Todo sobre Leucemia Felina: Síntomas y Tratamiento

anciano con gato mascota

Table of Contents

Los gatos son una parte integral de nuestras vidas, brindándonos compañía y afecto. Sin embargo, al igual que los humanos, también son susceptibles a diversas enfermedades. Una de estas enfermedades siendo la leucemia felina. En este artículo, te contaremos sobre que es exactamente la leucemia felina, los síntomas de esta enfermedad, las opciones de tratamiento disponibles, así como las mejores medidas de prevención.

¿Qué es la leucemia felina?

La leucemia felina constituye una afección crónica que afecta a los felinos. Su origen se encuentra en un retrovirus conocido como virus de la leucemia felina (FeLV). Este virus invade las células del sistema inmunológico del gato, pudiendo causarles daño e incluso destruirlas. Como consecuencia, el sistema inmunológico del felino se ve debilitado, dejándolo vulnerable a cualquier otra infección o enfermedad secundaria.

Síntomas de un gato con leucemia

Los gatos infectados con FeLV pueden no mostrar ningún síntoma durante meses o incluso años. A medida que el virus se propaga a través del cuerpo, los felinos pueden desarrollar una variedad de problemas de salud, que incluyen:

  • Anemia
  • Infección
  • Insuficiencia renal
  • Enfermedad hepática
  • Inmunodeficiencia
  • Perdida de peso considerable
  • Encías pálidas
  • Fiebre
  • Falta de apetito
  • Ganglios más grandes de lo normal
  • Apatía

¿Cómo se contagia?

La leucemia felina se contagia principalmente a través del contacto directo entre gatos. Las formas comunes de transmisión incluyen:

  • Lamido mutuo
  • Estados frecuentas de estrés en gatos.
  • Mordeduras y luchas: Durante las peleas, la saliva contaminada con el virus logra ingresar al torrente sanguíneo del gato no infectado.
  • Contacto nasal y oral: El virus puede estar presente en la saliva, lágrimas, orina y heces, por lo que el contacto con estas secreciones puede llevar a la transmisión.
  • Transmisión vertical: Las madres infectadas pueden transmitir el virus a sus crías durante el parto o a través de la leche materna.
  • Compartir tazones de comida, cajas de arena u otros objetos: Aunque es menos común, la leucemia felina también puede transmitirse mediante el uso compartido de artículos contaminados.

¿Cuánto tiempo tarda en manifestarse la leucemia felina?

 examen médico con lupa

El tiempo que tarda en manifestarse la leucemia felina después de la infección puede variar considerablemente. Algunos gatos muestran síntomas dentro de semanas o meses después de la exposición al virus, mientras que otros pueden llevar años en desarrollar signos clínicos. Además, algunos gatos infectados pueden convertirse en portadores crónicos sin mostrar síntomas evidentes.

Te puede interesar:  ¿Cuál es la mejor alimentación para perros? Guía 2024

La progresión de la enfermedad depende de varios factores, como la edad del gato en el momento de la infección, su salud general, la cepa del virus y otros factores inmunológicos y genéticos. 

¿Cuánto tiempo puede vivir un gato con leucemia felina?

La esperanza de vida de un gato con leucemia felina variará significativamente y dependerá de diversos factores, como la salud general del gato, la presencia de otros problemas de salud, el manejo adecuado y el acceso a atención veterinaria. Algunos gatos infectados pueden vivir durante años con una calidad de vida razonable, mientras que otros pueden deteriorarse más rápidamente. Algunos puntos clave a considerar:

Gatos asintomáticos o portadores crónicos

Estos gatos, aunque están infectados con el virus, logran vivir durante varios años sin mostrar signos evidentes de la enfermedad. De cualquier manera, si son capaces de transmitir el virus a otros.

Gatos con síntomas clínicos

Los gatos que si desarrollan síntomas clínicos como pérdida de peso, letargo, problemas respiratorios o gastrointestinales, pueden tener una esperanza de vida más corta. Sin embargo, si responden bien al tratamiento de los síntomas, pueden vivir con una calidad de vida aceptable por unos 5 años.

Riesgo de enfermedades secundarias

La leucemia felina afecta el sistema inmunológico del gato, haciéndolo más propenso a otras enfermedades e infecciones secundarias. El riesgo de complicaciones relacionadas con otras enfermedades influyendo en la esperanza de vida.

¿Qué debo hacer si mi gato tiene leucemia?

Si cree que su gato puede tener leucemia, es importante que lo lleve al veterinario para que lo examinen. El veterinario es quien realizará una prueba de sangre para detectar el virus.

Te puede interesar:  Mejores Juguetes para Perros que No Conocías 2024 

Si la prueba de sangre es positiva, el profesional hablará contigo sobre las opciones de tratamiento. No hay cura para la leucemia felina, pero el tratamiento busca ayudar a controlar los síntomas y prolongar la vida del gato.

Cómo prevenirla

La mejor manera de prevenir la leucemia felina es vacunar al gato. Las vacunas contra la leucemia felina son seguras y efectivas, y se pueden administrar a los gatos a partir de las 8 semanas de edad. Esta se administra en dos dosis, siendo la segunda dosis administrada cuatro semanas después de la primera y debe ser renovada anualmente. Es importante que respetes el calendario de vacunación.

Además de la vacunación, también hay otras medidas que se pueden tomar como:

  • Mantener al gato dentro de la casa: Esto ayudará a protegerlo de la exposición a otros gatos, que pueden estar infectados con el virus.
  • Evitar que el gato se ponga en contacto con gatos callejeros o no vacunados. 
  • Limpiar y desinfectar regularmente el área donde el gato pasa tiempo. Esto ayudará a matar cualquier virus que pueda estar presente.
  • Si estás pensando en adoptar un gato, es importante pedirle al refugio o al criador que le haga una prueba de leucemia felina. 

Si tienes un gato que es positivo para la leucemia felina, es fundamental que tomes medidas para proteger a otros gatos de la exposición al virus. Esto incluye mantener a tu gato dentro de casa, limpiar y desinfectar regularmente el área donde pasa tiempo y evitar que entre en contacto con otros gatos.

Tratamientos médicos y naturales

mujer sosteniendo lindo gato

Como hemos dicho anteriormente, no hay cura para la leucemia felina. El enfoque de los tratamientos es mantener la mejor calidad de vida para el animal alivianando los síntomas, algunos tratamientos médicos son:

Medicamentos para tratar las infecciones

Los gatos con leucemia felina son más propensos a contraer infecciones, por lo que es importante tratarlas rápidamente, ya sea con antibióticos, antivirales o antifúngicos.

Medicamentos para tratar el cáncer

Si el gato desarrolla cáncer, el veterinario debería recetar medicamentos para ayudar a tratar la enfermedad. Los medicamentos utilizados para tratar el cáncer incluyen quimioterapia, radioterapia y terapia biológica.

Te puede interesar:  Toxoplasmosis en Gatos: Qué es, Causas, Síntomas y Tratamiento

Terapia de apoyo

La terapia de apoyo se puede utilizar para ayudar al gato a mantener su peso y función, esta incluye una dieta barf especial, suplementos nutricionales y fisioterapia.

Otro enfoque de tratamiento son aquellos naturales. Aunque, no hay pruebas científicas que respalden la eficacia de los tratamientos naturales para la leucemia felina. Sin embargo, algunos propietarios de gatos han informado de que los siguientes tratamientos han ayudado a mejorar la calidad de vida de sus gatos con leucemia felina: 

Dieta

Una dieta saludable y nutritiva logrando mantener el peso y la función del gato. Esta debe ser una dieta rica en proteínas, grasas saludables y vitaminas.

Suplementos nutricionales

Los suplementos nutricionales, como los probióticos, los antioxidantes y los ácidos grasos omega-3, ayudan a fortalecer el sistema inmunitario del animal.

Medicina herbal

Algunas hierbas, como el astrágalo, el ginseng y el equinácea, se han utilizado tradicionalmente para tratar el cáncer.

Sea cual sea tu elección, es vital consultar con el veterinario antes de administrar cualquier tratamiento natural a un gato.

Conclusión

En conclusión, la leucemia felina es sin duda un completo desafío en la salud de los gatos, pero con un diagnóstico temprano, manejo adecuado y atención veterinaria constante, es posible mejorar la calidad de vida de los mininos afectados. La prevención a través de la vacunación y la información sobre prácticas seguras en la convivencia de gatos son herramientas cruciales para reducir la propagación de esta enfermedad. Cuando logremos comprender los síntomas, los métodos de transmisión y las opciones de tratamiento disponibles, como dueños de mascotas, podremos tomar decisiones informadas para su cuidado. Además de todo esto, la investigación continua y la conciencia pública son esenciales en la lucha contra la leucemia felina, y juntos, podemos trabajar hacia un futuro donde esta enfermedad sea más fácil de prevenir y gestionar.