Estrés en Gatos: Síntomas, Cómo Controlarlo y Causas

mujer acariciando adorable gato perezoso

Table of Contents

El bienestar emocional de nuestros queridos compañeros felinos es esencial para garantizar una vida saludable y plena. En el mundo de los gatos, el estrés puede surgir por diversas razones, impactando no solo en su comportamiento, sino también en su salud física. A lo largo del siguiente artículo hablaremos sobre que es exactamente el estrés en gatos, como se ocasiona, que provoca y por qué es tan vital identificarlo temprano para tratarlo.

¿Qué es el estrés en gatos?

El estrés en gatos es el mismo que en humanos. Una respuesta fisiológica y/o psicológica ante una situación desconocida o temporal que se percibe como peligrosa. A los felinos les gusta la rutina, lo conocido, cuando esto no pasa entran en un estado de ansiedad y estrés que, en caso de no identificarse y controlarse, les genera consecuencias. 

¿Por qué se estresan los gatos? 

pequeño gatito durmiendo junto a un mando en el sofá

Las razones por las que se puede estresar un gato, son variadas. Como dueños responsables es nuestro deber saber qué hábitos o actitudes podemos tener que los llegan a estresar, para poder evitarlas. Las razones por las que un gato se puede estresar son:

Introducción de otro gato

La llegada de un nuevo felino al hogar puede generar tensiones y conflictos territoriales entre los gatos residentes y el recién llegado.

Introducción de un perro

La presencia de un perro en el entorno del gato puede resultar abrumadora y generar ansiedad, ya que el gato se puede sentir amenazado por el can.

Separación

Los gatos son animales territoriales y experimentan estrés cuando se ven separados de sus dueños o compañeros felinos. 

Mudanza

La adaptación a un nuevo hogar implica ajustarse a nuevos olores, sonidos y configuraciones espaciales, lo que puede generar ansiedad en los felinos.

Miedo

Situaciones que generan miedo, como tormentas, fuegos artificiales o ruidos fuertes, llegan a ser desencadenantes de estrés. Es importante proporcionarles un refugio seguro y tranquilidad.

Cambios en la rutina

Los gatos son criaturas de hábitos, y alteraciones significativas en su rutina diaria, como cambios en los horarios de alimentación o de juego, les genera estrés.

Te puede interesar:  Mejores Vitaminas Para Perros 2024- Adultos y Cachorros

Visitas al veterinario

Las visitas al veterinario son una fuente importante de estrés. El viaje, la espera en la sala de espera, los nuevos olores y la manipulación durante el examen les genera ansiedad, malestar e incomodidad.

Problemas de salud

El malestar físico, como enfermedades o dolor crónico, contribuyen al estrés en los gatos. Es esencial realizar chequeos regulares con el veterinario para identificar y tratar cualquier problema de salud de manera oportuna.

Falta de estimulación mental y física

La falta de enriquecimiento ambiental, como juguetes interactivos, rascadores y oportunidades de exploración, puede llevar al aburrimiento y, en última instancia, al estrés. 

Cambios en la composición del hogar

Alteraciones en la estructura familiar, como la llegada de un nuevo miembro humano o la partida de un miembro existente, pueden afectar el equilibrio emocional de los gatos. 

Problemas de higiene

La falta de limpieza en la caja de arena o la presencia de olores fuertes pueden incomodar a los gatos, llevándolos a experimentar estrés. 

Síntomas de un gato estresado

Identificar los síntomas de estrés es crucial para abordar cualquier problema emocional a tiempo. Los felinos, al ser animales que pueden ocultar sus malestares, pueden manifestar su estrés a través de comportamientos y señales específicas. Algunos de los síntomas más comunes de un gato estresado incluyen:

  1. Alteraciones notables en el comportamiento cotidiano del gato, como volverse más retraído, agresivo, o, en algunos casos, más dependiente y pegajoso.
  2. La pérdida de apetito o, un aumento en la ingesta de alimentos.
  3. Problemas de eliminación, como orinar o defecar fuera de la caja de arena. 
  4. Un exagerado acicalamiento, desencadenando problemas dermatológicos, como pérdida de pelo o irritación en la piel.
  5. Alteraciones en los patrones de vocalización, como maullidos más frecuentes.
  6. Posturas corporales tensas, como agacharse, erizar el pelaje o mantener la cola baja.
  7. Un aumento en la agresividad, como bufidos, gruñidos o arañazos sin provocación aparente.

Estrés crónico en gatos ¿cómo saber cuándo acudir a un profesional? 

El estrés tiene el potencial de volverse crónico, es decir, quedarse como arraigado en la salud de tu gato. Cuando esto pasa, el malestar se vuelve continuo, se desarrollan problemas de salud que se mantienen o dejan secuelas de por vida. Para evitarlo, es fundamental identificar los síntomas del estrés y acudir a un veterinario de inmediato. Si identificas cualquiera de las siguientes señales, acude a un profesional lo antes posible:

  1. Si los síntomas de estrés, como cambios en el comportamiento, hábitos alimenticios alterados o problemas de eliminación, persisten durante un período prolongado a pesar de los esfuerzos para aliviar el estrés en el entorno del gato.
  2. Si se observan problemas de salud relacionados con el estrés, como trastornos gastrointestinales, enfermedades de la piel o pérdida de peso inexplicada, es necesario buscar asesoramiento profesional.
  3. La aparición de nuevos problemas de comportamiento, especialmente la agresividad.
  4. Si el gato experimenta cambios notables en su relación con los dueños, como evitar el contacto físico o volverse excesivamente demandante.

Consecuencia del estrés en gatos

Debido a que el estrés impacta tanto en la salud física como en la emocional de los mininos, las consecuencias se pueden ver reflejadas en ambos aspectos. A veces se refleja en uno solo, a veces se refleja en ambos, las más frecuentes son:

Te puede interesar:  ¿Cuál es la mejor alimentación para perros? Guía 2024

Problemas de salud física

El estrés crónico debilita el sistema inmunológico de los gatos, haciéndolos más susceptibles a enfermedades, desde trastornos dermatológicos hasta enfermedades respiratorias.

Comportamientos destructivos

Los gatos estresados a menudo recurren a comportamientos destructivos, como arañar muebles, morder cables o rasgar cortinas. A este fenómeno se lo conoce como Pica.

Obesidad o pérdida de peso

Los cambios en los hábitos alimenticios asociados al estrés a veces resultan en problemas de peso. Algunos gatos aumentan su ingesta de alimentos, mientras que otros pierden el interés en comer.

Agravamiento de problemas de salud preexistentes

El estrés puede agravar problemas de salud preexistentes, como enfermedades cardíacas o diabetes. 

Problemas de comportamiento social

Cambia su temperamento de forma definitiva, se vuelven agresivos, ermitaños y desconfían de todo y de todos.

Desarrollo de fobias

El estrés constante, especialmente asociado con situaciones específicas, lleva al desarrollo de fobias. Estas pueden manifestarse en miedo a ciertos sonidos, situaciones o incluso a la interacción.

En última instancia, el estrés sostenido disminuye la calidad de vida del gato, afectando su bienestar general y su capacidad para disfrutar de una vida plena y saludable.

¿Cómo relajar a un gato estresado?

mujer acariciando lindo gato perezoso

Aliviar el estrés en los gatos requiere paciencia, observación y la implementación de estrategias adecuadas. Además de la orientación y capacitación de un profesional de la salud del animal. Aquí van nuestras sugerencias:

  1. Proporciona un espacio tranquilo y seguro donde el gato pueda retirarse y relajarse.
  2. Asegúrate de que haya lugares elevados y escondites disponibles para que se sienta seguro.
  3. Proporciona juguetes interactivos y enriquecimiento ambiental para mantener su mente ocupada. Los juegos regulares ayudan a liberar energía y reducir la tensión acumulada.
  4. Asegúrate de que la caja de arena esté limpia y ubicada en un lugar tranquilo.
  5. Ofrece variedad en el tipo de arena, ya que algunos gatos son particularmente sensibles a la textura.
  6. Mantén horarios regulares de alimentación y ofrece una dieta barf equilibrada.
  7. Asegúrate de que siempre haya agua fresca disponible.
  8. Utiliza difusores de feromonas felinas, que pueden ayudar a crear un ambiente relajante. 
  9. Introduce gradualmente a nuevos miembros de la familia, ya sean humanos o animales.
  10. Fomenta interacciones positivas con el gato, como caricias y juegos suaves.
  11. Observa sus respuestas y evita áreas sensibles si muestra incomodidad.

Conclusión

No cabe duda que el estrés en gatos es un aspecto crucial de la atención y la convivencia responsable con estas adorables mascotas. Reconocer los signos que muestra y abordarlos proactivamente contribuye no solo a la comodidad emocional de los gatos, sino también a su salud general. Es vital entender el rol que el veterinario juega en todo esto y buscar su ayuda siempre que sea necesario. Al implementar estrategias específicas, como la creación de entornos seguros y la atención a sus necesidades físicas y emocionales, podemos asegurarles una vida plena y libre.

Te puede interesar:  CBD Para Perros: Beneficios y Dosis Necesarias

Sigue leyendo: Esterilizar gatos