Riesgos de la operación de abdominoplastia

La abdominoplastia es un procedimiento quirúrgico seguro y efectivo, pero como cualquier otra cirugía, conlleva ciertos riesgos y complicaciones. Es importante saberlos para poder tomar una decisión consciente y estar preparados en caso de que ocurran. Los riesgos asociados a una abdominoplastia son:

Complicaciones relacionadas con la anestesia

 mujer feliz agarrándose un rollo del abdomen

Lo que incluye náuseas, vómitos, mareos o problemas respiratorios.

Sangrado

Durante la cirugía, existe el riesgo de sangrado excesivo, lo que puede requerir una intervención adicional para detenerlo. 

Infección

Este riesgo es especialmente peligroso y suele ocurrir si las medidas de higiene no se siguen adecuadamente o si las incisiones no se cuidan correctamente. Los signos de una infección incluyen enrojecimiento, hinchazón, dolor excesivo o secreción de pus en el área quirúrgica.

Cicatrización anormal

Aunque los cirujanos procuran realizar incisiones cuidadosas y meticulosas, siempre existe el riesgo de que las cicatrices resultantes sean prominentes, anchas o desiguales. 

Necrosis de la piel

En casos raros, llega a ocurrir necrosis de la piel alrededor de las incisiones. Esto se debe a una falta de flujo sanguíneo adecuado en la zona.

Pérdida de sensibilidad

Después de la abdominoplastia, es común experimentar una pérdida temporal de sensibilidad en el área abdominal, pero rara vez es permanente.

Formación de seromas o hematomas

Después de la cirugía, puede acumularse líquido o sangre debajo de la piel, formando seromas o hematomas, pero, nuevamente, es temporal y se van solos. 

Precio de una abdominoplastia

El precio de una abdominoplastia varía entre los 3.500 € y los 6.700 €. Este rango tan amplio se debe a varios factores como la experiencia del cirujano, la reputación de la clínica, la zona en la que este, el caso específico del paciente, etc. 

¿Cuánto dura una abdominoplastia?

Una abdominoplastia suele durar entre 2 y 6 horas. Factores como la severidad del caso, la experiencia del cirujano o si se realiza otro procedimiento, como la liposucción, modifican el tiempo necesario. 

Conclusión 

En conclusión, la abdominoplastia es una excelente alternativa para aquellas personas que quieran mejorar el estado de su abdomen. Ya sea como consecuencia de un embarazo o de un cambio físico, un abdomen con exceso de tejido no solo trae problemas de salud físicos sino también emocionales. Por ello, siempre que se haya hecho una correcta investigación y se esté bien emocionalmente, recurrir a una abdominoplastia para conseguir un mejor aspecto, es una buena decisión.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies