importancia de las selvas tropicales

Selvas tropicales, necesarias para el ecosistema global.

Se considera selva tropical a la selva o bosque denso de clima tropical en el que se dan unas precipitaciones de entre 2000 a 5000 mm al año y una elevada temperatura media

revista cultivarsalud

Las selvas tropicales son reconocidas desde hace mucho tiempo como uno de los lugares con más fauna, no solo por las tribus y sus comunidades, sino por todo el resto de la sociedad. La selva tropical de mayor tamaño y diversidad del planeta es el Amazonas, pero también quedan algunas, menores en cuanto a extensión, aunque igual de importantes, en El Congo y en la isla de Borneo.
Los bosques lluviosos proporcionan muchas plantas y animales, además de ayudar a mantener un clima estable en el mundo.

Sin embargo, conforme los bosques se incendian y el calentamiento global empeora, el impacto de la deforestación en la Amazonía sigue deshaciendo paulatinamente los frágiles procesos ecológicos que han sido perfeccionados durante millones de años.

Ayudan a estabilizar el clima

Las selvas tropicales ayudan a estabilizar el clima de la Tierra mediante la absorción de dióxido de carbono de la atmósfera. El exceso de dióxido de carbono se cree que contribuye al calentamiento global del clima.

Los bosques tienen también una gran importancia en el clima local, gracias a la importante labor de generación de lluvia, que determina la disminución de las temperaturas locales.

importancia de las selvas tropicales

Son el ecosistema de las plantas y animales

Las selvas tropicales son el hogar de un gran número de plantas y de muchas de las especies de animales que figuran en riesgo de extinción. Espectaculares plantas, preciosas flores y verdes arbustos decoran los bosques tropicales. Acompañados de todo tipo de animales, aves de increíble plumaje, anfibios, reptiles, felinos, etc. La flora y la fauna que las habita solo puede subsistir en las condiciones especificas que la selva les proporciona. Además de que estas especies cumplen una función realmente importante en los ciclos de nutrientes de la tierra. Con la deforestación de la selva, de hecho, muchas especies no pueden sobrevivir en el mismo hábitat, lo que las condena irremediablemente a la extinción.

Pulmón del planeta

Aunque hay voces que dicen que es el fitoplancton de los océanos el verdadero pulmón del planeta. La realidad es que las selvas absorben millones de toneladas del dióxido de carbono presente en la atmósfera. Si reducimos la cantidad de este gas de efecto invernadero que calienta el planeta, contribuimos a frenar el cambio climático. Se calcula que solo el Amazonas genera más del 20% del óxigeno del planeta. Por lo tanto, dado que tenemos dos pulmones, no sería descabellado pensar que la tierra también tiene dos, y, para que no se enfade nadie uno pueden ser las selvas tropicales y el otro los océanos.

Ayudan a mantener el ciclo del agua

Las selvas tropicales ayudan a mantener el ciclo del agua. De acuerdo con el Servicio Geológico de EE.UU., “el ciclo del agua, también conocido como el ciclo hidrológico, describe el movimiento continuo del agua sobre, debajo y dentro de la superficie de la tierra.”

El papel de los bosques en el ciclo del agua se guía a través del proceso de transpiración (donde suelte el agua de las hojas durante la fotosíntesis). Esto contribuye al proceso de condensación de nubes que liberan la misma agua como la selva tropical. En el Amazonas, el 50-80% de la humedad permanece en los ecosistemas.

Cuando se talan los bosques hay menos humedad y al haber menos humedad, se eleva a la atmósfera, esto hace que las probabilidades de lluvia disminuyan y consecuentemente conduzca a la sequía.

Reducen la erosión de la tierra

Las raíces de los árboles de los bosques y la vegetación sirven de anclaje al suelo. Cuando se cortan los árboles no hay nada que pueda proteger el suelo y la tierra está constantemente arrastrada por la lluvia. Este proceso se conoce generalmente como erosión.

El hecho de que la tierra esté vertiendo a los ríos causa daños a los peces y las personas. Muchos peces sufren porque el agua se vuelve turbia, mientras que las personas tienen dificultades para navegar por ser el mar poco profundo a causo del exceso de desechos en el agua. Por otra parte los agricultores pierden la mayor parte de las tierras aptas para el cultivo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí