Lobuloplastia: Qué es, Procedimiento, Precio y Cuidado

mujer con oreja pequeña

Table of Contents

¿Cansado de que tus lóbulos de las orejas te hagan sentir incómodo o avergonzado? Si es así déjanos decirte que puedes hacerte una lobuloplastia. Este procedimiento quirúrgico ambulatorio tiene como objetivo corregir imperfecciones en los lóbulos de las orejas. En el siguiente artículo, te guiaremos a través de todo lo que necesitas saber sobre la lobuloplastia, desde qué esperar durante la cirugía estética hasta cómo cuidar tus orejas después del procedimiento. También te contaremos sobre costos asociados con ella y te brindaremos algunos puntos clave para ayudarte a tomar una decisión informada sobre si este procedimiento es adecuado para ti.

¿Qué es una lobuloplastia?

La lobuloplastia es un procedimiento quirúrgico ambulatorio que se realiza para corregir o reparar los lóbulos de las orejas, ya sea por trauma, uso de expansores o la edad. Se realiza con anestesia local y generalmente no requiere hospitalización.

Procedimiento de una lobuloplastia

Para que sepas bien como es un procedimiento de lobuloplastia te lo dejamos explicado de forma sencilla a continuación:

Preparación del paciente

Lo primero es llegar al consultorio del cirujano plástico en CDMX o al centro quirúrgico el día programado para la intervención. Antes de la cirugía plástica reconstructiva, se te pedirá que te cambies a una bata quirúrgica y se te proporcionará cualquier información adicional necesaria sobre el procedimiento y los cuidados posteriores.

Anestesia 

La lobuloplastia se realiza comúnmente con anestesia local. Esto significa que solo se adormece el área alrededor de los lóbulos de las orejas. La administración del anestésico local es generalmente mediante una inyección, lo que puede llegar causar una leve sensación de pinchazo o ardor temporal. 

Incisión y remodelación del lóbulo

Una vez que el área está adormecida, el cirujano plástico realiza una incisión en la piel del lóbulo, generalmente en la parte posterior o en el borde inferior. Luego, se elimina el tejido dañado o estirado y se remodela el lóbulo para restaurar su forma natural.

Cierre de la incisión

Una vez completada la remodelación del lóbulo, la incisión se cierra cuidadosamente con puntos finos para promover una cicatrización óptima y minimizar la apariencia de cicatrices.

Recuperación

Después del procedimiento, te trasladarán a una sala para que puedas descansar mientras se disipa el efecto de la anestesia. Una vez que haya pasado eso y estés estable, se te darán instrucciones sobre los cuidados posteriores y se te permitirá regresar a casa.

¿Qué precio tiene una lobuloplastia?

El precio de una lobuloplastia como con cualquier operación varía, pero puede estar entre 390 € y 2.000 €, dependiendo de varios factores:

  • Ubicación del centro
  • Complejidad del procedimiento
  • Tipo de anestesia
  • Honorarios del cirujano

¿Quién es candidato para una cirugía de lobuloplastia?

La lobuloplastia es una excelente opción para personas que no están satisfechas con la apariencia de sus lóbulos de las orejas. A nivel general, se recomienda para:

  • Personas con lóbulos rasgados o agrandados a causa del uso de pendientes pesados, traumatismos o dilataciones.
  • Personas con lóbulos descolgados debido a la edad, por ejemplo.
  • Personas con lóbulos con forma irregular, ya sea por traumatismo o genética.
  • Aunque este es un procedimiento ambulatorio relativamente simple, el paciente debe estar en buen estado de salud general.
  • Personas con expectativas realistas sobre los resultados. La cirugía puede mejorar la apariencia de los lóbulos de las orejas, pero no los hará perfectos.

¿Cuánto tarda en sanar una lobuloplastia?

El tiempo de recuperación de una lobuloplastia suele ser relativamente rápido y sencillo, de hecho, la mayoría de las personas son capaces de regresar a sus actividades normales al día siguiente de la cirugía. Sin embargo, es crucial seguir las instrucciones del cirujano plástico para garantizar una cicatrización adecuada y prevenir complicaciones.  Si quieres saber de forma más clara como es el proceso de cicatrización, sigue leyendo que te explicamos:

  • Inmediatamente después de la cirugía tendrás hinchazón, enrojecimiento y dolor leve, que son todos efectos comunes y el cirujano te proporcionará una compresa fría para reducir la hinchazón y recetará analgésicos si es necesario.
  • Los primeros 3-5 días verás una disminución gradual de la hinchazón y el dolor, aquí debes evitar actividades exigentes a nivel físico y dormir boca arriba para minimizar la hinchazón.
  • De 7 a 10 días se te retiran las suturas en una cita de seguimiento aquí la cicatriz aún será visible, pero comenzará a desvanecerse con el tiempo.
  • De 2 a 4 semanas después ya habrá desaparecido la mayoría de la hinchazón y el dolor, podrás reanudar tus actividades normales de ejercicio evitando aquellas que irriten la zona como la natación.
  • De 6 a 12 meses ya la cicatrización será completa y casi imperceptible.

Cirugía lóbulo de la oreja: antes y después

Te dejamos a continuación algunos ejemplos de antes y después de una lobuloplastia:

Te puede interesar:  Rinoplastia en Valencia: Mejores 12 Clínicas 2024

Riesgos en una cirugía lobuloplastia

Si bien la lobuloplastia es un procedimiento generalmente seguro y efectivo, como cualquier intervención quirúrgica, conlleva algunos riesgos potenciales que debes considerar si planeas someterte a una. Dichos riesgos son:

  • Sangrado y/o hematoma: La posibilidad de sangrado durante o después de la cirugía es mínima, pero existe. En algunos casos, puede formarse un hematoma (acumulación de sangre) en la zona de la incisión.
  • Infección: La infección, aunque poco común, siempre puede ocurrir en cualquier cirugía, por eso se te recetarán antibióticos para prevenirla, pero es importante seguir cuidadosamente las instrucciones postoperatorias de tu cirujano para minimizar el riesgo.
  • Cicatrización: Toda cirugía deja cicatrices, dependerá de tu genética y cuidados que tan obvia quede.
  • Reacción a la anestesia: Las reacciones a la anestesia son raras, pero pueden ocurrir, como náuseas, vómitos, mareos, etc.
  • Adormecimiento o cambios en la sensibilidad: En algunos casos, puede producirse un adormecimiento temporal o permanente en el lóbulo operado debido a la lesión de pequeños nervios durante la cirugía.
  • Asimetría: Siempre existe la posibilidad de que un lóbulo quede ligeramente más alto, más bajo, o con una forma diferente que el otro.
  • Necrosis tisular: La necrosis tisular (muerte de tejido) es una complicación poco común, pero grave.
  • Problemas de cicatrización: Además de la formación de queloides, la cicatrización puede verse afectada por factores como la edad, el tipo de piel y la exposición solar.
  • Resultados insatisfactorios: Si bien la cirugía puede mejorar significativamente la apariencia de tus lóbulos, no garantiza un resultado perfecto.

Cuidados para una cirugía de lóbulo de la oreja

Un pilar fundamental a la hora de someternos a un procedimiento estético, especialmente si es quirúrgico, es saber cuáles son los cuidados que debemos tener. No nos referimos a los cuidados posoperatorios solamente, sino a los preoperatorios y a los del mismo día de la cirugía. Cuanto más sepamos mayores serán las chances de que todo salga bien. A continuación te dejamos un punteo de los cuidados recomendados para una lobuloplastia:

  • Evitar ciertos medicamentos: Es posible que debas dejar de tomar algunos medicamentos, como anticoagulantes o aspirina, durante un período de tiempo antes de la cirugía.
  • Dejar de fumar: Fumar retrasa la cicatrización y aumenta el riesgo de complicaciones, por lo que te pedirán que dejes de fumar al menos dos semanas antes de la cirugía.
  • Evitar el alcohol: El alcohol también puede interferir con la cicatrización y aumentar el riesgo de sangrado, evítalo al igual que el tabaco o cigarro.
  • Realizar exámenes de laboratorio: Es posible que tu cirujano te ordene algunos exámenes de laboratorio para asegurarse de que estás en buen estado de salud para la cirugía. 
  • Organízate con tiempo: Si consideras que necesitarás ayuda después de la operación, asegúrate de organizarlo con tiempo.
  • Llegar con anticipación: Se te pedirá que llegues a la clínica o al hospital con al menos una hora de anticipación a la cirugía para completar los trámites y prepararte para el procedimiento.
  • No usar maquillaje ni joyas: No debes usar maquillaje ni joyas en la zona de la incisión.
  • Aplicar compresas frías: Las compresas frías logran ayudar a reducir la hinchazón y el dolor durante los primeros días después de la cirugía.
  • Mantener la zona limpia y seca: Lava la zona de la incisión con jabón suave y agua tibia dos veces al día, asegurándote de secarla bien con toques suaves.
  • Evitar tocar o rascar la costra: La costra protegerá la incisión mientras cicatriza. No la toques ni la rasques, ya que esto podría retrasar la cicatrización o aumentar el riesgo de infección.
  • Tomar los medicamentos recetados: Toma los medicamentos recetados por tu cirujano según las indicaciones, ya sean analgésicos, antibióticos o medicamentos para reducir la hinchazón.
  • Evitar actividades extenuantes: Durante la primera semana después de la cirugía, debes evitar actividades extenuantes que puedan aumentar el flujo de sangre a la zona operada y provocar sangrado o hinchazón.
  • Dormir boca arriba: Dormir boca arriba durante las primeras noches después de la cirugía te ayudará a reducir la hinchazón.
  • Proteger la zona del sol: Es importante proteger la zona operada del sol durante al menos un año después de la cirugía, usando un protector solar de alta protección SPF 30 o superior.
  • Evitar usar pendientes: No debes usar pendientes en los lóbulos operados durante al menos 6 semanas después de la cirugía, o hasta que tu cirujano te lo indique.
  • Asistir a citas de seguimiento: Deberás asistir a citas de seguimiento con tu cirujano para que controle tu progreso y retire las suturas (si las hay).

Conclusión 

En resumen, la lobuloplastia es una excelente manera de mejorar la apariencia de tus lóbulos de las orejas y aumentar la confianza en ti mismo. Si estás considerando este procedimiento, es importante que consultes con un cirujano plástico calificado para discutir tus expectativas y asegurarte de que es la opción correcta para ti. A la hora de elegir cirujano o centro donde realizarla, asegúrate de haber consultado con varios y priorizar tu salud.