Moquillo en perros: Causas, etapas y tratamiento

perro gracioso guiña un ojo y sonríe sobre la hierba verde en el parque

Table of Contents

La salud de nuestras mascotas es la principal preocupación que como dueños tenemos. Es fácil encontrar información sobre virus o bacterias que nos afectan a nosotros los humanos, pero cuando se trata de perros o gatos, la cosa cambia. El moquillo en perros es una enfermedad conocida, pero que pocos entienden realmente lo que implica y su capacidad de afectar a perros de todas las edades. Por ello hemos creado este post. A lo largo de la siguiente lectura aprenderás sobre que es exactamente el moquillo, qué síntomas presenta, como tratarlo y qué consecuencias esperar. Si quieres aprender más sobre esta enfermedad, sigue leyendo.

¿Qué es el moquillo en perros?

El moquillo en perros, también conocido como distemper canino o enfermedad de Carré, es una enfermedad viral altamente contagiosa que afecta a los perros de todas las edades, pero es más grave en los cachorros y perros inmunodeprimidos. Este virus (CDV) pertenece a la familia paramixoviridae y causa desde síntomas respiratorios hasta neurológicos. 

¿Cuáles son los síntomas del moquillo en perros?

Los síntomas del moquillo canino son diversos y la mayoría no son únicos de esta enfermedad. Además, no afecta a todos los perros por igual, por lo que un perro podría tener muchos más síntomas que otro, pero ambos tener la enfermedad en la misma etapa. Dentro de los síntomas por los que estar alerta para llevar a tu perro al veterinario están:

  • Tos
  • Secreción nasal
  • Estornudos excesivos
  • Dificultad para respirar
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Pérdida de apetito
  • Convulsiones
  • Parálisis parcial
  • Erupciones cutáneas

Causas del distemper canino

 perro relajándose en la cama debajo de una manta blanca

El CDV es un virus de la familia Paramyxoviridae y tiene la característica de ser altamente contagioso. Se puede transmitir de perro a perro a través del contacto directo con las secreciones respiratorias o las heces. También puede transmitirse a través de objetos contaminados, como juguetes, platos y camas. Por otro lado, hay algunos factores que  contribuyen a la propagación del distemper canino de manera más masiva, como por ejemplo: 

Baja tasa de vacunación

Los cachorros y perros no vacunados o con un calendario de vacunación incompleto son más susceptibles a la infección.

Ambientes hacinados

Situaciones en las que los perros viven en condiciones de hacinamiento, como perreras superpobladas, refugios para animales o criaderos sin las medidas higiénicas adecuadas, aumentan la probabilidad de transmisión del virus.

Estrés y debilidad inmunológica

El estrés físico o emocional, así como una inmunidad debilitada, hacen que los perros sean más susceptibles a la infección. 

Te puede interesar:  Ansiedad en Perros: Síntomas, Causas y Cómo Controlarla en 3 Pasos

Periodo de incubación prolongado

El largo período de incubación del virus del moquillo canino, que puede ser de hasta varias semanas, dificulta la identificación temprana de la enfermedad, permitiendo su propagación antes de que se manifiesten los síntomas clínicos.

Etapas del moquillo canino ¿Cuánto dura?

Las etapas del moquillo canino casi siempre varían en su presentación y duración, pero los veterinarios la dividen en cinco fases. Ten en cuenta que la duración y gravedad de cada una varía según la respuesta inmunológica del perro y su ambiente. Dichas etapas son:

Fase de incubación

  • Duración: 6 a 10 días.
  • Durante esta fase, el perro puede no mostrar signos clínicos, pero puede estar diseminando el virus a otros perros.

Fase prodrómica

  • Duración: 1 a 3 días.
  • Se caracteriza por fiebre, letargo, pérdida de apetito y secreciones nasales y oculares.

Fase gastrointestinal

  • Duración: Variable.
  • Los síntomas pueden incluir vómitos, diarrea y pérdida de peso.

Fase respiratoria

  • Duración: Variable.
  • Tos, dificultad para respirar, secreciones nasales y oculares más graves.

Fase neurológica

  • Duración: Variable.
  • En esta etapa, pueden aparecer convulsiones, temblores, parálisis y otros problemas neurológicos.

Tratamiento para el distemper canino

Lamentablemente, no existe un tratamiento específico que cure por completo el moquillo canino; sin embargo, la aplicación de medidas de apoyo es crucial para aliviar los síntomas y mejorar las posibilidades de supervivencia del perro afectado. Estas estrategias de tratamiento de apoyo abordan diferentes aspectos de la enfermedad y son esenciales para mitigar el impacto del virus en el organismo del animal. Te contamos en detalle sobre cada una a continuación.

Medicamentos para controlar los síntomas

mujer pasa un pañuelo por la zona del hocico a su perro

Antibióticos para infecciones bacterianas secundarias

Dada la propensión de los perros con moquillo a desarrollar infecciones bacterianas secundarias, la administración de antibióticos es fundamental. 

Anticonvulsivos para controlar las convulsiones

Las convulsiones, comunes en la etapa neurológica del moquillo, son controladas eficazmente mediante anticonvulsivos. Este no solo alivia el sufrimiento del animal, sino que también previene daños neurológicos adicionales.

Líquidos para prevenir la deshidratación

La pérdida de líquidos debido a la diarrea, vómitos y dificultades respiratorias llevan a la deshidratación. La administración de líquidos por vía intravenosa es crucial para prevenir este problema y garantizar el funcionamiento adecuado de los órganos vitales.

Cuidados de enfermería

Administración de líquidos por vía intravenosa

En casos en que el perro no pueda ingerir líquidos por sí mismo, la administración de líquidos por vía intravenosa es vital para mantener la hidratación y favorecer una recuperación adecuada.

Te puede interesar:  Tipos de Husky que Existen (2024)

Alimentación con sonda

Cuando la capacidad de comer se ve comprometida, darle la mejor alimentación para perros a través de una sonda es muy importante, ya que su organismo se proporcionará de los nutrientes necesarios para mantener la fuerza y promover la recuperación.

Conoce otro tipos de necesidades de perros haciendo clic en el enlace.

Medidas de apoyo adicionales

Los veterinarios a veces recomiendan otras medidas de apoyo, como terapia física o fisioterapia, para mejorar la movilidad y la calidad de vida en general del perro. 

En resumen, mientras que no existe una cura definitiva para el moquillo canino, la aplicación de tratamientos de apoyo y cuidados especializados es lo que marcara la diferencia. Si quieres puedes echar un vistazo a los cuidados de perros en casa para tener aún más opciones.

Si tu perro tiene distemper canino y quieres ayudarle a que se sienta mejor, considera la posibilidad de darle premios con CBD o aceite con CBD. 

En Waggy’s tenemos productos pensados específicamente para perros que poseen CBD para perros para ayudarles con el nerviosismo o la ansiedad en perros que les genera estar enfermos, mitigar el dolor y ayudarles a descansar. 

Consulta siempre primero con tu veterinario de confianza para que te asegures de que no haya ningún riesgo y luego elige el producto que mejor consideres. 

¿El distemper canino se contagia a humanos? 

No, el moquillo canino no se contagia a los humanos. El virus del moquillo canino es un virus de la familia Paramyxoviridae que es específico de los perros. 

Sin embargo, es importante tener en cuenta que los humanos pueden sí ser portadores del virus del moquillo canino sin mostrar síntomas. Es decir, nosotros podemos ser transmisores indirectos al estar en contacto con un animal enfermo.

¿Un perro que tuvo moquillo puede volver a tenerlo?

perro mirando al horizonte arriba de una cama

La respuesta corta es sí, un perro que tuvo moquillo puede volver a tenerlo. El virus es muy resistente y puede permanecer activo en el medio ambiente durante meses. 

Sin embargo, la probabilidad de que un perro que tuvo moquillo vuelva a infectarse es baja. Los perros que se recuperan desarrollan inmunidad al virus. Esta inmunidad suele durar toda la vida, pero no es completa. Es posible que los perros con inmunidad al moquillo puedan infectarse nuevamente, pero es poco probable que desarrollen síntomas graves.

Te puede interesar:  Todo sobre Leucemia Felina: Síntomas y Tratamiento

Los perros que tienen más probabilidades de volver a contraer el moquillo son los perros que no fueron vacunados contra la enfermedad o los perros que no recibieron una vacunación completa. 

¿Cómo prevenir el moquillo o distemper en los perros?

La mejor manera de prevenir el moquillo en perros es la vacunación. Los cachorros deben recibir la primera vacuna contra el moquillo a las 6 semanas de edad, seguida de una segunda vacuna a las 12 semanas de edad. Después de la serie inicial de vacunación, deben recibir un refuerzo anual de la vacuna.

Además de la vacunación, también es importante tomar medidas para reducir el riesgo de exposición como:

  • Mantener a tu perro alejado de otros perros que puedan estar infectados. Esto puede ser difícil, especialmente si su perro es un cachorro o un perro adulto activo. Sin embargo, es fundamental limitar el contacto siempre que sea posible.
  • Limpiar y desinfectar regularmente los juguetes, platos y camas de tu perro. De esta manera te aseguras de ir eliminando cualquier virus. 
  • No permitir que tu perro entre en contacto con objetos que puedan estar contaminados con el moquillo. 

Secuelas del moquillo canino

El moquillo, en los casos más graves, llega a causar daño neurológico permanente y dejar secuelas como:

Problemas neurológicos

Las convulsiones, la parálisis y el coma son las secuelas neurológicas más comunes del distemper canino. 

Problemas oculares

Los problemas oculares, como la ceguera parcial o completa,  también son una secuela usual.

Problemas dentales

Como la pérdida de dientes, la inflamación de las encías y la formación de abscesos.

Conclusión

El moquillo canino, sin duda, representa uno de los desafíos más significativos para la salud de nuestros amigos de cuatro patas. Sin embargo, a medida que comprendemos mejor las causas, etapas y tratamientos asociados con esta enfermedad, podemos tomar medidas más efectivas para protegerlos. La vacunación sigue siendo la mejor vía de prevención, pero la detección temprana y la atención veterinaria adecuada son igualmente cruciales. Aunque el moquillo trae desafíos complicados, la conciencia y la acción proactiva de los dueños de mascotas, respaldadas por el cuidado experto de los profesionales veterinarios, son esenciales para brindarle a nuestros compañeros caninos las mejores oportunidades de recuperación y bienestar a largo plazo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies