Las plantas juguete. Divertidas…. pero delicadas.

plantas juguete, Red cultivarsalud

Table of Contents

¿A qué llamamos Plantas Juguete?

La verdad es que la pregunta tiene su miga, realmente las plantas NO son juguetes, eso lo sabemos muy bien, son seres vivos que forman parte del maravilloso Reino Vegetal.

Pero insistimos, ¿a qué llamamos plantas juguete?

Podemos decir que son aquellas, que por sus reacciones violentas o muy rápidas, a estímulos externos, muestran comportamientos que nos recuerdan a los de los animales.

Un caso muy típico que tú conoces bien son las Plantas Carnívoras.

Plantas juguete

Dionaea muscipula

Concretamente, la Dionaea muscipula o atrapamoscas, tiene una reacción muy rápida al cerrar sus «HOJAS»  si un insecto toca ciertos pelos. Pero la planta no es tonta…

Para que las hojas se cierren, el insecto debe tocar estos pelos al menos dos veces en menos de 20 segundos. Entonces un movimiento realmente rápido atrapa irremediablemente al insecto sin la menor posibilidad de escapar de su captor.

Este ingenioso sistema evita que la hoja se cierre por ejemplo por gotas de agua o polvo de tamaño suficientemente grande como para que el mecanismo se active. Es el insecto con su insistencia el que causa su muerte irremediable.

Lógicamente, este movimiento rápido gasta mucha energía en la planta. Por lo que debe serle rentable y lo es si obtiene el alimento que necesita…pero… ¿Y si nosotros hacemos que la planta cierre las hojas rozándolas con un palito?

El gasto de energía inútil que ocasionamos a nuestra planta pronto tendrá consecuencias irreversibles.

Mimosa púdica

Otro típico ejemplo de planta juguete es la Mimosa púdica.

En este caso se produce sobre todo cuando la planta es joven, un movimiento violento de plegado de hojas.

Te puede interesar:  Regar las plantas en vacaciones (9 trucos fáciles y efectivos)

Los folíolos (partes de la hoja compuesta) se cierran en pocos segundos y los propios peciolos  hacen lo mismo, cayendo hacia abajo y  dando la sensación de marchitez general a la planta.

La planta se defiende así de los depredadores que no dudarían en comérsela.

En este caso este mecanismo defiende también de perdidas de agua a la mimosa en momentos de gran calor al protegerse del viento debido a la reducción de la superficie.

En invernaderos, protegidos y sin viento, la planta crece sin tener que emplear este mecanismo defensivo, lo que le permite un desarrollo mucho más rápido.

Pero estamos ante la misma situación que la anterior…NO es un  juguete, aunque reaccione a estímulos externos como un palito o el simple golpe suave de nuestra mano.

El gasto de energía pronto nos dará sorpresas desagradables.

-Tengamos esto en cuenta al comprar una Planta Juguete.

-Si las tratamos correctamente nos darán una gran satisfacción.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies