Braquioplastia: Qué es, Cuánto cuesta y Recuperación

mujer mayor levantando los brazos

Table of Contents

La braquioplastia es una intervención ideal para aquellas personas que se sienten incómodas o avergonzadas por la flacidez en sus brazos, ya sea por factores genéticos, pérdida de peso significativa o envejecimiento. En este artículo, te contaremos todo lo que necesitas saber sobre la braquioplastia, desde sus beneficios y riesgos hasta el proceso de recuperación y los costos asociados. 

¿Qué es braquioplastia?

La braquioplastia, también conocida como lifting de brazos, es un procedimiento quirúrgico que tiene como objetivo eliminar el exceso de piel y grasa de la parte inferior de los brazos, mejorando su contorno y firmeza. Este procedimiento se realiza con mayor frecuencia en personas que han experimentado una pérdida considerable de peso, o que han notado flacidez cutánea debido al envejecimiento.

¿Cómo se realiza un lifting de brazos?

La braquioplastia se lleva a cabo en un entorno quirúrgico ambulatorio o en un hospital, bajo anestesia general o local con sedación. Los pasos generales del procedimiento incluyen:

  • Marcado: El cirujano plástico en Madrid marcará la piel de los brazos para indicar las áreas de piel y grasa que se eliminarán.
  • Incisiones: Se realizan incisiones en la cara interna de los brazos, generalmente en la zona de la axila, extendiéndose hacia el codo. La longitud y la forma de las incisiones dependerán de la cantidad de piel y grasa que se deba eliminar.
  • Liposucción: En algunos casos, se puede realizar liposucción para eliminar el exceso de grasa antes de retirar la piel.
  • Eliminación de piel y grasa: El cirujano extirpará el exceso de piel y grasa, siguiendo las marcas previas.
  • Remodelación: Se reubican los tejidos restantes y se tensan para crear un contorno de brazo más firme y definido.
  • Cierre de incisiones: Las incisiones se cierran con suturas o grapas cosméticas

Beneficios de la braquioplastia

Realizarse una braquioplastia ofrece una serie de beneficios tanto estéticos como funcionales para todos aquellos pacientes que buscan mejorar la apariencia y el contorno de sus brazos, entre los cuales están:

  • Mejora la apariencia de los brazos: Elimina el exceso de piel y grasa, creando un contorno más firme, tonificado y definido.
  • Reduce la flacidez: Tensa la piel de la parte inferior de los brazos, eliminando la apariencia de “alas de murciélago”.
  • Mejor definición del tríceps: Define los músculos del tríceps, creando una apariencia más atlética.
  • Aumento de la confianza en uno mismo: Permite usar ropa sin mangas sin sentirse cohibido por la apariencia de los brazos.
  • Mayor comodidad: Reduce la irritación y las rozaduras en la zona de la axila causadas por el exceso de piel.
  • Mejora del rango de movimiento: Puede mejorar la movilidad en algunos casos, especialmente si la piel flácida restringía el movimiento de los brazos.
  • Mayor capacidad para realizar actividades: Permite realizar actividades físicas y usar ropa sin limitaciones.

¿Quién es candidato para un lifting de brazos?

El lifting de brazos es una excelente opción para personas que:

  • Gozan de buena salud: En general, deben tener un buen estado de salud y no presentar condiciones médicas que puedan comprometer la cicatrización o la recuperación.
  • Tienen un peso estable: No deben estar en proceso de perder peso o tener planes de hacerlo en el futuro cercano.
  • Poseen expectativas realistas: Deben tener expectativas realistas sobre los resultados de la cirugía y comprender que la braquioplastia no es una varita mágica.
  • Presentan flacidez significativa en la parte inferior de los brazos: La piel de la parte inferior de los brazos debe estar flácida y colgante, no solo ligeramente estirada.
  • Tienen piel con buena elasticidad: La piel debe tener cierta elasticidad para que se pueda tensar y remodelar adecuadamente.
  • Están molestos por la apariencia de sus brazos: La flacidez de sus brazos debe causarles una molestia estética o funcional significativa. 

¿Cuál es el precio de una braquioplastia?

El precio de un lifting de brazos varía mucho, ya que se suele hacer junto a otros procedimientos estéticos, pero te contamos a modo orientativo los factores que influyen en el valor total:

  • La complejidad del procedimiento: La cantidad de piel y grasa que se debe eliminar, la técnica quirúrgica utilizada y la duración de la operación.
  • La experiencia y prestigio del cirujano: Los cirujanos plásticos con mayor experiencia y reputación suelen cobrar honorarios más altos.
  • La ubicación de la clínica: Las clínicas estéticas en Madrid ubicadas en zonas metropolitanas más costosas suelen tener precios más altos.
  • Los costos hospitalarios y de anestesia: Los gastos asociados con el uso del quirófano, la anestesia y otros servicios hospitalarios también variarán.
Te puede interesar:  Rinoplastia en Colombia: Precios y 20 Mejores Cirujanos

De promedio una braquioplastia ronda entre 3.500 € y 6.000 €. 

Fotos antes y después de una braquioplastia 

Te dejamos a continuación algunos ejemplos con fotos del cambio que una braquioplastia puede lograr en los brazos:

Consejos para la recuperación de braquioplastia

La recuperación de una braquioplastia, o lifting de brazos al igual que la queiloplastia, casi siempre es un proceso relativamente sencillo. Sin embargo, es importante seguir las instrucciones de tu cirujano cuidadosamente para garantizar una curación adecuada y obtener los mejores resultados posibles. Nuestros consejos a modo general son:

  • Descansa: Toma un descanso de 1 a 2 días después de la cirugía plástica reconstructiva para permitir que tu cuerpo se recupere.
  • Aplica hielo: Usa compresas frías o bolsas de hielo para reducir la inflamación y el dolor en la zona operada.
  • Eleva los brazos: Mantén los brazos elevados por encima del nivel del corazón tanto como sea posible durante los primeros días para reducir la hinchazón.
  • Toma medicamentos: Toma los medicamentos para el dolor y los antibióticos recetados por tu cirujano según las indicaciones.
  • Usa ropa holgada: Usa ropa holgada y cómoda que no apriete ni roce las incisiones.
  • Evita actividades extenuantes: Evita levantar objetos pesados, hacer ejercicio vigoroso o cualquier otra actividad que pueda tensar los brazos.
  • Duerme boca arriba: Duerme boca arriba con las manos elevadas sobre almohadas para ayudar con la inflamación.
  • Cuida las incisiones: Asegúrate de mantener las incisiones limpias y secas. Para ello sigue las instrucciones que tu cirujano te haya dado sobre cómo limpiar y cuidar las incisiones.
  • Gradualmente reanuda tus actividades: Comienza a reanudar tus actividades habituales lentamente, siguiendo siempre las recomendaciones del cirujano. 
  • Usa una faja de compresión: Usa una faja de compresión según como te haya explicado tu médico para ayudar a apoyar los brazos y reducir la hinchazón.
  • Evita la exposición solar: Asegúrate de proteger las cicatrices del sol usando protector solar de alta protección o cubriéndolas con ropa.
  • Asiste a tus citas de seguimiento: Acude a todas las citas de seguimiento con su cirujano para que pueda controlar el proceso de sanación y detectar cualquier complicación, como la infección por ejemplo, a tiempo.
  • Come alimentos saludables: Come una dieta saludable rica en frutas, verduras y proteínas para apoyar tu curación.
  • Bebe muchos líquidos: Bebe muchos líquidos para mantenerte hidratado y ayudar a reducir la inflamación.
  • Evita fumar y beber alcohol: Fumar y beber alcohol interfiere con la curación y aumenta el riesgo de complicaciones.
  • Controla tu dolor: Toma analgésicos de venta libre o recetados según las indicaciones para controlar cualquier dolor o molestia leve.
  • Relájese y sea paciente: La recuperación lleva tiempo. Recuerda ser paciente con tu cuerpo y bríndale el tiempo suficiente para sanar.

Riesgo de un lifting de brazos

Como cualquier procedimiento quirúrgico, la braquioplastia conlleva ciertos riesgos y contraindicaciones. Es importante conocerlos antes de tomar la decisión final, por eso te los contamos aquí:

Riesgos generales de la cirugía

  • Sangrado e infección: La hemorragia y la infección son riesgos potenciales de cualquier cirugía estética
  • Cicatrices: Las cicatrices son inevitables después de una braquioplastia. Estas generalmente se encuentran en la cara interna de los brazos, pero suelen ser visibles.
  • Hematomas: La acumulación de sangre en el sitio de la incisión es un efecto secundario común de la braquioplastia. Los hematomas suelen reabsorberse por sí solos, pero en algunos casos pueden requerir drenaje.
  • Lesión de los nervios: Existe un pequeño riesgo de dañar los nervios durante la cirugía, lo que puede resultar en entumecimiento, hormigueo o debilidad en los brazos.
  • Problemas de cicatrización: La mala cicatrización puede ocurrir, especialmente en fumadores o personas con diabetes.
  • Asimetría: Los resultados pueden no ser perfectamente simétricos entre los dos brazos.
  • Cambio de la sensibilidad de la piel: Es posible experimentar una alteración temporal o permanente de la sensibilidad de la piel en la zona de las incisiones.
  • Dolor: Es normal experimentar dolor e incomodidad después de la cirugía, pero debería ser perfectamente controlable con medicamentos. 

Riesgos específicos de la braquioplastia

  • Brazos flácidos: La piel de los brazos puede volverse a flaquear con el tiempo, especialmente si se aumenta de peso o se pierde elasticidad en la piel.
  • Necrosis de la piel: La muerte de la piel (necrosis) es un riesgo muy poco común, pero grave, que puede requerir injertos de piel.
  • Cambios en la forma del pezón: En algunos casos, muy escasos, la braquioplastia puede afectar la forma o la sensibilidad del pezón.

Contraindicaciones de la braquioplastia

Una braquioplastia está contraindicada para personas que presenten:

  • Problemas de salud graves: La braquioplastia no es adecuada para personas con problemas de salud graves, como enfermedades cardíacas, pulmonares o renales.
  • Trombosis venosa profunda: Si se poseen antecedentes de trombosis venosa profunda o embolia pulmonar se tiene un mayor riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos después de la cirugía.
  • Expectativas poco realistas: Es importante tener expectativas realistas sobre los resultados de la braquioplastia, ya que aunque los cambios pueden ser considerables, no siempre son los esperados. 
  • Fumadores: Fumar retrasa e interfiere con la cicatrización y aumenta el riesgo de complicaciones. Se recomienda dejar de fumar al menos 6 semanas antes de la cirugía.
  • Consumo excesivo de alcohol: El consumo excesivo de alcohol también interfiere con la cicatrización y aumenta el riesgo de complicaciones. Se recomienda evitar el alcohol al menos 2 semanas antes y después de la cirugía.
  • Embarazo y lactancia: La braquioplastia no se recomienda durante el embarazo o la lactancia.

Conclusión 

En conclusión, la braquioplastia es capaz de transformar la apariencia de tus brazos y, en consecuencia, mejorar tu autoestima y la confianza en ti mismo. Sin embargo, es crucial abordar esta decisión de manera informada, considerando cuidadosamente los riesgos, beneficios y poseer expectativas realistas del procedimiento. Recuerda que la clave del éxito radica en la comunicación abierta y honesta con tu cirujano, quien te guiará en cada paso del proceso.