Hilos Tensores: Qué son, Para qué Sirven, Ventajas y Precios 

mujer estirándose la cara

Table of Contents

 

Existen muchas personas que buscan verse jóvenes, pero que no les agrada la idea de tener que pasar por un quirófano. Ya sea por miedos o por cuestión de tiempos, las opciones quirúrgicas no son las ideales para ellos. En estos casos los hilos tensores son una opción perfecta. Estos hilos, compuestos de materiales biocompatibles, ofrecen resultados visibles sin la necesidad de someterse a procedimientos invasivos. Sin embargo, para algunos, la idea de hilos en el rostro puede resultar extraña e incluso desconcertante. En este post, te explicaremos a fondo que son los hilos tensores, cuáles son sus aplicaciones, ventajas y desventajas, así como cuanto cuesta en promedio.

¿Qué son los hilos tensores?

Los hilos tensores son un tratamiento estético no quirúrgico que se utiliza para combatir los signos de la edad en el rostro y el cuerpo. Estos hilos están hechos de materiales biocompatibles y reabsorbibles, como el ácido poliláctico (PLA) o la polidioxanona (PDO), que se insertan debajo de la piel mediante una aguja muy final.

¿Para qué sirve el hilo tensor?

Estos hilos se utilizan para revertir los signos de la edad como la pérdida de firmeza. A continuación, te explicamos en detalle para qué sirven los hilos tensores en diferentes zonas:

Uso de hilos tensores en la cara

  • Frente: Elevar las cejas y atenuar las arrugas horizontales.
  • Ojos: Disminuir las patas de gallo y las bolsas palpebrales.
  • Pómulos: Reducir la flacidez y mejorar la definición del pómulo.
  • Mejillas: Elevar las mejillas y atenuar las líneas de marioneta.
  • Surco nasogeniano: Disminuir la profundidad de dicho surco.
  • Labios: Definir el contorno labial y eliminar las arrugas periorales.
  • Mandíbula: Reducir la flacidez y mejorar la definición del óvalo facial.
  • Cuello: Disminuir la flacidez y eliminar las arrugas del cuello.

Uso de hilos tensores en el cuerpo

  • Pecho: Reducir la flacidez del pecho y mejorar la forma y el escote.
  • Abdomen: Tensar la piel del abdomen y eliminar las estrías.
  • Brazos: Reducir la flacidez de los brazos.
  • Muslos: Tensar la piel de los muslos y eliminar la celulitis.
  • Glúteos: Elevar y reafirmar los glúteos.

Tipos de hilos tensores 

Existen diferentes tipos de hilos tensores, ya que se pueden clasificar según su material, su forma y su función. Algunos de los tipos más comunes son:

Según su material

  • Hilos de polidioxanona (PDO): Son los más utilizados, porque son reabsorbibles y biocompatibles. Se reabsorben en el cuerpo entre 6 y 12 meses, pero los resultados pueden durar hasta dos años.
  • Hilos de ácido poliláctico (PLA): Son más duraderos que los hilos PDO, pero también más costosos. Se reabsorben en el cuerpo entre 18 y 24 meses, y los resultados pueden durar hasta tres años.
  • Hilos de PEEK: Son los más duraderos de todos, ya que no son reabsorbibles. Se utilizan para corregir defectos faciales más severos.
Te puede interesar:  PRP Capilar: Qué es, Cómo funciona, Beneficios y Precio

Según su forma

  • Hilos lisos: Se utilizan para estimular la producción de colágeno y mejorar la textura de la piel.
  • Hilos espiculados: Tienen pequeños conos que se anclan en el tejido subcutáneo para proporcionar un efecto tensor más intenso.
  • Hilos multifilamento: Están formados por varios filamentos trenzados, lo que les proporciona una mayor resistencia y un efecto tensor más duradero.

Según su función

  • Hilos de lifting facial: Se utilizan para levantar y tensar la piel.
  • Hilos de redensificación: Se utilizan para estimular la producción de colágeno y mejorar la textura de la piel.
  • Hilos de relleno: Se utilizan para rellenar arrugas y surcos.

¿Cómo se ponen los hilos tensores?

La colocación de hilos tensores es un procedimiento ambulatorio que se realiza en una consulta médica. El procedimiento suele durar entre 30 y 60 minutos, dependiendo de la zona a tratar y la cantidad de hilos que se utilicen. Los pasos que se suelen seguir son los siguientes:

  • Se aplica una crema anestésica en la zona a tratar.
  • Se marca la zona donde se colocarán los hilos.
  • Se insertan los hilos debajo de la piel utilizando una aguja muy fina.
  • Se tensan los hilos para lograr el efecto deseado.
  • Se cortan los hilos sobrantes.

Beneficios de los hilos tensores

Los hilos tensores han ido ganando popularidad porque aportan beneficios como:

  • Rejuvenecimiento facial, ya que atenúan las arrugas y líneas de expresión, levantan las cejas, pómulos y mejillas, mejorando la definición del óvalo facial.
  • Reafirmación corporal, reduciendo la flacidez en zonas como el abdomen, los brazos, los muslos y los glúteos.
  • Mejora la textura de la piel aumentando la luminosidad y la hidratación.
  • Procedimiento ambulatorio, es decir, no se requiere cirugía estética ni anestesia general.
  • Los resultados son visibles de forma inmediata y pueden durar hasta dos años.
  • Mínimamente invasivo, es decir, no deja cicatrices.
  • La recuperación es bastante rápida y no muy compleja.
  • La mejoría en la apariencia beneficia el estado anímico y aumenta los niveles de confianza.

Cuidados después de un tratamiento con hilos tensores

Luego de realizarnos un procedimiento estético, es muy importante que sepamos y sigamos los cuidados indicados por el médico, para prevenir complicaciones y asegurar buenos resultados. En el caso de los hilos tensores, los cuidados recomendados son:

Te puede interesar:  Cirugía de Ginecomastia: Qué es, Para qué Sirve, Cuidados y Precio

Durante las primeras 24 horas

  • Aplica frío en la zona tratada: Puedes usar una compresa fría o una bolsa de hielo durante 10-15 minutos cada hora.
  • Evita tocar la zona tratada: Tocar la zona tratada aumenta los riesgos de infección.
  • Duerme boca arriba: Esto ayudará a evitar que los hilos se desplacen.
  • Toma analgésicos si es necesario: Puedes tomar paracetamol o ibuprofeno para aliviar el dolor.

Durante la primera semana

  • Evita realizar ejercicio físico intenso: El ejercicio aumenta la inflamación y el riesgo de que los hilos se muevan.
  • Evita exponerte al sol: El sol aumenta la inflamación y la pigmentación de la piel.
  • No uses maquillaje ni productos cosméticos: Estos productos pueden irritar la piel.
  • Evita gesticular en exceso: Esto puede aumentar la tensión en los hilos y el riesgo de que se desplacen.

Efectos secundarios de los hilos tensores

Colocarse hilos tensores es muy seguro, pero como cualquier procedimiento médico, puede tener algunos efectos secundarios. La mayoría de los efectos secundarios son leves, transitorios, y desaparecen por sí solos en pocos días, entre estos se encuentran:

  • Dolor: El dolor suele ser leve y perfectamente controlable con analgésicos.
  • Inflamación: La inflamación también suele ser leve y desaparece en pocos días.
  • Hematomas: Los hematomas son pequeños moretones que suelen aparecer en la zona tratada.
  • Sensibilidad al tacto: Es normal que la zona trata quede sensible al tacto durante unos días.
  • Irregularidades en la piel: En algunos casos, pueden aparecer pequeñas irregularidades en la piel.

En casos raros, pueden ocurrir efectos secundarios más graves, como:

  • Infección: La infección es un riesgo poco común, pero puede ser grave.
  • Reacción alérgica: También muy poco común pero posible.
  • Desplazamiento de los hilos: En algunos casos, los hilos pueden desplazarse de su posición original.

¿Cómo mantener los hilos tensores? Consejos 

Los hilos tensores son un tratamiento eficaz para combatir los signos de la edad y mejorar la apariencia del rostro y el cuerpo. Sin embargo, para prolongar los resultados del tratamiento, es importante seguir algunos cuidados generales:

  • Evita la exposición solar directa: El sol daña la piel y acelera el proceso de envejecimiento. Usa protector solar con factor de protección solar (FPS) alto todos los días, incluso en los días nublados.
  • Hidrata tu piel: Una piel hidratada es una piel más sana y elástica. Bebe mucha agua y usa cremas hidratantes faciales y corporales con regularidad.
  • Lleva una dieta sana y equilibrada: Una dieta sana y equilibrada aportará a tu piel los nutrientes que necesita para estar sana. Consume frutas, verduras, proteínas y cereales integrales.
  • Evita fumar: Fumar daña la piel y acelera el proceso de envejecimiento.
  • Duerme lo suficiente: El sueño es esencial para la salud de la piel. Duerme al menos 7-8 horas cada noche y asegúrate de que sea un sueño de calidad.

¿Cuánto dura el efecto de los hilos tensores?

La duración del efecto de los hilos tensores depende de varios factores, como:

  • El tipo de hilo utilizado: Los hilos de PDO se reabsorben en el cuerpo entre 6 y 12 meses, mientras que los hilos de PLLA duran entre 18 y 24 meses.
  • La cantidad de hilos utilizados: Cuantos más hilos se usen, mayor será la duración del efecto.
  • La zona tratada: Los resultados en zonas con mayor movimiento, como la frente o los ojos, suelen durar menos tiempo.
  • La edad y el estado de la piel del paciente: Los pacientes con una piel más joven y elástica obtendrán resultados más duraderos.
  • Los cuidados posteriores al tratamiento: Seguir las instrucciones de tu médico sobre los cuidados posteriores al tratamiento claramente ayudará a prolongar los resultados.
Te puede interesar:  MIA Femtech: Qué es, Cuánto cuesta y En qué consiste

En general, el efecto de los hilos tensores durará entre 12 y 18 meses. 

¿Cuál es el costo de los hilos tensores?

Actualmente, el costo de un tratamiento con hilos tensores puede oscilar entre 500 € y 1.000 €. La variación en considerable debido a que muchas clínicas estéticas en Madrid ofrecen este procedimiento junto a otros como limpiezas faciales o masajes. Esta oferta más completa hace que el precio final aumente. Además, hay que tener en cuenta que dependiendo de la reputación de la clínica o del expertise del profesional en medicina estética, el precio también aumentará.

Conclusión 

En conclusión, los hilos tensores son una opción atractiva para quienes desean mejorar la apariencia facial sin recurrir a la cirugía plástica reconstructiva. Su capacidad para tensar y levantar la piel de manera natural, junto con el hecho de ser un procedimiento no invasivo y poseer tiempos de recuperación reducidos, los convierte en una opción atractiva para muchos. Sin embargo, es esencial recordar que cada individuo es único, y los resultados van a variar según los factores mencionados. Antes de realizarte el procedimiento, asegúrate de tener expectativas realistas y entender bien cuáles son tus posibles resultados.