Todo sobre el Poliamor: Qué es, Cómo Practicarlo y Tipos

pareja poliamorosa

Table of Contents

Algunas personas se definen a sí mismas como poliamorosas y rechazan cualquier intento de exclusividad sexual, sin embargo, esta práctica va más allá e involucra más que a las relaciones sexuales, a los sentimientos y todo lo que implica una relación formalmente hablando.

¿Qué es el poliamor?

Cada vez este término está menos rodeado de tabúes, cuando se habla de poliamor se hace referencia a una relación amorosa simultánea entre tres o más personas; de común acuerdo y conocimiento de todos los involucrados, donde prima el respeto y la confianza, tal como en una relación de pareja, solo que aquí hay más miembros.

El poliamor rechaza el amor hacía una sola persona, creando un concepto de amor compartido. Pese a que por lo general los involucrados no tienen expectativas con la duración de la relación, esta muchas veces suele ser duradera y estable.

Dentro de este vínculo no tienen cabida los celos, la posesividad y las ‘aventuras’ sin compromiso o de una sola noche, es decir, el sexo pasajero, pues este tipo de relación incorpora sentimientos, intimidad y emociones.

Tipos de poliamor

Dicho lo dicho, es necesario aclarar que existen varios tipos de poliamor, cada uno con características diferentes. 

Profidelidad 

En este se involucran relaciones románticas, es decir, las relaciones sexuales se limitan a los miembros del grupo solamente. Hay fidelidad entre los involucrados y se respetan como miembros parte de una relación.

Relaciones jerárquicas

En esta se distinguen las relaciones primarias y secundarias, es decir, se tiene una pareja o relación principal y otra con la que se lleva una relación de menor importancia.

Poligamia

Con esta se suele confundir casi siempre el poliamor y aunque tienen algo que ver, son diferentes: la poligamia permite estar casados con diferentes personas al mismo tiempo y por lo general predomina la supremacía del hombre, pues no implica igualdad entre los géneros. Por lo general la poligamia tiene una base religiosa o cultural.

Te puede interesar:  Etapas en el enamoramiento según Joan Garriga

En el poliamor en cambio, todas las partes son iguales y cada quién puede elegir de manera libre con quién establecer una relación. 

Relación Grupal y matrimonial grupal

Aquí todos los miembros están asociados unos con otros. Es decir, se forma una unidad familiar y todos los miembros de la relación comparten responsabilidades con los otros, ya sea con sus hijos o sus obligaciones diarias.

Redes de relaciones conexas ponderadas

En esta cada persona tiene relaciones de diferentes grados de importancia con personas distintas, todo consensuado por todos los miembros.

Relaciones mono-poliamorosas

Esta es tal vez la más curioso de todas, ya que sucede cuando uno de los integrantes es monógamo y cree en la exclusividad de pareja, sin embargo, acepta que el otro sostenga relaciones internas y sea poliamoroso (no siempre terminan bien).

Arreglos geométricos

En este se presenta una tríada o una cuadra. 
tanto como en geometría V, N y W, donde el vértice corresponde al individuo que tiene dos conexiones. Cuando mantienen relaciones todos entre todos se denomina triángulo o trieja en caso de ser tres, cuadreja en caso de ser cuatro y así sucesivamente.

Clan o Tribu

Aquí las relaciones obedecen a redes o jerarquías complejos de sus miembros, entre todos mantienen identidad, cuidado común y practicas que los relacionan entre sí.

¿Cómo diferenciar el poliamor de una relación abierta?

Muchos piensan que se trata de lo mismo, pero no. El poliamor es diferente a una relación abierta y eso radica en las siguientes diferencias básicas:

  • La relación abierta es un compromiso solo entre dos personas, que permite libertad con otras parejas en el aspecto sexual. Esto no sucede en el poliamor donde se puede dar fidelidad exclusiva. Aprende sobre la pareja liberal haciendo clic en el enlace.
  • El poliamor no se da de manera esporádica, como se podría dar en las relaciones abiertas con los swingers, por ejemplo, que intercambian parejas con el único fin de tener sexo.
  • Hay que tener en cuenta que en ocasiones el poliamor suele ser abierto, pero una relación abierta por lo general no es poliamorosa ya que en teoría no involucra sentimientos.
Te puede interesar:  Relaciones Casi Algo: ¿Por qué duelen tanto? Supéralas así

¿Cómo practicar el poliamor?

Si te suena esta práctica y tanto a ti como a tu pareja os gustaría intentarlo, es bueno establecer algunos límites y estos tips pueden ayudarte a hacer más fácil la experiencia:

Comunicación

Habla. Sí definitivamente hablar y decir con claridad lo que se siente y se piensa es el mejor tip para lograr un poliamor sano y exitoso. Todos los miembros de la relación deben estar sincronizados en cuanto a expectativas y gustos.

Desapego

Amar en libertad, siendo consciente que el otro no te pertenece.  Si vas a practicar el poliamor debes despegarte, vivir la experiencia sin machacarte por lo que está o no haciendo el otro.

Honestidad

Ser honestos en este tipo de relación afecta en buena medida su éxito. No ocultes ni sentimientos, ni situaciones, habla de frente de lo que creas que debe hablarse y finalmente, si sientes que te estás enganchando con uno de los miembros más que con otro, háblalo.

Problemas del Poliamor

Si no estás preparado, este tipo de relación puede traerte algunos inconvenientes, los problemas más comunes que pueden presentarse son:

  • No creer en el poliamor: Si una de las personas no está convencida de este tipo de relación, no va a funcionar, al contrario, es vía libre al fracaso o al sufrimiento de unos de sus miembros que en el fondo quiere exclusividad.
  • Celos, obsesiones: si eres una persona obsesiva, posesiva y celosa, el poliamor no es para ti, ya que este se basa en la confianza y en la libertad, y de entrada este tipo de relación te está diciendo que habrá más personas con quien compartir, sentimientos, sexo y emociones. Así que mejor no intentarlo si crees que no podrás sobrellevar las diferentes situaciones que te excluyen y que van a ser comunes, pues se convertirá en un dolor de cabeza.
  • Creencias y valores: Si tus creencias o valores te hacen pensar que el poliamor es demasiado para ti, o si pasa esto con alguno de los involucrados, la relación va a ser un problema. Así que, si es el caso, no fuerces nada, el poliamor debe fluir libremente y si no lo sientes no tienes porque hacerlo, ¡no es para todo el mundo! Y no pasa nada porque no lo sea.
Te puede interesar:  Masturbación en Pareja: Paso a Paso, Consejos y Beneficios

Ahora bien, ¿Es para ti el poliamor?

Si sientes que el poliamor es para ti y no lo dudas, adelante. Esta es otra manera de amar diferente a la tradicional, que también puede ser enriquecedora. Sin embargo, si no estas convencid@ y lo haces por complacer a tu pareja, no lo hagas, porque el resultado no será positivo. 

La idea es que confíes y disfrutes de la experiencia, pero debes ser consciente que la persona que quieres va a estar con otra u otras y que ya no solo será lo sexual lo que se involucra, sino lo emocional y eso a veces le duele o preocupa más a algunas personas. 

En definitiva, nadie mejor que tu para saber si este tipo de relación te gusta o te conviene, si es para ti y crees que es posible amar a más de una persona a la vez prepárate para construir otra manera de amar. Aprende a separar cada relación, no las mescles y da siempre lo mejor de ti, seguro que, si eres transparente, tendrás relaciones de pareja sanas y para rato.

Sigue leyendo: relaciones casi algo y etapas del enamoramiento