Hiperlaxitud o Dilatación Vaginal: Qué es, Causas, Síntomas y Solución

concepto de salud de la mujer con útero

Table of Contents

La hiperlaxitud o dilatación vaginal es un término que suscita una variedad de preguntas y preocupaciones entre las mujeres en general. A menudo, existe confusión sobre lo que implica, sus posibles causas y, lo más importante, cómo abordarlo de manera efectiva. En este artículo, te explicaremos en detalle qué es la hiperlaxitud vaginal, las causas subyacentes que pueden llevar a su desarrollo, los síntomas que llegan a  indicar su presencia y las opciones de tratamiento disponibles. Al comprender mejor este tema, se pueden tomar decisiones más informadas sobre la salud reproductiva y buscar el apoyo adecuado cuando sea necesario.

¿Qué es la hiperlaxitud o dilatación vaginal?

La hiperlaxitud vaginal, también conocida como dilatación vaginal, se caracteriza por una sensación de ampliación en la vagina debido a la falta de firmeza en sus paredes. Este fenómeno puede resultar en un incremento del tamaño vaginal y disminución de la sensibilidad durante las relaciones sexuales.

Causas de la hiperlaxitud vaginal 

La hiperlaxitud vaginal no ocurre de forma repentina y sin ninguna causa visible. Las razones detrás de que pasen pueden ser:

El parto

Durante el embarazo y el parto, la vagina experimenta una distensión significativa que puede resultar en laxitud vaginal.

Distensión intensa

La sobrecarga mecánica también juega un papel importante en la hiperlaxitud vaginal. Condiciones como la obesidad o la participación en deportes de alto impacto que afectan el suelo pélvico llegan a ser factores desencadenantes.

La salud

Asimismo, ciertas enfermedades que afectan la regeneración de tejidos, como las alteraciones del colágeno, así como la diabetes, pueden contribuir a la hiperlaxitud vaginal al debilitar la estructura de los tejidos vaginales.

La edad

El envejecimiento y los cambios hormonales, especialmente durante la menopausia, también influyen en la elasticidad de la vagina. La atrofia y la sequedad vaginal asociadas con la menopausia pueden llevar a una disminución adicional de la firmeza y la tonicidad de las paredes vaginales. 

Síntomas de una dilatación vaginal

Los síntomas de la dilatación vaginal suelen variar según la causa subyacente, pero existen algunas señales que ayudan a identificar esta condición:

Sensación de amplitud vaginal

Se experimenta una sensación de que la vagina está más amplia o floja de lo habitual. Esta percepción de espacio adicional suele ser uno de los primeros signos de hiperlaxitud vaginal.

Pérdida de sensibilidad durante el coito

La dilatación vaginal casi siempre provoca una disminución en la fricción durante las relaciones sexuales, lo que a su vez lleva a una reducción en la sensibilidad y el placer sexual. 

Incontinencia urinaria

En algunos casos, está asociada con la incontinencia urinaria. Esto puede manifestarse como escapes de orina durante actividades como toser, estornudar o hacer ejercicio.

Te puede interesar:  Lifting Facial: Qué es, en Qué consiste y Para Qué Sirve

Sequedad vaginal

Algunas mujeres pueden experimentar sequedad vaginal. La falta de elasticidad y tonicidad en las paredes vaginales contribuye a la sequedad, lo que también causa molestias durante las relaciones sexuales y en la vida diaria.

Alteraciones en el aspecto de los genitales

En casos más avanzados, pueden observarse cambios visibles en los genitales externos.

Diagnóstico de la laxitud vaginal

El diagnóstico de la hiperlaxitud vaginal implica un proceso integral que debería incluir los siguientes pasos:

Historia clínica detallada

Durante esta fase, el médico recopila información relevante sobre los antecedentes médicos y obstétricos de la paciente. Se indaga sobre embarazos anteriores, partos, menopausia, obesidad, hábitos de vida como tos crónica, estreñimiento, participación en deportes de impacto, entre otros factores que podrían estar relacionados con la hiperlaxitud.

Exploración física

Se lleva a cabo una evaluación física para examinar el tono, la elasticidad, el diámetro y la forma de la vagina. Además, se busca la presencia de otros signos de disfunción del suelo pélvico, como la incontinencia urinaria o el prolapso.

Valoración funcional

En esta etapa, se evalúa la función de los músculos del suelo pélvico. Se pueden utilizar dispositivos especializados como el perineómetro o el biofeedback para medir la fuerza, la resistencia y la coordinación de estos músculos.

Valoración de la calidad de vida y la satisfacción sexual

Se utilizan cuestionarios estandarizados para comprender el impacto que la hiperlaxitud vaginal tiene en la calidad de vida física, psicológica y social de la mujer, así como en su satisfacción sexual y la de su pareja.

Consecuencias de la hiperlaxitud vaginal

La hiperlaxitud vaginal acarrea una serie de consecuencias que afectan tanto la salud física como emocional de las mujeres. Es por eso que su identificación y diagnóstico es tan crucial. Las consecuencias de una hiperlaxitud son:

Incontinencia urinaria

La debilidad de los músculos del suelo pélvico dificulta el control de la vejiga, lo que da lugar a escapes involuntarios de orina al toser, estornudar, reír, saltar o hacer ejercicio. Estos episodios de incontinencia urinaria impactan negativamente en la autoestima, la higiene y la calidad de vida en general.

Prolapso genital

Provoca el desplazamiento hacia abajo de los órganos pélvicos (útero, vejiga, recto), lo que se conoce como prolapso. Este fenómeno puede manifestarse con síntomas como sensación de peso o bulto en la vagina, dificultad para orinar o defecar, infecciones urinarias recurrentes, sangrado vaginal o dolor pélvico.

Te puede interesar:  Rinoplastia Ultrasónica: Qué es y lo que necesitas saber 2024 

Alteraciones psicológicas y emocionales

La hiperlaxitud vaginal también tiene un impacto negativo en la autoimagen, la confianza y la seguridad de las mujeres. Esto puede desencadenar el desarrollo de problemas psicológicos como depresión, ansiedad, estrés, baja autoestima, aislamiento social o dificultades de comunicación.

Problemas y malestar durante las relaciones sexuales

La pérdida de tensión y firmeza de las paredes vaginales suele reducir significativamente la sensibilidad y el placer sexual. Pero sobre esto, te comentamos más adelante.

¿Puede la dilatación vaginal afectar mi vida sexual?

La dilatación vaginal puede afectar la vida sexual de una persona de varias maneras, debido a que se llegan a presentar problemas como:

Disminución del placer sexual

La dilatación vaginal afecta la sensación durante las relaciones sexuales, reduciendo el nivel de disfrute en general. 

Problemas de autoestima y autoimagen corporal

Sentir que tu cuerpo no está funcionando correctamente o no es “normal” puede afectar la autoestima y la autoimagen corporal, lo que a su vez influye en la vida sexual y en las relaciones íntimas.

Problemas de relación

Los problemas sexuales pueden poner presión en una relación. La frustración y la incomodidad asociadas con la hiperlaxitud vaginal crean tensión entre ambas partes de la pareja.

Ansiedad y estrés relacionados con el sexo

La preocupación por el dolor o la incomodidad durante el sexo llega a generar ansiedad y estrés, como consecuencia se ve afectado el deseo sexual y la capacidad para disfrutar de la intimidad.

Tratamiento para la dilatación vaginal

El tratamiento para la hiperlaxitud vaginal depende de la causa subyacente y la gravedad del problema. Aquí hay algunas de las opciones de tratamiento que suelen considerarse:

Terapia física

En casos de dilatación vaginal causada por tensión muscular o problemas de control muscular, la terapia física suele ser útil. Esto generalmente incluye ejercicios de fortalecimiento muscular, técnicas de relajación y masajes para ayudar a liberar la tensión en los músculos del suelo pélvico.

Medicamentos

En algunos casos, se recetan medicamentos para tratar las condiciones subyacentes que contribuyen a la dilatación vaginal, como infecciones, sequedad vaginal o trastornos hormonales.

Cirugía

En casos graves o persistentes de hiperlaxitud vaginal, la cirugía estética puede ser necesaria. Esto llega a incluir procedimientos como la vaginoplastia, que reconstruye o refuerza la vagina, o la cirugía para corregir problemas estructurales como malformaciones congénitas.

Si estás pensando en realizarte una cirugía, te recomiendo leer: Diferencias entre cirugía plástica, cirugía estética y cirugía reparadora

Láser genital

Este tratamiento se basa en una pieza de mano específica diseñada para la zona vaginal y un programa ajustado para tratar la hiperlaxitud. Al utilizar un escáner dentro del canal vaginal, el láser logra dirigirse directamente a la mucosa vaginal y uretral, generando una contracción inmediata de la misma. Además, mediante su efecto de bioestimulación, estimula la producción de nuevo colágeno, fortaleciendo las paredes del área, promoviendo una mucosa más saludable y renovada. El protocolo de tratamiento suele constar de tres sesiones espaciadas un mes, cada una de aproximadamente 20 minutos, sin necesidad de anestesia ni postoperatorio domiciliario. Después del tratamiento, se recomienda mantener la zona limpia y utilizar un lubricante acuoso, abstenerse de relaciones sexuales y no usar tampones durante 7 días.

Te puede interesar:  Mejores Academias de Estética en Granada 2024 

En cuanto a tus genitales, si eres una persona que le importa la salud de tus zonas íntimas, te recomiendo leer: Todo sobre el blanqueamiento anal y genital

 

Visítanos en nuestra clínica de ginecología en Granada

¿Buscas atención ginecológica y obstétrica de calidad en Granada? La clínica de la Dra. Escudero Turpín es tu mejor opción. Ofrecemos una amplia gama de servicios para mujeres de todas las edades, incluyendo:

  • Revisiones ginecológicas completas
  • Control del embarazo
  • Parto
  • Planificación familiar
  • Menopausia
  • Patología ginecológica

Nuestra clínica cuenta con:

  • Un equipo médico altamente cualificado y experimentado
  • Un ambiente acogedor y confortable
  • Atención personalizada y de calidad

La Dra. Escudero Turpín es una ginecóloga y obstetra con amplia experiencia y formación en España. Se especializa en la atención prenatal, el parto, la planificación familiar, la menopausia y la patología ginecológica. Su filosofía de atención se basa en la atención personalizada y de calidad a sus pacientes.

Si estás buscando una clínica ginecológica en Granada donde te sientas cómoda y segura, no dudes en acudir a la clínica de la Dra. Escudero Turpín.

Conclusión 

En resumen, la hiperlaxitud vaginal es una condición que puede afectar significativamente la calidad de vida de las mujeres, pero es importante recordar que no están solas. Al buscar orientación médica y educarse sobre esta condición, se pueden tomar medidas para abordarla de manera efectiva y recuperar el bienestar físico y emocional. Con un enfoque multidisciplinario que incluya la atención médica especializada, terapias físicas y opciones de tratamiento personalizadas, es posible mitigar los síntomas y volver a la normalidad. Es crucial que quienes sospechen tener una hiperlaxitud se sientan capacitadas para discutir abiertamente sus preocupaciones con los profesionales de la salud y buscar el apoyo necesario para navegar por este desafío de manera positiva. En última instancia, al hacerlo, se promueve una mayor conciencia y comprensión del problema, lo que contribuye a una mejor salud y bienestar en general.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies