Reducción de Pecho: Precio, Riesgos y Cómo queda

Mujer joven en camiseta tocándose las mamas

Table of Contents

Así como hay mujeres que quieren un aumento de pecho también hay un porcentaje importante de mujeres que sufren de incomodidad física, dolor crónico o limitaciones en su calidad de vida debido al tamaño excesivo de sus senos. Hoy en día existe un procedimiento quirúrgico que puede ayudarles a superar todos esos problemas, la mamoplastia de reducción. En este artículo te hablaremos de ella, desde el precio hasta los riesgos y los cuidados postoperatorios.

¿Qué es una reducción de pechos?

La reducción de pechos, como su nombre bien lo indica y también conocida como mamoplastia de reducción, es un procedimiento quirúrgico cuyo objetivo principal es disminuir el tamaño y peso de los senos de la paciente.

¿Cómo es una operación de reducción de pecho? 

El proceso de la operación comienza en el momento en el que la paciente debe realizarse una serie de exámenes médicos y de laboratorio para evaluar su estado de salud general. Junto a esto se debe informar al cirujano sobre cualquier medicamento que se esté tomando, alergias o enfermedades preexistentes. Una vez se le da luz verde para proseguir con la cirugía estética la misma cuenta con los siguientes pasos: 

  • Anestesia: La cirugía se realiza bajo anestesia general, lo que significa que la paciente estará dormida y libre de dolor durante todo el procedimiento.
  • Procedimiento: El cirujano realizará las incisiones según el tipo de cirugía elegido. Luego, procederá a extirpar el exceso de piel, grasa y tejido glandular. El pezón y la areola se reubicarán en la nueva posición deseada.
  • Cierre de las incisiones: Una vez que se haya extraído el tejido excedente, el cirujano cerrará las incisiones con suturas o grapas. Se colocará un vendaje para proteger el área y evitar la hinchazón.
  • Duración de la cirugía: La duración de la cirugía de reducción de pechos puede variar entre dos y cuatro horas, dependiendo del tamaño y complejidad.
  • Hospitalización: En la mayoría de los casos, la paciente no necesita permanecer hospitalizada después de la cirugía muchos días y podía regresar a su casa el mismo día o al día siguiente.

¿Cuánto cuesta una reducción de pecho?

El precio de una reducción de pecho oscila entre los 5.000 € y los 6.000 €, dicha variación se debe a que los siguientes factores determinan el precio final:

Beneficios de la reducción de pechos 

Esta cirugía está indicada para mujeres que presentan pechos excesivamente grandes en relación con el resto de su cuerpo, habiendo llegado a tal punto que les ocasiona molestias físicas y emocionales. En casos así, una reducción de pechos aporta beneficios como:

  • Alivia el dolor de espalda, cuello y hombros: El peso excesivo de los senos suelen generar dolor en estas zonas, especialmente en la espalda alta y el cuello.
  • Reduce la irritación de la piel bajo los senos: El roce constante de los senos con la piel generalmente ocasiona irritación, enrojecimiento y sarpullidos, especialmente en los días de verano.
  • Mejora la postura: El peso excesivo de los senos puede hacer que la paciente adopte una postura encorvada, ocasionando problemas de espalda y cuello. 
  • Mejora la respiración: En casos extremos, los senos grandes pueden dificultar la respiración profunda. 
  • Aumenta la confianza en sí misma: Muchas mujeres que tienen senos grandes se sienten avergonzadas o incómodas con su cuerpo.
  • Permite usar ropa más cómoda y variada: Los senos grandes dificultan encontrar ropa que se ajuste correctamente y que sea cómoda. 
  • Favorece la participación en actividades físicas: Tener senos muy grandes dificulta la realización de ciertas actividades físicas, como correr o hacer ejercicio. 
  • Se logra una forma más proporcionada y estética: Esto se debe a que durante la intervención se rediseña la forma de los pechos, elevando la posición del pezón y la areola.
  • Mejora la apariencia de los senos caídos: La reducción de pechos puede ayudar a mejorar la apariencia de los senos caídos, elevándolos y dándoles una forma más firme.

Cuidados postoperatorio reducción de pechos 

Los cuidados postoperatorios luego de cualquier procedimiento quirúrgico, por pequeño que sea, son vitales para prevenir infecciones u otro tipo de complicaciones. La mamoplastia de reducción no es una operación menor, por lo que prestar atención y respetar dichos cuidados al pie de la letra, es aún más vital. Para que sepas que esperar, te dejamos a continuación una lista de dichos cuidados:

Te puede interesar:  Mejores 20 Cirujanos Plásticos Madrid 2024

Recuperación postoperatoria

Durante las primeras dos o tres semanas posteriores a la cirugía, es crucial priorizar el reposo. Esto implica abstenerse de actividades físicas intensas, evitar levantar objetos pesados y ser cuidadoso al realizar movimientos bruscos con los brazos.

Descanso nocturno

Durante las primeras noches, se aconseja dormir boca arriba con la cabeza y los hombros ligeramente elevados para facilitar la comodidad y el proceso de curación. Dormir de esta manera también evita generar algún tipo de presión sobre los pechos, presión que podría llegar a causar complicación como la apertura de la incisión o la creación de hematomas severos. 

Tratamiento farmacológico

El cirujano prescribirá analgésicos para controlar el dolor, y es fundamental seguir estrictamente las indicaciones respecto a la dosis y la frecuencia de administración. Asimismo, pueden recetarse antibióticos como medida preventiva contra posibles infecciones.

Cuidado de las heridas

Se aplicará un vendaje alrededor de los senos para proteger la zona y reducir la hinchazón. El cirujano determinará el momento adecuado para cambiar el vendaje y supervisará el proceso de cicatrización.

Terapia con hielo

Durante las primeras 48 horas después de la cirugía, se recomienda aplicar compresas de hielo en el área intervenida para disminuir la hinchazón y aliviar el dolor.

Higiene personal

Es importante abstenerse de ducharse durante las primeras 48 horas tras la cirugía. Posteriormente, se puede retomar la higiene personal con normalidad, evitando mojar las incisiones.

Indumentaria especializada

Durante las primeras semanas de recuperación, se debe utilizar un sujetador específico según las indicaciones del cirujano. Además, se recomienda vestir prendas amplias y cómodas para facilitar el proceso de recuperación.

Cuidado de las cicatrices

Es fundamental mantener las incisiones limpias y secas en todo momento siguiendo siempre las recomendaciones del cirujano. Es él quien indicará el momento adecuado para retirar los puntos y quien proporcionará orientación sobre el uso de cremas o apósitos para cuidar las cicatrices. Se debe evitar la exposición al sol en las áreas cicatrizadas durante al menos seis meses.  

Te puede interesar:  Queiloplastia: Qué es, Cómo se hace, Cuánto cuesta y Cuidados

Actividad física y dieta

Se deben evitar las actividades físicas intensas durante las primeras seis semanas después de la cirugía. Sin embargo, se pueden realizar ejercicios de estiramiento suaves para mejorar la movilidad de los brazos. Además, se recomienda una dieta equilibrada rica en frutas, verduras y proteínas para favorecer la cicatrización, acompañada de una adecuada hidratación. 

Salud emocional

Es normal experimentar cansancio, dolor y malestar durante las primeras semanas después de la cirugía. Es esencial permitirse descansar y ser paciente con el proceso de recuperación. No está mal buscar apoyo emocional mediante conversaciones con amigos, familiares o profesionales de la salud mental, como psicólogos.

Seguimiento médico

Lo ideal es no faltar a ninguna de las citas de seguimiento con el cirujano para monitorear la evolución de la recuperación y evaluar los resultados obtenidos. Además, esto hace que en caso de que se esté desarrollando alguna complicación, como una infección por ejemplo, el médico la pueda identificar y tratar a tiempo para que no escale. 

¿Qué riesgos tiene la reducción de senos?

La mamoplastia de reducción, es un procedimiento quirúrgico complejo que, al igual que cualquier cirugía, conlleva ciertos riesgos. Si bien la mayoría de las pacientes experimentan resultados satisfactorios y una mejora en su calidad de vida, es muy importante conocer los posibles riesgos antes de tomar la decisión de someterse a esta intervención. Estos posibles riesgos son: 

  • Infección: La zona operada puede infectarse, requiriendo tratamiento con antibióticos y retrasar la recuperación.
  • Reacción a la anestesia: La anestesia general puede provocar reacciones alérgicas o complicaciones respiratorias en algunos casos.
  • Cicatrices: Las incisiones de la cirugía dejarán cicatrices, que son permanentes y en algunos casos pueden ser queloides o hipertróficas. 
  • Cambio en la sensibilidad de los senos: Es posible experimentar una pérdida temporal o permanente de la sensibilidad en los pezones, areolas o piel de los senos.
  • Asimetría: Los senos pueden quedar asimétricos después de la cirugía, es decir, de diferente tamaño o forma. 
  • Necrosis del pezón o la areola: En casos raros, el pezón o la areola podría perder riego sanguíneo y necrosarse, llegando a requerir injertos de piel.
  • Problemas de lactancia: La reducción de senos podría dificultar o imposibilitar la lactancia materna en algunos casos.
  • Cambios en la forma de los senos: La forma de los senos puede cambiar con el tiempo debido a factores como el embarazo, la pérdida o el aumento de peso, o el envejecimiento.
  • Dolor: Es normal experimentar dolor después de la cirugía, pero este debería disminuir con el tiempo. Si el dolor es intenso o persistente, debes consultar con tu cirujano.

¿Cómo son las cicatrices en una reducción de pechos?

Las cicatrices de una reducción de senos varían en función de la técnica quirúrgica empleada y de las características individuales de cada paciente. Sin embargo, en general, suelen ser poco visibles y se ubican en zonas estratégicas para que queden disimuladas bajo la ropa o dentro del pliegue mamario. Las más habituales son:

  • En forma de T invertida: Es la más común y deja una cicatriz vertical en la parte inferior del pecho y una cicatriz horizontal alrededor de la areola.
  • Periareolar y vertical: Deja una cicatriz vertical en la parte inferior del pecho y alrededor del pezón.
  • Periareolar: Deja una cicatriz alrededor de la areola.

Operaciones de pechos: Antes y después 

Para que te puedas hacer una idea más visual del antes y después de una mamoplastia de reducción te dejamos aquí algunas imágenes:

Te puede interesar:  Cirugía Plástica Reconstructiva: Qué es vs. Cirugía Estética

Conclusión 

En conclusión, la decisión de realizarte una reducción de pecho no debe tomarse a la ligera. Si bien puede ofrecer alivio físico y emocional significativo, también conlleva riesgos inherentes y un proceso de recuperación que requiere compromiso y paciencia. Se deben evaluar muy bien los pros y los contras.