CBD Para La Salud Mental: Sus 10 Beneficios

Surtido de goteros de aceite de CBD natural

Table of Contents

La salud mental, y todo lo que la rodea, es un tema de conversación que en los últimos años ha ganado protagonismo. Como consecuencia, son cada vez más las personas que buscan mejorarla. Es en esta búsqueda, se encuentran con infinidad de opciones tanto de suplementos como terapias o incluso dietas. Una de las muchas opciones, es el extracto derivado del cannabis. El CBD, conocido por sus propiedades terapéuticas, está ganando popularidad como un enfoque alternativo para abordar una variedad de condiciones de salud mental y físicas. En el siguiente post, te estaremos contando sobre que es exactamente el CBD y 10 de los muchos beneficios que trae su consumo.

¿Qué es el CBD?

El Cannabidiol o CBD es un compuesto químico presente en la planta de cannabis y posee beneficios medicinales. A diferencia de su contraparte, el tetrahidrocannabinol o THC, el CBD no produce efectos psicoactivos, lo que significa que no altera la percepción ni genera sensaciones de “colocón”. Se encuentra disponible en diversas formas:

  • Aceite.
  • Extracto.
  • Líquido vaporizado.
  • Cápsulas.
  • Comestibles con infusión de CBD, como gomitas, caramelos, chocolate, etc.
  • Productos tópicos como cremas, lociones, bálsamos, etc.
  • Suplementos alimenticios en forma de polvo o tabletas.

El aceite es el formato más sencillo de usar y el que más se comercializa. El uso de CBD es sencillo y rara vez genera efectos adversos considerables, Pero, incluso a pesar de ser generalmente bien tolerado, puede provocar efectos secundarios como sequedad en la boca, diarrea, disminución del apetito, somnolencia y fatiga. Junto a esto, existe la posibilidad de interacciones con otros medicamentos. Por lo que si se está evaluando la posibilidad de comenzar a utilizar CBD, es importante consultar con un profesional de la salud primero para que ofrezca recomendaciones en cuanto a dosis y seguridad.

Efecto antidepresivo y ansiolítico

La ansiedad es una respuesta natural del cuerpo al estrés, pero, puede llegar a convertirse en trastornos de ansiedad cuando los sentimientos de miedo y preocupación se vuelven constantes y abrumadores. Según algunos ensayos preclínicos, el CBD muestra potencial como remedio natural para reducir esta sintomatología al actuar en nuestro cuerpo a través de los receptores del sistema endocannabinoide, regulando la actividad de la amígdala y la ínsula, las cuales están vinculadas con las emociones y los síntomas asociados a dichos trastornos. 

En esta misma línea se encuentra su capacidad como antidepresivo. Se ha observado que el CBD aumenta los niveles de serotonina en el cerebro, un neurotransmisor esencial para la regulación del estado de ánimo.

Alivio del dolor y la inflamación

La capacidad del CBD para aliviar dolores crónicos y combatir la inflamación se le atribuye a su interacción con una variedad de receptores corporales esenciales en la percepción y regulación del dolor. Por ejemplo, su influencia en los receptores de serotonina, particularmente el 5-HT1A, que juega un rol crucial en la mitigación del dolor y la ansiedad. Asimismo, el CBD interactúa con los receptores de vanilloide (TRPV1), fundamentales en la gestión del dolor y la regulación de la temperatura. 

Te puede interesar:  Como mejorar la salud de la espalda

Este compuesto ha probado ser beneficioso en el tratamiento de dolencias crónicas como la fibromialgia y la neuropatía diabética, donde el dolor persistente y la inflamación son debilitantes. Muchas personas deciden comprar aceite de CBD para relajarse o dormir, logrando experimentar una notable reducción en la severidad del dolor y un notable mejoramiento en su calidad de vida. ¿Por qué? Porque al una persona sentirse aliviada de los dolores, se puede relajar y dormir bien. Este alivio del dolor y reducción de la inflamación no solo mejora la condición física, sino que también tiene un impacto significativo en la salud mental. Al disminuir el dolor y la inflamación, el CBD logra mitigar el estrés, la ansiedad y otros síntomas psicológicos asociados con el dolor crónico, promoviendo un mayor bienestar emocional y mejorando la calidad de vida.

El CBD también tiene propiedades antiinflamatorias, que provienen de su habilidad para frenar la producción de citoquinas proinflamatorias y detener la activación de los macrófagos, componentes vitales del sistema inmunológico encargados de responder ante inflamaciones. Al disminuir la inflamación, el CBD facilita el alivio del dolor vinculado a enfermedades inflamatorias como la artritis y la esclerosis múltiple, y fomenta la recuperación y regeneración de tejidos.

Protege el cerebro

A través de su acción en los receptores cannabinoides del cerebro, el CBD tiene efectos neuroprotectores, preservando la salud y la funcionalidad de las neuronas ante daños potenciales. Esta protección se debe, en parte también, a la capacidad del CBD para aumentar el flujo sanguíneo hacia áreas críticas como el hipocampo, crucial para la memoria y la cognición. 

Más allá de su impacto en el estado de ánimo y la cognición, este extracto ofrece esperanza como agente protector contra lesiones cerebrales traumáticas, accidentes cerebrovasculares y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson.

Mejor calidad del sueño

La ingesta de CBD antes de ir a la cama estimula el receptor CB1, esta activación regula la emisión de neurotransmisores, atenuando la inflamación y el dolor. Se ha observado en investigaciones que el CBD puede incrementar el tiempo de sueño REM, fase crítica para un descanso profundo y reparador.

El descanso adecuado es esencial para el bienestar físico y mental, siendo un pilar para una vida de calidad. Desafortunadamente, conseguir una cantidad adecuada de sueño es una lucha diaria para muchos, ya sea por trastornos como el insomnio o dolencias crónicas. La privación del sueño es precursora de condiciones crónicas, incluyendo enfermedades del corazón, derrames cerebrales, hipertensión y diabetes, incrementando así el riesgo de mortalidad por la mayor susceptibilidad a estas afecciones. Aunque las necesidades de sueño varían por individuo, el promedio recomendado es de entre 6 y 8 horas por noche para alcanzar un estado óptimo de descanso y recuperación.

Mejora el estado de ánimo

A través de su interacción con los receptores cerebrales para la serotonina, a menudo referida como la “hormona de la felicidad”, el CBD logra mejorar el estado de ánimo. La serotonina es un neurotransmisor que impacta de forma directa en nuestro estado de ánimo, emociones y bienestar general. Al unirse a estos receptores, el CBD ayuda a mejorar la acción de la serotonina, llevando a un mejor estado emocional, sensaciones de felicidad y bienestar. Esto es particularmente interesante porque nos ofrece una manera natural de influir en nuestros niveles de serotonina sin los efectos secundarios que a menudo acompañan a los medicamentos farmacéuticos.

Te puede interesar:  Se acerca el invierno, como nos afecta el frío en el cuerpo

Antipsicótico

Como hemos dicho en el punto anterior, una de las maneras en que el CBD ejerce sus efectos es a través de su interacción con la serotonina en el cerebro. El CBD se une específicamente a los subtipos de receptores de serotonina 5-HT1A y 5-HT2A. Dichos receptores son fundamentales en la regulación de muchas funciones fisiológicas y psicológicas, y se sabe que juegan un papel en la actividad de recompensa del cerebro, así como en la mediación de los efectos de varias sustancias psicoactivas.

Aunque tanto el CBD como sustancias psicodélicas como el LSD pueden interactuar con el receptor 5-HT2A, el CBD lo hace de una manera que no induce los efectos alucinógenos típicos del LSD. 

Reduce el estrés

La clave del efecto calmante del CBD sobre el estrés se encuentra en su interacción con el sistema endocannabinoide (SEC) del cuerpo. El SEC es un sistema de señalización celular que regula varias funciones fisiológicas, incluida la respuesta al estrés. Actúa como un mediador en la homeostasis del cuerpo, ayudando a mantener el equilibrio en respuesta a cambios internos y externos.

Al interactuar con este sistema, el CBD puede ayudar a moderar la liberación de cortisol, una hormona que se produce en respuesta al estrés. Niveles altos de cortisol llevan a una variedad de problemas de salud, incluyendo trastornos del sueño, aumento de peso, hipertensión y un sistema inmunológico debilitado. Por lo tanto, al reducir la producción de cortisol, el CBD ayuda a aliviar los síntomas físicos y psicológicos del estrés.

Como dijimos más arriba, el CBD tiene propiedades ansiolíticas. Esto es especialmente relevante porque la ansiedad y el estrés están estrechamente relacionados y a menudo se presentan juntos. La ansiedad crónica puede desencadenar el estrés y viceversa, creando un ciclo difícil de romper. Al promover la relajación y reducir la ansiedad, el CBD rompe este ciclo.

Te puede interesar:  Cómo eliminar los gases intestinales

Poder antioxidante

Los antioxidantes son cruciales para nuestra salud debido a su capacidad para combatir el estrés oxidativo. Este fenómeno ocurre cuando hay un desequilibrio entre los radicales libres y los antioxidantes en nuestro cuerpo. Los radicales libres son moléculas inestables que pueden dañar las células, el ADN y otras estructuras celulares, contribuyendo al envejecimiento y a la progresión de varias enfermedades crónicas, incluidas las enfermedades neurodegenerativas y el cáncer.

El CBD posee un átomo de oxígeno libre que puede donar a los radicales libres, neutralizándolos efectivamente y previniendo así el daño que pueden causar. Esta acción no solo ayuda a reducir el estrés oxidativo, sino que también apoya la regeneración celular y la salud general del cuerpo.

Mejora la concentración y la claridad mental

Este efecto, en realidad, se atribuye principalmente a su eficacia en mitigar la ansiedad y el estrés, dos de los principales adversarios del enfoque y la eficiencia cognitiva. Al interactuar con el sistema endocannabinoide del cuerpo, el CBD no solo reduce la ansiedad, permitiendo así una mente más tranquila y concentrada, sino que también combate el estrés crónico, liberando el camino hacia una mejora sustancial en la función cerebral. Esta acción se complementa con su capacidad para fomentar un sueño reparador, aspecto crucial para mantener una mente ágil y enfocada.

Por otro lado, la influencia del CBD se extiende más allá del sistema endocannabinoide, tocando otros sistemas de neurotransmisores vitales para la cognición y el estado de ánimo. Dichos sistemas regulan desde el apetito hasta la cognición. El aumento en serotonina no solo mejora el estado de ánimo, si no que también promueve una mayor claridad mental y una capacidad de concentración mejorada.

Apoyo en la sensación de bienestar general

Actuando directamente en el sistema nervioso, el CBD ofrece alivio a la ansiedad, reduce el dolor y la inflamación, y mejora la calidad del sueño. Todas estas acciones se traducen en una mejora palpable tanto en nuestra salud física como mental, permitiéndonos afrontar el estrés cotidiano con mayor resiliencia y cultivar un estado de ánimo más positivo.

La suma total de todos los beneficios da como resultado una mejoría en el bienestar general. Es decir, nos sentimos más sanos, más plenos y más felices. 

Conclusión

En conclusión, desde la reducción del estrés y la ansiedad hasta una mejor calidad de sueño y ambiente emocional, los beneficios del CBD son significativos. Al proporcionar una alternativa natural y efectiva a los enfoques convencionales, el CBD ofrece esperanza a aquellos que buscan mejorar su bienestar psicológico. Con cada vez más investigación y comprensión, el potencial del este extracto para transformar la salud sigue y seguirá siendo un área en expansión y evolución.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies