Malarplastia: Qué es, Tipos, Resultados y Precios

doctora revisando rostro de paciente

Table of Contents

La malarplastia es un procedimiento estético diseñado para mejorar la apariencia del rostro mediante la modificación de la estructura de los pómulos. Existen diferentes razones por las cuales una persona podría decidir hacerse este procedimiento, pero para tomar una decisión definitiva es necesario conocer bien de que se trata y sus potenciales riesgos. En este artículo, te explicaremos qué es la malarplastia, los diferentes tipos de procedimientos que hay, cuanto cuesta, qué ventajas trae, cuáles son sus complicaciones potenciales y todo lo que necesitas saber para decidir si es lo que buscas o no.

¿Qué es la cirugía malarplastia?

La malarplastia, también conocida como cirugía de aumento de pómulos permanente o lifting de pómulos, es un procedimiento quirúrgico estético facial diseñado para mejorar la apariencia y la armonía de los pómulos. Los pómulos son los huesos prominentes ubicados en la parte media de la cara, justo debajo de los ojos y a los lados de la nariz, que juegan un papel fundamental en la definición del contorno facial y en la percepción general de la juventud y la vitalidad.

Tipos de malarplastia 

Según el objetivo que se persiga, existen dos tipos principales de malarplastia:

Malarplastia de aumento

Aumenta el volumen de los pómulos mediante la colocación de implantes o injertos de grasa. Estos implantes suelen ser de silicona sólida y se colocan sobre el hueso malar a través de incisiones dentro de la boca o en el párpado inferior. Si se realiza con grasa, la grasa se obtiene mediante liposucción de otra parte del cuerpo y luego se inyecta en los pómulos.

Malarplastia de reducción

Reduce el volumen de los pómulos mediante la eliminación de hueso o grasa en el área, disminuyendo pómulos excesivamente grandes o pronunciados, suavizando los rasgos faciales y creando una apariencia más femenina o masculina (según el caso).

¿Cómo se realiza una cirugía de pómulos?

Esta cirugía plástica reconstructiva se puede realizar de diferentes maneras según el objetivo deseado y las características del paciente. En general, los pasos a seguir son los siguientes:

Anestesia

La cirugía de pómulos suele realizarse bajo anestesia local con sedación, lo que significa que estará despierto pero adormecido y relajado. En algunos casos, puede ser necesaria la anestesia general, especialmente si se trata de un procedimiento complejo o si el paciente lo prefiere.

Incisiones

Las incisiones suelen realizarse dentro de la boca, en el pliegue superior de la encía y el labio superior, o en el párpado inferior en caso de que sea para aumentar volumen. Es decir, que depende del objetivo que la malarplastia tenga, la incisión que se realizará.

Colocación de implantes o injertos de grasa

Si se realiza un aumento de pómulos, el cirujano creará un bolsillo debajo del hueso malar y colocará el implante o injerto de grasa en su lugar. Los implantes se fijan en su lugar con tornillos o suturas y si es con grasa, la grasa se inyecta cuidadosamente en el área de los pómulos.

Te puede interesar:  La nueva agencia de marketing que está revolucionando la captación de pacientes en España

Reposicionamiento o eliminación de hueso o grasa

Si se realiza una reducción o reposicionamiento de pómulos, el cirujano utilizará instrumentos especiales para eliminar o reposicionar el hueso o la grasa según sea necesario.

Sutura y cierre de incisiones

Una vez finalizado el procedimiento, el cirujano suturará cuidadosamente las incisiones y las cubrirá con vendajes. La recuperación de la cirugía de pómulos suele ser relativamente rápida y la mayoría de los pacientes pueden volver a sus actividades normales en pocos días.

¿Cómo saber si soy candidato para una malarplastia? 

Determinar si eres candidato a una malarplastia requiere una evaluación personalizada por parte de un cirujano plástico facial calificado. En la consulta preoperatoria, el cirujano considerará diversos aspectos para determinar tu idoneidad, incluyendo:

  • Tu salud general: Es fundamental que goces de buena salud y no padezcas ninguna condición médica que pueda afectar la cirugía o la recuperación.
  • Tus expectativas: Es crucial tener expectativas realistas sobre los resultados de la malarplastia.
  • Características faciales: El cirujano evaluará la forma y el volumen actuales de tus pómulos, así como la elasticidad de tu piel.
  • Motivación y actitud: La malarplastia es una decisión electiva, por lo que tu motivación y actitud positiva son esenciales.
  • Factores adicionales: El cirujano también considerará tu historial médico, hábitos de consumo (como fumar) y otros factores que considere pertinentes.

Precio de una cirugía de malarplastia 

El precio de una cirugía de malarplastia varía considerablemente y depende de:

  • Honorarios del cirujano
  • Técnica quirúrgica
  • Tipo de anestesia
  • Ubicación de la clínica estética en Madrid 
  • Costos de hospitalización
  • Pruebas y medicamentos preoperatorios

En general, puede oscilar entre los 2.500 € y los 6.000 €.

¿Cuánto dura una cirugía de pómulos?

Nuevamente, no hay un número específico y la duración de la operación cambiará según:

  • El tipo de malarplastia, la de aumento suele durar entre 1 y 2 horas, mientras que la de reducción suele durar entre 2 y 3 horas.
  • La experiencia del cirujano
  • La complejidad del procedimiento

¿Puedo combinar la cirugía de pómulos con otros procedimientos?

Sí, en algunos casos, la malarplastia se puede combinar con otros procedimientos de cirugía plástica facial como la rinoplastia, el lifting facial o las inyecciones de relleno facial. De cualquier manera, es el cirujano plástico que vaya a realizar la operación quien puede determinar que procedimientos se pueden hacer en simultáneo y que procedimientos no.

Ventajas de la malarplastia 

Realizarte una malarplastia trae beneficios como:

Te puede interesar:  Braquioplastia: Qué es, Precio, Duración y Postoperatorio

Rejuvenecimiento facial

La malarplastia ayuda a restaurar el volumen perdido en los pómulos debido al envejecimiento, lo que da como resultado una apariencia juvenil y fresca. También reduce las líneas finas y arrugas alrededor de las mejillas y la boca. 

Mejora la simetría facial

La malarplastia puede corregir asimetrías en los pómulos, lo que resulta en un rostro más equilibrado y armonioso. Esto puede ser particularmente beneficioso para personas que han sufrido lesiones faciales o que tienen afecciones congénitas que afectan la simetría facial.

Aumento de la confianza en ti mismo

Sentirnos bien con nuestra apariencia tiene un impacto positivo en nuestra autoestima y la confianza que tenemos en nosotros mismo. La malarplastia casi siempre ayuda a las personas a sentirse más seguras y atractivas, mejorando así su calidad de vida en general.

Versatilidad

La malarplastia se puede utilizar para lograr gran variedad de resultados, desde un sutil rejuvenecimiento hasta cambios más dramáticos en la apariencia facial. El cirujano plástico facial puede adaptar la técnica y los implantes o injertos utilizados para satisfacer las necesidades y objetivos específicos de cada paciente.

Resultados duraderos

Los resultados de la malarplastia son duraderos, ya que los implantes o injertos utilizados son permanentes. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el proceso de envejecimiento natural continuará afectando la apariencia del rostro con el tiempo.

Complicaciones de la malarplastia 

Como cualquier procedimiento quirúrgico, la malarplastia conlleva ciertos riesgos y complicaciones. La realidad es que la mayoría de estas complicaciones son poco comunes y manejables con atención médica adecuada. Más allá de esto es importante conocerlas y tenerlas presentes a la hora de decidir si realizarse la malarplastia o no. Dichas complicaciones son:

  • Sangrado y hematomas: En la mayoría de los casos, estos efectos son leves y se resuelven por sí solos.
  • Infección: La infección, aunque poco común, es potencialmente grave. Los síntomas de infección incluyen enrojecimiento, hinchazón, dolor, calor y pus en el sitio de la incisión.
  • Lesiones nerviosas: Los nervios faciales delicados cerca de los pómulos pueden sufrir daños durante la cirugía, causando entumecimiento, debilidad, parálisis temporal o permanente.
  • Desplazamiento de implantes o injertos: En algunos casos, los implantes o injertos utilizados en la malarplastia pueden desplazarse de su posición original.
  • Cicatrices: Todas las cirugías dejan cicatrices. En la malarplastia, las cicatrices generalmente se ubican donde son menos visibles.
  • Reacciones a la anestesia: Algunas personas experimentan reacciones alérgicas o de otro tipo a la anestesia utilizada.
  • Resultados insatisfactorios: Siempre existe la posibilidad de que los resultados de la malarplastia no sean del todo satisfactorios, de ahí la importancia de tener expectativas realistas.

Cuidados tras cirugía de pómulos 

Los cuidados postoperatorios son vitales para una recuperación adecuada y para obtener los mejores resultados. Tu cirujano te proporcionará instrucciones específicas, pero en general, los cuidados postoperatorios incluyen las siguientes recomendaciones:

Te puede interesar:  Mejores Academias de Estética en Barcelona 2024 

Manejo del dolor y la inflamación

Para reducir la inflamación y el dolor, aplica compresas frías en la zona de la incisión durante las primeras 24-48 horas. Además, lo ideal es que trates de llevar una dieta blanda y fácil de digerir, evitando alimentos duros, picantes o salados que puedan irritar la zona de la incisión.

Mantener la higiene

Mantén la zona de la incisión limpia y seca, lavando tus manos antes de tocar la zona y siguiendo las instrucciones de tu cirujano para limpiarla adecuadamente. Es importante evitar fumar durante al menos dos semanas después de la cirugía, ya que fumar retarda la cicatrización y aumenta el riesgo de complicaciones. Del mismo modo, evita el alcohol durante el mismo período, puesto que te deshidrata y aumenta el riesgo de sangrado.

Proteger la zona del sol

Protege la zona de la incisión del sol directo durante al menos seis semanas, usando protector solar de alto factor de protección cuando salgas al aire libre. Usa gafas de sol grandes para proteger tus ojos de la luz solar y del viento. Si usas lentes de contacto, evita usarlos durante al menos dos semanas y consulta con tu oftalmólogo sobre cuándo puedes volver a usarlos.

Sueño adecuado

Duerme boca arriba con la cabeza elevada durante la primera semana para reducir la hinchazón. Es tu cirujano quien puede decirte cuando y como debes ir adaptando tus hábitos de sueño. 

Evitar la actividad física

Evita hacer ejercicio extenuante durante al menos dos semanas después de la cirugía, nuevamente, es tu cirujano quien te dará instrucciones específicas sobre cuándo puedes retomar tu rutina de ejercicios habitual. No uses maquillaje en la zona de la incisión durante al menos dos semanas y consulta con tu cirujano sobre cuándo puedes volver a usarlo.

Prestar atención

Por último, mantente atento a las señales de infección, como enrojecimiento, hinchazón, dolor, calor o pus en la zona de la incisión, y comunícate con tu cirujano de inmediato si observas alguno de estos síntomas.

Conclusión 

En conclusión, la malarplastia es un procedimiento perfectamente personalizable a las necesidades y objetivos específicos de cada persona, ofreciendo ventajas importantes. Sin embargo, es necesario contar con el asesoramiento de un cirujano plástico calificado para garantizar resultados óptimos y seguros. Considerar los aspectos financieros y los posibles riesgos asociados también es fundamental para tomar una decisión informada.