Nutrición en Geriatría: Consejos prácticos para una vida saludable

Table of Contents

La nutrición en geriatría se centra en mantener una dieta equilibrada para promover la salud y el bienestar en las personas mayores. A medida que envejecemos, nuestros cuerpos experimentan cambios que requerirán de ciertas variaciones en la dieta. No solo permitirá mejorar la calidad de vida, sino que podría servir para evitar importantes enfermedades en el futuro.

En la web de Taliment apuestan por una nutrición especializada en geriatría ofreciendo productos variados de la más alta calidad.

A Lo largo de este artículo vamos a definir este concepto tan importante, además de indicar algunos consejos prácticos para asegurar una nutrición adecuada en la tercera edad:

¿Qué es la nutrición en geriatría y por qué es tan importante?

La nutrición en geriatría se refiere a la atención especializada en las necesidades nutricionales de las personas mayores. 

Es crucial porque, con el envejecimiento, el cuerpo experimenta cambios que afectan la absorción de nutrientes y el mantenimiento de la salud. Una nutrición adecuada en la tercera edad contribuye a prevenir problemas de salud como la pérdida muscular, la osteoporosis y el estreñimiento. 

Además, ayuda a mantener un peso saludable y a mejorar la calidad de vida, fortaleciendo el sistema inmunológico y reduciendo el riesgo de enfermedades crónicas asociadas con la edad.

Consejos prácticos de nutrición en geriatría

  1. Variedad en la dieta

Es importante mantener una dieta diversa que incluya frutas, verduras, granos enteros, proteínas magras y productos lácteos bajos en grasa.

 La variedad asegura que se obtendrán una amplia gama de nutrientes esenciales para la salud.

  1. Control de porciones

Dado que el metabolismo puede disminuir con la edad, controlar las porciones es clave

Te puede interesar:  Seguro de Decesos: 6 Claves para Vivir con una Tranquilidad Duradera

Optar por comidas más pequeñas y frecuentes a lo largo del día ayuda a mantener un equilibrio calórico adecuado.

  1. Proteínas para la masa muscular

Habrá que asegurarse de obtener suficientes proteínas en tu dieta para ayudar a mantener la masa muscular. 

Fuentes de proteínas como pollo, pescado, huevos y legumbres son excelentes opciones.

  1. Hidratación regular

Aunque la sensación de sed puede disminuir con la edad, es esencial mantenerse hidratado. Establecer recordatorios para beber agua durante el día y considerar opciones como infusiones de frutas lo harán más fácil.

  1. Refuerzo de calcio y Vitamina D para tener los huesos fuertes

Incluye alimentos ricos en calcio, como productos lácteos y verduras de hojas verdes, para mantener la salud ósea

Además, hay que asegurarse de obtener suficiente vitamina D a través de la exposición al sol y alimentos como pescado graso y yemas de huevo.

  1. Fibra para la salud digestiva

La fibra dietética es esencial para prevenir el estreñimiento, un problema común en adultos mayores. 

Las frutas, verduras y granos enteros son buenas fuentes de fibra.

  1. Reduce la cafeína y el alcohol

Controla el consumo de cafeína y alcohol, ya que pueden tener efectos deshidratantes. Opta por alternativas más saludables como agua, té herbal o jugos naturales.

Estos consejos simples pueden marcar la diferencia en tu salud y bienestar a medida que envejecemos. Recuerda consultar con un profesional de la salud para obtener recomendaciones personalizadas según las necesidades específicas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies