El espejismo de que el confinamiento mejora el medio ambiente

«El confinamiento mejora el medio ambiente», esto es un espejismo, según publica Greenpeace. La interrupción drástica de la movilidad de la ciudadanía hace que los niveles gases contaminantes como el NO2 se redujeran. Una bajada hasta alcanzar niveles inferiores de lo permitido por la OMS (Organización Mundial de la Salud). Estos son los niveles que deberían estar siempre para proteger nuestra salud. El confinamiento ha hecho que se queden aparcados muchos vehículos, la principal fuente de contaminación de las ciudades.

También las emisiones de gases de efecto invernadero, como el CO2. Estos gases son causantes del cambio climático y se han reducido de forma drástica por la crisis. Por ejemplo, en China, el mayor emisor de CO2 del mundo, se estima que las emisiones en febrero se redujeron en torno a un 25%.

Te puede gustar leer: Tres maneras de acabar con la contaminación del aire

¿Es verdad la creencia que el confinamiento mejora el medio ambiente?

Greenpeace alerta de que en algunos sectores como el transporte y el eléctrico, la concentración de CO2 en la atmósfera no baja sino que sigue aumentando. Consecuentemente, la crisis sanitaria no está contribuyendo a paliar el cambio climático.

Estos días estamos viendo en redes sociales imágenes que pueden engañarnos sobre aguas cristalinas de Venecia. Incluso imágenes de ciervos pastando en ciudades japonesas, pavos reales paseándose por Madrid o gráficos que muestran un aire más limpio en las principales ciudades en cuarentena.

Pero la caída de la contaminación del aire y la probable disminución de las emisiones de carbono son simplemente los efectos secundarios. Supone la manera menos sostenible para controlar las emisiones y limpiar la contaminación. Y la menos duradera.

Quizás te interese: Ideas para reducir la contaminación

Impacto de corta duración ¿El confinamiento mejora el medio ambiente?

Es bastante probable que estos impactos positivos en nuestro planeta vayan a ser de corta duración, un espejismo que se desvanecerá tan pronto como las ruedas de la economía comiencen a girar nuevamente.

Después de disfrutar del hechizo de cielos azules y aire relativamente limpio, las autoridades chinas ya han comenzado a relajar las normas sobre contaminación de automóviles y el régimen de permisos para nuevas plantas de carbón.

En los próximos días y semanas, la clase política también tiene la oportunidad de sentar las bases para una economía más fuerte y saludable.

Concentraciones medias de CO2 de enero a marzo

La concentración de CO2 que se acumula en la atmósfera no ha dejado de crecer desde que empezaron los registros en 1958. Según los datos de la NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos). La media entre enero y marzo de este año ha alcanzado las 413,89 partes por millón (ppm), frente a las 411,6 ppm del mismo periodo de 2019.

La reducción puntual de las emisiones de CO2 no paliará la emergencia climática

Ya se han hecho algunas estimaciones sobre qué nivel de reducción puntual de emisiones causará la crisis del coronavirus. Alemania podría emitir entre 50 y 120 millones de toneladas menos de CO2 este año por la bajada en la demanda de electricidad. En la ciudad de Nueva York se estima una caída del 5-10% de las emisiones de CO2 y una caída sólida en el metano. En España, la reducción del transporte por carretera se ha estabilizado en el 70% tanto en ámbito interurbano como metropolitano. Mientras que el número de vuelos con origen o destino en España ha caído más de un 90%.

La Agencia Internacional de la Energía ha señalado que la demanda de petróleo de este año ha caído por primera vez desde 2009. Debido a la profunda contracción del consumo de petróleo en China, a las importantes perturbaciones en los viajes y el comercio mundiales. De hecho, los datos más recientes indican que la demanda de petróleo se ha hundido un 25%.

Otras personas han leído: Lluvia ácida: el efecto de la contaminación

El punto de inicio para conseguir las emisiones cero

Desde Greenpeace subrayan que, aunque las reducciones de estas semanas sirven para iniciar los cambios profundos y necesarios para reducir las emisiones a cero. La comunidad científica insiste en que la próxima década es decisiva para evitar los peores impactos del cambio climático. Para Greenpeace, este punto de inflexión puede y debe ser un motor de la recuperación económica y ser la base de la prosperidad a largo plazo. Los gobiernos deben asegurarse de que se abandonan las subvenciones a los combustibles fósiles. También que los apoyos e inversiones públicas se destinan a actividades productivas que garantizan la sostenibilidad del planeta. Toda iniciativa de rescate debe centrarse en las personas, en el caso de empresas debe condicionarse a criterios sociales y ambientales.

Biografía de David Cortecero Buso

Vivo la vida en el presente, con optimismo y con mucho amor. Me gustan las personas que siempre están aprendiendo y les gusta estar informadas de todo lo que pasa en el mundo. Aquí en la revista cultivarsalud.com aprendo documentándome y escribiendo post cada semana.

Curriculum académico de David Cortecero Buso

Licenciado en Ciencias de la Información en la Universidad Cardenal Herrera CEU de Álfara del Patriarca, Valencia.

Curso de “Medios de Comunicación sin barreras

Participación en el “Congreso de Víctimas del Terrorismo” organizado por la Universidad Cardenal Herrera CEU.

Grau Mitja de Valenciano.

Experiencia profesional  de David Cortecero Buso

Director y creador de la revista digital Miravalencia.com. Community manager de canal 7 Televalencia, clínica Espaidental de Picanya. He realizado prácticas en varios medios de comunicación: Informativos Telecinco, Radio Nacional Comunitat Valenciana, Las Provincias Televisión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí