Juguetes de lana y madera, volver al origen

Contenido revisado y validado por nuestros expertos del comité asesor.

¿Has probado dar a tus hijos juguetes de lana y madera? Seguro que les gusta volver al origen, a la época donde no existían plásticos. En los últimos años las familias nos hemos vuelto más consciente de la importancia que del medio ambiente, por ello, los fabricantes se apuntan a la moda de materiales ecológicos y más naturales. En artículo de hoy vamos a conocer las escuelas Waldorf, que se originaron en la década de 1920, caracterizadas por proporcionar siempre juguetes hechos con materiales naturales, como la madera, seda, lana o algodón.

No solo son buenos para el medio ambiente, sino que proporcionan una experiencia mucho mejor a los más pequeños. No es lo mismo abrazar un muñeco de plástico rígido que uno relleno de lana, algodón, con un tacto muy suave. Incluso hay estudios que afirman que proporciona un efecto relajante a los niños.

Juguetes Waldorf

Los juguetes Waldorf  a primera vista parecen muy sencillos, pero contienen una gran pedagogía para los más pequeños. La ausencia de detalles permite a los niños imaginar, potencia crear múltiples historias diferentes sobre el mismo. Para los niños el momento de jugar es mágico, donde ellos pueden crear objetos o adaptarlos al juego que quieren hacer ese día concreto.

Los Waldorf son juguetes de lana o madera principalmente, materiales que estimulan nuestros sentidos. Por ejemplo, se pueden hacer muñecas o animales de peluche, seguro que estimulan más a los niños que un trozo de plástico. Además, cada juguete suele ser único, sobre todo si están hechos a mano, a la manera tradicional. También se pueden crear juguetes que representen la vida cotidiana como un coche, un tren o juegos de cocina. Ayudan a ir conociendo cómo es la vida real de los adultos.

La forma de guardar y recoger los juguetes también es importante, siempre ordenados en cestas, al alcance del niño en todo momento. Además, al dividirlos en cestas, los pequeños tienen que aprender a clasificarlos y la importancia de la organización.

Tiene que ver con : 5 Formas de enseñar a los niños a cuidar el medio ambiente.

Juguetes de lana, beneficiosos para el medio ambiente

Los juguetes de lana o madera (y si son ecológicos mejor) siempre aportan beneficios para el medio ambiente, pero tenemos que comprobar que realmente cumplan los requisitos. Debe estar fabricado con materiales naturales y biodegradables, como la madera certificada, el corcho, el papel o el cartón reciclados. Es muy importante que la madera no proceda de una deforestación de un bosque protegido. Los muñecos deben contener tejidos de cultivo ecológico y sobre todo no contener fertilizantes ni pesticidas sintéticos. Las pinturas han de realizarse con tintes vegetales, libres de metales pesados y disolventes químicos.

Tenemos que valorar los juguetes de lana, juguetes artesanales, hechos a mano, con materiales locales como la madera de bambú o las hojas de maíz. También podemos hacer juguetes con conchas de la playa, piñas, naranjas o limones secos.

Un buen ejemplo de juguetes didácticos con los que consiguen que nos divertamos mientras hacemos experimentos con la energía solar o eólica, reciclamos papel o nos muestran las semillas de plantas para reforestar parte de un bosque.

Tenemos que huir siempre del plástico, los juguetes con este material no generan vibraciones, es un material frío, provoca un vacío en nuestros hijos. También hay que tener en cuenta que los niños se hartan de los juguetes con facilidad y tenemos que poner freno ya a los millones y millones de plásticos que acaban en los océanos.

Un capítulo aparte merecen los juguetes con pilas, que suelen ser más caros y contienen metales nocivos para la salud como el mercurio, cadmio o el plomo. Ah, y los envases y embalajes conviene rechazarlos, podemos ir con una bolsa de tela de casa para guardar el juguete.

Artículo relacionado: Educar a los niños en el respeto al medio ambiente.

Juguetes de toda la vida pensados para durar

Una de las características que más me gusta de los juguetes de lana o madera ecológicos es que están pensados para durar años. Las piezas tienen calidad que pueden servir para varias generaciones, no hay nada más emociónate que ver jugar a tu hijo con tus juguetes.

Estos juguetes de lana están pensados para durar en el tiempo, de hecho, están inacabados. Los niños pueden darle una infinita variedad de posibilidades. La idea de crear juguetes duraderos es básica para el medio ambiente, hay que ser conscientes que cada año millones de juguetes son tirados a la basura. Hay que tener en cuenta que no se pueden separar en piezas sueltas para darles otra utilidad.  

Te vamos a proponer una idea de juguete práctica, por ejemplo un juego de construcción con varias piezas donde formar un objeto con colores diferentes. Las opciones son tantas como las ideas y creatividad de los más pequeños. A mí me gusta ese sonido de la madera y ese olor que desprende, nunca encontraremos algo así en los juguetes de plástico.

Esto te gustará: Reciclaje creativo

David Cortecerohttp://www.miravalencia.com/

Vivo la vida en el presente, con optimismo y con mucho amor. Me gustan las personas que siempre están aprendiendo y les gusta estar informadas de todo lo que pasa en el mundo.

Los usuarios/colaboradores de Revista cultivarsalud.com se comprometen a difundir información que sea verdadera y correcta de acuerdo a los conocimientos actuales.

Articulos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

McSano: Escaparate BIO

¿Sabías que...?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies