La disciplina del Yoga y su “ser”, o “no ser”

A día de hoy pasaron ya casi dos décadas desde que comencé a volcar la mirada hacia mi interior. Siendo esta actitud contemplativa la que tendió frente a mí el que, esencialmente, es el mismo puente que algo más tarde también tendría ocasión de descubrir, la disciplina del Yoga ––así como la del Tai Chi, el Chi Kung o el Kung Fu–– tiende a sus practicantes para que estos puedan conducir a sus respectivas consciencias, hacía la no menos fascinante que inagotable fuente de energía que, todos nosotros por igual, albergamos en nuestro interior. No en vano la palabra “yoga” proviene del sanscrito “yuj”, que significa juntar, atar, o entrar en comunión.

El puente que la disciplina del Yoga invita a cruzar, es el que permite pasar por encima del impedimento que, indistintamente, en cualquiera de los casos en los que surge la necesidad de erigir un puente, se encuentra entre el punto de partida, y el de llegada a meta. El impedimento que separa a la conciencia del ser humano, de su ya referida fuente de energía interna, es el cómputo de nuestros procesos mentales. Siendo esta la principal razón por la que la disciplina del Yoga, contrariamente a la creencia que en occidente muchos de sus presuntos maestros instigan a desarrollar a sus alumnos, no encuentra su base en la mera la praxis de los asanas, sino en el ejercicio de meditación que habrá de acompañar a estos primeros.

Dicho esto, lo que por encima de todas las demás cosas pretendo dar a entender en este post, es que en aquellos casos en los que la enseñanza de esta disciplina no encuentre su base en el ejercicio de la meditación, ni sus maestros estarán impartiéndola, ni sus alumnos aprendiéndola; invitando de este modo, tanto a los unos como a los otros, a replantearse qué es lo que realmente estarían entonces enseñando o aprendiendo, respectivamente.   

 

«cultivarsalud» es una Revista gratuita, en formato digital, que contribuye desde el compromiso ético, a que la sociedad alcance un estilo de vida equilibrado, consciente y responsable. Un punto de encuentro entre empresas bio y consumidores ecofriendly.

«cultivarsalud» es una marca registrada por 2052 e-projects S.L. Una empresa formada por un equipo multidisciplinar, muy comprometido con los valores ecológicos, sostenibles, de respeto al medio ambiente y que tiene en cuenta al Ser interior.

El equipo de cultivarsalud está compuesto por:

  • Alfredo Corbín. CEO Founder
  • Mar García. Directora de la Revista
  • David Cortecero. Licenciado en periodismo.
  • Rodiel Martinez. Licenciado en ingeniería informática.
  • Robert Sánchez. Programación.
  • Miguel López. Marketing digital y S.E.O. www.mov.es
  • Eva Navas. Diseño gráfico.
  • Elvira Corbín. Administración.

MISIÓN: Contribuir desde el compromiso ético a que la sociedad alcance un estilo de vida equilibrado y consciente. Apoyar el desarrollo sostenible y proyectos socialmente responsables, teniendo presente: Cuerpo, mente y entorno.

VISIÓN: Ser referente social e institucional para el desarrollo de un estilo de vida equilibrado, consciente y responsable.

VALORES: Ética, sostenibilidad, consciencia y calidad.

Si quieres recibir puntualmente la mejor información para cuidar de tu salud y bienestar, date de alta en el boletín mensual de la Revista cultivarsalud «El Tomillo Electrónico»

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí