Epilepsia en Perros: ¿Cómo actuar? Síntomas y Tratamiento

doctor acariciando perro

Table of Contents

La epilepsia en perros es una condición muy preocupante para los dueños de mascotas. Esta enfermedad neurológica, que se caracteriza por convulsiones recurrentes, aunque asusta, puede ser perfectamente manejada con el conocimiento y la preparación adecuados. A través de este artículo queremos darte una visión detallada de la epilepsia en perros, incluyendo cómo reconocer los síntomas y cómo actuar durante un episodio, así como las opciones de tratamiento disponibles.

¿Qué es la epilepsia en perros?

La epilepsia en perros es una enfermedad neurológica crónica que se caracteriza por la aparición de ataques epilépticos recurrentes. Estos ataques son causados por descargas eléctricas anormales en el cerebro, que pueden afectar a una parte o a la totalidad del mismo.

La epilepsia afecta a perros de cualquier raza, edad o sexo. Sin embargo, es más común en perros jóvenes, entre los 6 meses y los 6 años de edad. También es más frecuente en algunas razas, como el pastor alemán, el labrador retriever, el golden retriever y el cocker spaniel.

Tipos de convulsiones en perros

Las convulsiones en perros se dividen principalmente en dos categorías: generalizadas y focales.

Convulsiones generalizadas

Estas afectan a todo el cuerpo del perro y se manifiestan a través de síntomas característicos:

  • Pérdida de conciencia: Durante el episodio, el perro experimenta una pérdida total de conciencia.
  • Contracciones musculares: Se observan contracciones musculares generalizadas, afectando todo el cuerpo o áreas específicas.
  • Salivación: Durante la convulsión, es común que el perro salive profusamente.
  • Incontinencia: El perro puede perder el control de la vejiga o los intestinos durante la convulsión.

Convulsiones focales

Estas afectan a una parte específica del cuerpo del perro y presentan síntomas distintivos:

  • Contracciones musculares: Las contracciones se localizan en una parte específica del cuerpo, como una pata, una cara o un ojo.
  • Cambios sensoriales: El perro puede experimentar sensaciones como parálisis, hormigueo o ardor.
  • Cambios de comportamiento: Pueden surgir alteraciones en el comportamiento, como confusión, desorientación o agresividad. Entiende un poco cómo son los perros agresivos

En algunos casos, las convulsiones en perros pueden ser mixtas, combinando características tanto de las convulsiones generalizadas como de las focales.

Por último, existe algo llamado el status epilepticus. Esto es una condición grave en la que las convulsiones persisten durante más de cinco minutos o se suceden ataques repetidos sin recuperación de la conciencia entre ellos. Esta puede resultar mortal si no se aborda rápidamente.

Síntomas de epilepsia en un perro

 adorable perro en refugio mostrando afecto

La epilepsia en perros se presenta con una variedad de síntomas, cuya intensidad y naturaleza están vinculadas a la gravedad de los ataques. Además de los síntomas más comunes, existen manifestaciones adicionales que pueden proporcionar una comprensión más completa de esta condición.

Convulsiones

Este es el síntoma distintivo de la epilepsia, el perro queda generalmente tirado en el piso con movimientos involuntarios, el hocico abierto, a veces con los ojos en blanco.

Pérdida de conciencia

Durante el episodio, el animal puede experimentar una pérdida momentánea de conciencia, siendo este uno de los signos más evidentes de la condición.

Te puede interesar:  20 Mejores Premios Para Perros Naturales 2024

Fiebre

En algunos casos, la fiebre puede ser un síntoma asociado con la epilepsia, especialmente en cachorros. 

Cambios de comportamiento

Tras un episodio epiléptico, el perro llega a exhibir diversos cambios en su comportamiento, como letargo, confusión o agresividad. Estos ajustes post-ataques ofrecen una perspectiva importante para entender el impacto a largo plazo de la epilepsia en la vida diaria del animal.

Aura epiléptica

Algunos perros presentan cambios sutiles antes de una convulsión, como inquietud o vocalizaciones anormales.

Movimientos anormales

Movimientos de cabeza repetitivos.

Períodos de desorientación

Algunos perros experimentan desorientación prolongada después de una convulsión.

Cambios en la sensibilidad

Pueden surgir hipersensibilidad o insensibilidad en ciertas áreas del cuerpo.

Salivación excesiva

Mayor producción de saliva tanto antes como después de los ataques.

Problemas gastrointestinales

Náuseas o vómitos pueden estar asociados con los episodios de epilepsia.

¿Qué provoca la epilepsia en un perro? Causas

La causa de la epilepsia en perros es desconocida en la mayoría de los casos. Sin embargo, según el tipo de epilepsia que el perro tenga, se deduce que:

Epilepsia idiopática

En este caso, la causa de la epilepsia no se puede identificar. Se cree que está relacionada con un desequilibrio en las sustancias químicas que regulan la actividad eléctrica del cerebro. La epilepsia idiopática es la forma más común de epilepsia en perros, y afecta a aproximadamente el 50% de los perros con esta enfermedad.

Epilepsia secundaria

En este caso, la epilepsia es causada por una condición subyacente, como:

  • Trastornos hereditarios. Algunas razas de perros son más propensas a desarrollar epilepsia, como las nombradas anteriormente.
  • Traumatismos craneoencefálicos. Un golpe en la cabeza que cause daño cerebral.
  • Enfermedades infecciosas. Algunas enfermedades infecciosas, como la toxoplasmosis, la leptospirosis y la rabia.
  • Enfermedades metabólicas. Enfermedades metabólicas, como la hipoglucemia, la hipercalcemia y la enfermedad de Cushing, estas causan cambios en la actividad eléctrica del cerebro.
  • Tumores cerebrales. Los tumores cerebrales también causan daño cerebral, provocando ataques.
  • Intoxicaciones. La exposición a ciertos tóxicos, como el plomo, el arsénico y el cobre, puede causar daño cerebral, por ende, provocar ataques epilépticos.

En algunos casos, los ataques epilépticos en perros son causados por una combinación de factores. Por ejemplo, un perro con un trastorno hereditario puede ser más susceptible a desarrollar ataques epilépticos si también sufre un traumatismo craneoencefálico.

¿Qué hacer en caso de epilepsia en perros? Paso a Paso

La presencia de un episodio de epilepsia en nuestro perro es estresante cuanto menos, pero es crucial mantener la calma y seguir ciertos pasos para ayudar al canino afectado. Nosotros te explicamos qué hacer en el siguiente paso a paso:

Paso 1. Mantén la calma

Lo primero y más importante es conservar la calma. Aunque presenciar a tu perro sufriendo un episodio de epilepsia es aterrador, es vital que te mantengas tranquilo para poder brindarle la ayuda necesaria.

Paso 2. Establece un entorno seguro

Cerciórate de que el entorno alrededor del perro sea seguro. Retira objetos afilados, muebles u otros elementos que puedan representar un peligro durante el episodio. Esto ayudará a prevenir lesiones tanto para el perro como para quienes lo rodean.

Te puede interesar:  Como evitar un golpe de calor en perros

Paso 3. Evita el contacto directo

Durante el episodio, evita tocar al perro directamente en la cabeza o la boca. En un estado convulsivo, el perro puede no ser consciente de su entorno y podría reaccionar instintivamente mordiendo, incluso involuntariamente.

Paso 4. Registra la duración del episodio

Observa el tiempo que dura el episodio. La mayoría de las convulsiones en perros son de corta duración, pero es esencial registrar la duración exacta. Si la convulsión persiste por más de cinco minutos, busca ayuda veterinaria de inmediato.

Paso 5. Protege al perro

Coloca suavemente al perro en un área acolchada y alejada de objetos peligrosos. Puedes utilizar almohadas o mantas para proteger tu cabeza y cuerpo. Evita restringir sus movimientos, pero asegúrate de que esté seguro.

Paso 6. Controla la respiración

Durante la convulsión, los perros suelen tener dificultades para respirar. Asegúrate de que haya un flujo de aire adecuado y, si es posible, mantén las vías respiratorias despejadas. Nunca intentes forzar la mandíbula del perro abierta.

Paso 7. Registra detalles del episodio

Haz anotaciones sobre lo que observas durante la convulsión. Esto será útil para el veterinario al evaluar la situación. Observa cualquier comportamiento anormal antes o después del episodio, así como la duración y la intensidad de la convulsión.

Paso 8. Proporciona tranquilidad posterior

Después de que la convulsión haya cesado, es normal que el perro esté desorientado o asustado. Proporciónale un entorno tranquilo y seguro. Evita estimulaciones intensas y permítele recuperarse a su propio ritmo.

Paso 9. Consulta al veterinario

Aunque una convulsión ocasional puede no ser motivo de alarma, es importante programar una visita al veterinario para determinar la causa subyacente y discutir opciones de tratamiento si es necesario.

¿Cuánto dura un ataque de epilepsia en perros?

 perro de entrenamiento de mujer

La duración de un ataque de epilepsia en perros variará considerablemente y dependerá de diversos factores, como la causa subyacente, la salud general del animal y la respuesta al tratamiento. La mayoría de las convulsiones en perros duran entre unos pocos segundos y hasta dos minutos. Durante este tiempo, es común observar movimientos involuntarios, contracciones musculares y posiblemente pérdida de conocimiento. Aunque puede parecer una eternidad cuando se está presenciando, es fundamental mantener la calma y registrar la duración exacta del episodio.

En casos menos comunes, los perros experimentan lo que se conoce como «status epiléptico», que implica convulsiones prolongadas o convulsiones recurrentes sin recuperación completa entre episodios. Es el que nombramos más arriba y tiene potencial de ser mortal si dura mucho tiempo.

Cuando el ataque como tal termina no debes dejar de prestarle atención al perro. Recuerda que pueden estar asustados o desorientados, por lo que es vital que los vigiles hasta que veas que tienen su comportamiento normal. Este periodo puede ser tanto de unos minutos como de un par de horas.

Diagnóstico y Tratamiento: Vivir con epilepsia

La convivencia con un perro diagnosticado con epilepsia implica un enfoque cuidadoso y una colaboración estrecha con el veterinario para garantizar la calidad de vida del animal. 

Te puede interesar:  Caída de Pelo en Perros: Causas y Tratamientos

El proceso de diagnóstico comienza con una revisión minuciosa del historial médico del perro. Información sobre la frecuencia y la duración de los episodios, así como cualquier evento desencadenante.

El veterinario llevará a cabo exámenes físicos y neurológicos para descartar otras condiciones médicas y evaluar la salud general del animal. Esto puede incluir pruebas de sangre y estudios de imágenes como resonancias magnéticas para identificar posibles causas subyacentes.

En muchos casos, se realiza un EEG para medir la actividad eléctrica en el cerebro. Este procedimiento ayuda a confirmar el diagnóstico de epilepsia y determinar la frecuencia y la gravedad de las convulsiones. Una vez el diagnóstico es seguro se pasa a elegir la o las formas de tratamientos, dentro de las opciones están:

Medicamentos antiepilépticos

La administración de medicamentos antiepilépticos es una parte fundamental del tratamiento. Los fármacos, como el fenobarbital o el bromuro de potasio, ayudan a controlar las convulsiones y a minimizar su frecuencia. Es vital siempre seguir estrictamente las indicaciones del veterinario en cuanto a la dosificación y el monitoreo.

Ajustes en el estilo de vida

Realizar cambios en el estilo de vida del perro a veces contribuye al manejo de la epilepsia. Mantener una rutina regular, reducir el estrés y proporcionar un entorno tranquilo son aspectos clave para minimizar desencadenantes potenciales de convulsiones.

Monitoreo continuo

El monitoreo regular del perro es esencial para evaluar la eficacia del tratamiento y ajustar la medicación según sea necesario. Registrar la frecuencia y la duración de las convulsiones, así como cualquier cambio en el comportamiento, ayuda al veterinario a tomar decisiones informadas sobre el plan a seguir.

Dieta específica

En algunos casos, se puede recomendar una dieta barf específica para perros con epilepsia. Dietas bajas en carbohidratos y altas en grasas, como la dieta cetogénica, han demostrado ser beneficiosas para algunos perros con epilepsia resistente a los medicamentos. Aquí, no es tan recomendable los carbohidratos como las frutas, conoce cuál es la mejor alimentación para perros

Vivir con un perro con epilepsia llega a ser desafiante emocionalmente. El apoyo emocional tanto para el propietario como para el perro es crucial. Compartir experiencias con otros propietarios de mascotas con epilepsia y mantener una comunicación abierta con el veterinario es lo que más ayudará a abordar preocupaciones y mejorar la calidad de vida de la mascota.

Conclusión

En resumen, aunque la epilepsia en perros es una condición desafiante tanto para la mascota como para el dueño, es importante recordar que con el tratamiento y el manejo adecuados, los perros con epilepsia pueden llevar una vida plena y saludable. Si sospechas que tu perro puede estar experimentando convulsiones, es fundamental buscar atención veterinaria lo antes posible. Recuerda, la salud y el bienestar de tu perro son siempre la prioridad. Con el conocimiento y la preparación adecuados, podrás ayudarle a navegar por esta condición. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies