Tratamientos y prevenciones naturales para la artrosis

Contenido revisado y validado por nuestros expertos del comité asesor.

Muchas personas que de despiertan con las articulaciones rígidas y doloridas se suelen preguntar si realmente padecen artrosis.

¿Qué es la artritis?

El término significa “inflamación en una articulación”. Los diferentes tipos de artritis tienen diferentes causas y tratamientos. Además, muchas otras afecciones pueden causar o contribuir a la artritis, incluida la espondilitis anquilosante. Entre los diversos tipos de artritis se incluyen:

  • Artritis juvenil
  • Artrosis (osteoartritis)
  • Artritis psoriásica
  • Artritis reumatoide
  • Artritis séptica (infecciosa)

Es importante tener en cuenta que los resultados de las imágenes en las radiografías no reflejan la intensidad del dolor que puede sufrir un paciente. Por ejemplo, una resonancia magnética puede mostrar el daño en una articulación, pero es difícil calcular el dolor.

A rasgos generales, casi todos los adultos tienen artritis en la columna causada por llevar el equivalente a una bola de jugar a los bolos (nuestra cabeza) sobre los pequeños huesos que forman nuestro cuello, pero no todos tenemos dolor de cuello a diario. Cuando hay degeneración en una articulación y está causando dolor, entonces necesitamos encontrar una forma efectiva y segura de tratar ese dolor y ralentizar o revertir la degeneración del cartílago y otras estructuras del cuerpo.

¿Qué es la artrosis?

Suele producirse debido a la degeneración de la articulación. Concretamente, la degeneración es el desgaste del interior de las articulaciones. Todos tenemos alguna degeneración en nuestras articulaciones a medida que envejecemos y ese desgaste no siempre causa dolor.

Es importante comprender que, si bien una radiografía puede mostrar artritis en la zona lumbar, por ejemplo, es posible que esta no sea la causa del dolor del paciente. Es importante descartar las contribuciones musculares al dolor. Muchas veces hay una combinación de problemas articulares y musculares que pueden generar dolor.

Factores de riesgo de la artrosis

El exceso de peso o las lesiones articulares previas pueden aumentar el riesgo de desarrollar artrosis. Cualquier historial de trauma articular o uso excesivo de una articulación puede aumentar el riesgo de desarrollar degeneración dentro de esa articulación.

Composición corporal y sobrecarga articular

La obesidad puede contribuir a la progresión de la osteoartritis. Asimismo, llevar peso adicional puede aumentar la carga en las articulaciones, lo que aumentaría la inflamación. En este sentido, el exceso de masa grasa y el alto porcentaje de grasa corporal pueden contribuir al desarrollo de osteoartritis en rodillas, caderas y manos. La obesidad también provoca un aumento en la secreción de sustancias químicas inflamatorias llamadas citocinas. Estas pueden contribuir al empeoramiento de cualquier inflamación en el cuerpo, incluida la inflamación de las articulaciones.

Lesión articular previa

La lesión de los ligamentos articulares u otras estructuras puede aumentar el riesgo de desarrollar osteoartritis. Sin ir más lejos, las personas con antecedentes de daño del ligamento cruzado anterior (LCA) tienen una predisposición al desarrollo de osteoartritis de rodilla. Se observan efectos similares en otras articulaciones que han sufrido una lesión previa.

Prevenir la artrosis

La actividad física es una excelente manera de prevenir la osteoartritis. Estar activo no aumenta el riesgo de artrosis.

Actividad física

Los músculos que sostienen nuestras articulaciones son importantes para mantenerse activo. La actividad física puede contribuir a mantener una composición corporal saludable. Las actividades de resistencia (ejercicios con peso corporal o ponderados) combinadas con actividades cardiorrespiratorias (caminar, andar en bicicleta y nadar) pueden ser útiles para mantener una composición corporal que respalde la salud de las articulaciones.

La natación y el ciclismo pueden ser más cómodos para los pacientes que ya sufren dolores articulares. Estas son actividades de bajo impacto que reducen la carga en las articulaciones mientras mantienen fuerte la musculatura circundante. La desventaja de estos deportes es que no ayudan a mantener la densidad mineral ósea. Las mujeres tienen un mayor riesgo de osteoporosis u osteopenia (pérdida de masa ósea) y la actividad con soporte de peso es el principal factor de estilo de vida que ayuda a mantener la densidad mineral ósea.

Por lo tanto, es aconsejable elaborar un plan de formación individualizado para apoyar las necesidades de cada paciente. Trabajar con un entrenador personal o fisioterapeuta puede ser increíblemente beneficioso para mantener la fuerza y ​​prevenir la osteoartritis.

Tratamientos complementarios y naturales para la artrosis

Cuando la degeneración de una articulación es lo suficientemente grave como para dañar el cartílago y la articulación es básicamente “hueso con hueso”, se puede recomendar al paciente que se someta a una cirugía de reemplazo de articulación. Esto es, un reemplazo de cadera o rodilla. Las terapias naturales y complementarias pueden ayudar a detener la progresión de la degradación del cartílago y, por lo tanto, contribuir al control del dolor.

Terapia física

Algunos de los tratamientos prácticos que ayudan con el dolor incluyen: acupuntura, masajes, hidroterapia y ultrasonido terapéutico, entre otros. Asimismo, los ejercicios correctivos pueden ser útiles para mantener la salud de las articulaciones. La actividad física también puede mejorar los síntomas en el proceso degenerativo de la artrosis.

Suplementos para la artrosis

Cada vez son más populares los suplementos para las articulaciones. Existe un beneficio potencial de la suplementación de sulfato de glucosamina combinado con ácidos grasos omega-3 para el dolor y la rigidez asociados con la artrosis de rodilla y cadera1. Los nutrientes que ayudan en el mantenimiento de la densidad mineral ósea, como la vitamina D3, también pueden ser útiles en la prevención y el tratamiento de la osteoartritis2.

Respecto a los suplementos que afectan la inflamación, cabe decir que pueden ser efectivos para reducir el dolor y la rigidez asociados con la osteoartritis. La curcumina, por ejemplo, tiene una eficacia similar al diclofenaco, un fármaco antiinflamatorio no esteroideo (AINE) que sirve para reducir el dolor. Los AINE pueden causar úlceras de estómago, mientras que la curcumina puede presentar efectos antiulcerosos3,4,.

Conclusiones

Se aconseja mantener una composición corporal saludable, densidad mineral ósea y un estilo de vida activo. De esta forma, es más fácil favorecer el buen mantenimiento de unas articulaciones saludables. Hay muchos tratamientos naturales disponibles para pacientes que padecen osteoartritis. Un enfoque multidisciplinario que combina fisioterapia, prescripción de ejercicio y productos naturales para la salud puede ayudar a reducir el dolor y mejorar la función articular.

Para terminar, puede recurrir a suplementos antiinflamatorios que ayudan con la reducción del dolor, pero es posible que no disminuya el daño dentro de la articulación. La combinación de suplementos con fisioterapia y pérdida de peso, en caso de que sea necesario, reduce la carga en las articulaciones y puede ayudar con el dolor. Una combinación de estas buenas prácticas y cuidados puede prevenir la artroosis y sus síntomas.

La información proporcionada en cultivarsalud.com ha sido planteada para apoyar, no reemplazar, la relación que existe entre un paciente/visitante de este sitio web y su médico

Referencias

  • Simon, D., Mascarenhas, R., Saltzman, B. M., Rollins, M., Bach, B. R., & MacDonald, P. The Relationship between anterior cruciate ligament injury and osteoarthritis of the knee. Advances in Orthopedics. 2015;1-11.
  • Mabey, T., & Honsawek, S. Role of vitamin D in osteoarthritis: Molecular, cellular, and clinical perspectives. International Journal of Endocrinology. 2015;1-14.
  • Shep, D., Khanwelkar, C., Gade, P., & Karad, S. Safety and efficacy of curcumin versus diclofenac in knee osteoarthritis: a randomized open-label parallel-arm study. Trials. 2019;20(1):214.
  • Sah, A., Jha, R., Sah, P., Shah, D., & Yadav, S. Turmeric (curcumin) remedies gastroprotective action. Pharmacognosy Reviews. 2013;7(1):42.
Mikel García Iturriozhttps://www.misohinutricion.com/

Biografía de Mikel García

  • Experto en Nutrición Ortomolecular y Medicina Biológica.
  • Desde hace más de 20 años se dedica a la formación y a la elaboración de contenidos relacionados con los complementos alimenticios y la fitoterapia.
  • Director Técnico de Misohi Nutrición y Cosmética (www.misohinutricion.com), herbolario online especializada en suplementos nutricionales y cosmética natural de las mejores marcas.
  • Los usuarios/colaboradores de Revista cultivarsalud.com se comprometen a difundir información que sea verdadera y correcta de acuerdo a los conocimientos actuales

Articulos relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

McSano: Escaparate BIO

¿Sabías que...?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies