Braquioplastia: Qué es, Precio, Duración y Postoperatorio

Joven mujer mostrando su brazo

Table of Contents

Cuando buscamos unos brazos tonificados y definidos, muchas veces nos enfrentamos a desafíos que van más allá del ejercicio y la dieta. El exceso de piel y grasa en la zona, a menudo conocido como “alas de murciélago”, puede ser persistente incluso con hábitos saludables. Para casos así, la braquioplastia es una solución efectiva. ¿Quieres saber de qué se trata? En este artículo, te contaremos todo sobre esta cirugía, sus objetivos, beneficios, precios, posibles riesgos, cuidados y mucho más. 

¿Qué es una braquioplastia?

La braquioplastia, también conocida como lifting de brazo, es un procedimiento quirúrgico diseñado para remodelar la zona del brazo que se extiende desde el hombro hasta el codo.

¿Para qué sirve la braquioplastia?

Como procedimiento quirúrgico busca definir y estilizar los brazos. Esta intervención sirve para casos como los siguientes:

  • Exceso de piel flácida: A menudo resultado de la pérdida significativa de peso o del envejecimiento natural, donde la piel pierde su elasticidad y no se ajusta al nuevo contorno más delgado del brazo.
  • Tejido graso: Si se tienen depósitos de grasa en la parte superior de los brazos que son difíciles de eliminar a través de dieta y ejercicio.
  • Contorno irregular de los brazos: Ayuda a suavizar y mejorar el contorno general de los brazos, dándoles un aspecto más tonificado y proporcional en relación con el resto del cuerpo.
  • Mejora de la autoestima: Además de los beneficios físicos, remodelar la parte superior de los brazos también tiene un impacto positivo muy significativo en la confianza y autoestima de una persona. Es decir, sirve para recuperar la confianza en uno mismo.

Tipos de braquioplastia

Existen diferentes formas de realizar una braquioplastia. La elección del tipo de braquioplastia depende del grado de corrección deseado, la cantidad de exceso de piel y las preferencias personales. Te contamos sobre los diferentes tipos:

Braquioplastia axilar

La braquioplastia axilar es ideal para aquellos que tienen una cantidad moderada de piel sobrante localizada cerca de la axila. Este procedimiento implica una incisión en la zona axilar, a través de la cual se elimina el exceso de piel y grasa, resultando en una cicatriz menos visible. Es especialmente recomendable para pacientes jóvenes o aquellos con una pérdida de elasticidad de la piel reducida.

Lifting vertical

El lifting vertical de brazos es una opción más extensiva, adecuada para individuos que requieren una corrección a lo largo de todo el brazo, desde la axila hasta el codo. Este procedimiento aborda la flacidez de la piel en la parte interna del brazo, proporcionando resultados más radicales. Aunque implica una cicatriz más larga, el contorno y la apariencia mejorada de los brazos suelen compensar este aspecto.

Dermolipectomía braquial total

Para personas con una cantidad significativa de exceso de piel, que se extienda más allá del brazo, hasta la zona lateral del tórax, la dermolipectomía braquial total es la solución completa. Este procedimiento no solo mejora la apariencia de los brazos, sino que también aborda la flacidez de la piel cerca del pecho, proporcionando una transformación estética ideal. Esta opción está recomendada para pacientes que han experimentado una pérdida de peso masiva.

¿Quién es candidato para un lifting de brazos?

Como cualquier otro procedimiento estético, hay ciertos “requisitos” que se deben cumplir para poder ser un candidato a este tipo de cirugías. Se recomienda practicar un lifting de brazos cuando:

  • Hay exceso de piel en los brazos: Los candidatos ideales para la braquioplastia son aquellos que presentan un exceso significativo de piel en la parte superior de los brazos. Este exceso de piel puede ser el resultado natural del envejecimiento, la pérdida de peso considerable o factores genéticos. 
  • Pacientes con flacidez muscular: Además del exceso de piel, aquellos que experimentan flacidez muscular en los brazos también son buenos candidatos para la braquioplastia. Este procedimiento no solo elimina el exceso de piel, sino que también reafirma los músculos de la zona.
  • Hay una inconformidad considerable con la apariencia de los brazos: Aquellas personas que evitan usar ropa sin mangas debido a la apariencia de sus brazos pueden encontrar en la braquioplastia una solución para mejorar su autoimagen. 
  • Pacientes con estabilidad de peso: Es fundamental que los candidatos a la braquioplastia tengan un peso estable antes de someterse al procedimiento. Ya que las fluctuaciones significativas de peso afectan los resultados a largo plazo.
Te puede interesar:  Diferencias entre Cirugía Plástica, Cirugía Estética y Cirugía Reparadora

¿Cuál es el precio de una braquioplastia?

El costo de someterse a una braquioplastia cambiará dependiendo de la localización geográfica, el profesional cirujano involucrado y la complejidad del procedimiento requerido. De manera general, el rango de precios se sitúa entre los 4.000 y 6.000 €.

Cuidados antes de la operación de braquioplastia

Si estás considerando realizarte una braquioplastia, lo ideal sería que sigas ciertos cuidados para asegurar una recuperación exitosa y minimizar posibles riesgos. Aquí te presentamos una lista completa de recomendaciones:

  • Consulta previa con el cirujano plástico en Bogotá: Aprovecha este encuentro para discutir tus expectativas, hacer preguntas sobre el procedimiento y entender todos los detalles que se te ocurran, por muy insignificantes que parezcan. 
  • Preparación física y mental: Mantén una buena condición física antes de la cirugía estética mediante ejercicios suaves que fortalezcan los brazos y mejoren la circulación. Además, prepárate mentalmente para el proceso de recuperación y los cambios que experimentarás en tu cuerpo.
  • Deja de fumar: Si eres fumador, considera dejar de fumar antes de la operación. El tabaquismo logra interferir con la cicatrización de las heridas y aumenta los riesgos durante y después del procedimiento.
  • Medicamentos y suplementos: Informa a tu cirujano plástico de medellín sobre cualquier medicamento o suplemento que estés tomando, ya que algunos llegan a interferir con la cirugía o la recuperación. 
  • Planificación postoperatoria: Organiza tu entorno para la recuperación en casa. Prepara una zona cómoda con almohadas y todo lo necesario para tu comodidad. También deberías considerar tener ayuda para las actividades diarias durante los primeros días después de la cirugía.
  • Hidratación y alimentación: Mantente bien hidratado antes de la cirugía y sigue las indicaciones específicas sobre la alimentación antes del procedimiento, proporcionadas por tu equipo médico.
  • Evita aspirina y antiinflamatorios: Lo ideal es que evites tomar aspirina o medicamentos antiinflamatorios antes de operarte, ya que a veces aumentan el riesgo de sangrado durante el procedimiento.
Te puede interesar:  Hilos Tensores: Qué son, Para qué Sirven, Ventajas y Precios 

Cuidados postoperatorio en un lifting de brazos

Así como las medidas cautelares y los cuidados preoperatorios son importantes, lo son los postoperatorios. El período de recuperación después de una braquioplastia es fundamental para asegurar buenos resultados y una recuperación sin complicaciones. Los cuidados que deberás seguir son:

  • Reposo: Es esencial descansar durante las primeras 24-48 horas después de la cirugía. Evita levantar objetos pesados o realizar actividades que puedan ejercer tensión en los brazos. Sin embargo, sí se suelen recomendar las caminatas cortas y otras actividades ligeras para estimular la circulación y prevenir la rigidez.
  • Medicamentos: Es tu cirujano el que te recetará medicamentos para controlar el dolor y la inflamación. Así como será él quien te explique cada cuanto y qué cantidad tomar.
  • Aplicación de hielo: Aplica compresas de hielo en los brazos durante 20 minutos cada hora durante las primeras 48 horas después de la cirugía. Esto ayudará a reducir la hinchazón y aliviar el dolor.
  • Compresión: Durante las primeras 2-4 semanas después de la cirugía, deberás usar prendas de compresión. Estas prendas ayudarán a reducir la hinchazón y brindarán soporte a los tejidos mientras sanan.
  • Cuidado de las incisiones: Es importante mantener las incisiones limpias y secas para prevenir infecciones. Tu cirujano te proporcionará instrucciones detalladas sobre cómo limpiar y cuidar adecuadamente las incisiones.
  • Drenajes: Si se te colocaron drenajes, sigue con lujo de detalles las instrucciones de tu cirujano sobre cómo vaciarlos y limpiarlos. Esto es vital para prevenir complicaciones y facilitar la cicatrización.
  • Citas de Seguimiento: Programa citas de seguimiento con tu cirujano para que pueda evaluar tu progreso y retirar los puntos de sutura en el momento adecuado. Aprovecha estas visitas para comentar cualquier detalle que hayas notado o como te has sentido. 

Riesgos de una braquioplastia 

Las braquioplastias son procedimientos seguros que rara vez presentan complicaciones, pero, no están exentas. Te comentamos sobre ellas a continuación:

  • Problemas de cicatrización de la herida: Uno de los riesgos más comunes de la braquioplastia es la posibilidad de problemas con la cicatrización de la herida, resultando en cicatrices grandes y visibles en los brazos.
  • Infección: Como en cualquier procedimiento quirúrgico, existe el riesgo de infección después de una braquioplastia. Por eso es importante escuchar y seguir las indicaciones del cirujano. 
  • Sangrado excesivo: Aunque poco común, existe la posibilidad de sangrado excesivo durante o después de la braquioplastia.
  • Daño al tejido linfático: Durante la braquioplastia, puede ocurrir daño al tejido linfático en el brazo y provocar inflamación. Si llegara a pasar, se requeriría tratamiento adicional. 
  • Daño a los nervios cercanos: También existe el riesgo de dañar los nervios cercanos durante la cirugía. Esto puede provocar sensaciones anormales o pérdida de sensibilidad en el brazo, aunque estos efectos suelen ser temporales.
  • Complicaciones de la anestesia: Como en cualquier cirugía, existen riesgos asociados con la anestesia utilizada durante la braquioplastia.
  • Dolor persistente: Algunos pacientes llegan a experimentar dolor persistente después de una braquioplastia. Este dolor casi siempre es temporal, por lo que si persiste se debe acudir al médico inmediatamente. 
  • Coágulos de sangre: Otra complicación potencial es la formación de coágulos de sangre, que pueden viajar a través del torrente sanguíneo y causar una embolia pulmonar. Es fundamental seguir todas las recomendaciones postoperatorias para reducir este riesgo.
Te puede interesar:  Otoplastia: Qué es, Precios y Riesgos (Guía 2024)

Consejos para realizar un lifting de brazos

Decidir si someterte o no a un lifting de brazos es quizás difícil y algo abrumador, por lo que nosotros te queremos dar algunos consejos:

  • Elegir el procedimiento adecuado: Es fundamental elegir la técnica de braquioplastia adecuada para tus necesidades específicas. Desde una liposucción para casos leves hasta una incisión más extensa para casos más graves, es esencial discutir tus opciones con tu cirujano para tomar la mejor decisión.
  • Preparación preoperatoria: Prepararse adecuadamente para la cirugía o no marcará la diferencia en el resultado y la recuperación. Esto incluye seguir una dieta saludable, evitar el tabaco y el alcohol, y cumplir con todas las instrucciones proporcionadas por tu médico, acomodar la casa, contratar ayuda, etc. 
  • Cuidado postoperatorio: Después de la cirugía, es de vital importancia seguir las instrucciones de cuidado postoperatorio de tu médico al pie de la letra. Si no lo haces no solo estarás poniendo en riesgo tu salud, sino que estarás aumentando las posibilidades de arruinar los resultados obtenidos. 
  • Movilidad y ejercicio: Aunque sientas tus brazos y tu movilidad de forma normal, no realices actividades que tu cirujano no te haya autorizado.
  • Paciencia con los resultados: Es importante tener paciencia con los resultados después de una braquioplastia. Es posible que no notes una mejora inmediata debido a la inflamación y los moretones, pero con el tiempo seguro irás notando una mejoría en la apariencia y la firmeza de tus brazos. Mantén expectativas realistas y confía en el proceso de recuperación para obtener los brazos que deseas a largo plazo.

Conclusión 

En resumen, la braquioplastia es una solución para quienes enfrentan la incomodidad de los brazos “alas de murciélago”. Aunque promete resultados muy tentadores, la braquioplastia conlleva riesgos, por lo que una consulta exhaustiva con un cirujano plástico cualificado y una estricta adherencia a las instrucciones pre y postoperatorias, no es negociable. La decisión de someterte a este procedimiento debe basarse en una evaluación cuidadosa y personal, considerando los riesgos y beneficios. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies