Lo creas o no, la fibromialgia es un diagnóstico bastante nuevo. La Asociación Médica Estadounidense (AMA) la definió por primera vez como una enfermedad en 1987; sin embargo, su diagnóstico ha sido controvertido a lo largo de los años y muchos médicos creen que se trata más de una enfermedad psiquiátrica relacionada con el estrés y otros factores mentales.

Para las personas que padecen fibromialgia, el dolor y la discapacidad asociados son muy reales. Un enfoque integral e integrador que incluya intervenciones de dieta, estilo de vida y suplementos puede ser beneficioso para controlar esta afección.

¿Qué es la fibromialgia?

El código de diagnóstico ICD-10 describe la fibromialgia como un trastorno crónico del tejido musculoesquelético y conectivo, que conduce a inflamación y degeneración fibrosa de los músculos. La afección se caracteriza por dolor, rigidez y sensibilidad en los músculos del cuello, hombros, espalda, brazos, caderas y piernas. Las personas también pueden informar que experimentan trastornos del sueño, dolor de cabeza, fatiga y menstruación dolorosa. Hasta la fecha, se desconoce la etiología de la fibromialgia.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los EE.UU. informan que la medicina convencional utiliza productos farmacéuticos, incluidos medicamentos para controlar los síntomas del dolor. Además del dolor y la fatiga generalizados, los CDC afirman que las dificultades cognitivas, incluida la incapacidad para concentrarse o prestar atención, también son síntomas característicos de la fibromialgia.

No se trata de una afección autoinmune, pero puede ocurrir una comorbilidad de enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y el lupus.

Causas y diagnóstico de la fibromialgia

La causa exacta de la fibromialgia sigue sin estar clara y es probable que sea altamente individualizada. Los investigadores han descubierto que los pacientes con esta afección experimentan cambios en la forma en que el cerebro procesa las señales de dolor, lo que hace que las sensaciones dolorosas se amplifiquen.

Debido a que el dolor está presente en todos los casos de fibromialgia, analizar el dolor es un objetivo diagnóstico clave. Hay dos tipos de dolor por fibromialgia que se evalúan al diagnosticar esta afección:

  • Dolor generalizado: Cuando se localiza en ambos lados del cuerpo, por encima y por debajo de la cintura.
  • Puntos sensibles: Cuando el dolor aparece en 18 sitios diferentes del cuerpo. Se requiere un mínimo de 11 puntos sensibles dolorosos para diagnosticar la fibromialgia.

Remedios naturales y dieta para la fibromialgia

Existen varios productos farmacéuticos aprobados para el tratamiento de la fibromialgia, siendo el más común la pregabalina (Lyrica). Debido al potencial de efectos secundarios, puede ser preferible un enfoque de tratamiento no farmacéutico. Esto incluye modificar los hábitos de dieta y estilo de vida, así como evaluar las deficiencias de nutrientes y considerar intervenciones de nutrientes.

Te puede interesar:  Remedios de la abuela que ayudan a conciliar el sueño

Según una revisión sistemática de 2019, las dietas que pueden mejorar el dolor y la calidad de vida de las personas con fibromialgia incluyen una dieta hipocalórica, vegetariana cruda o baja en FODMAP. En esa revisión, estas tres dietas redujeron los marcadores de inflamación, mejoraron la calidad del sueño y redujeron la ansiedad y la depresión. Otra investigación muestra que una dieta vegetariana cruda también puede mejorar significativamente el dolor en pacientes con fibromialgia.

Por otra parte, la investigación ha destacado los posibles beneficios de ciertos alimentos y sus componentes activos. Por ejemplo, un estudio de 2016 con mujeres con fibromialgia encontró que las que consumían aceite de oliva virgen extra tenían una mejor salud física y mental. Se comparó con otras mujeres que durante el estudio consumieron otros aceites refinados, que no tienen los antioxidantes que se encuentran en el aceite de oliva virgen extra.

Otro estudio de 2016 encontró que las mujeres con fibromialgia que consumían alimentos ricos en antioxidantes soportaban mejor el dolor y tenían mejor calidad de vida que el grupo de control.

Manejo proactivo de síntomas

Aparte de las recomendaciones dietéticas, existen otros pasos proactivos que los personas afectadas por fibromialgia pueden seguir a la hora de controlar los síntomas asociados:

Acupuntura

Se ha demostrado que esta técnica ayuda a los pacientes a sobrellevar varios síntomas de la fibromialgia: dolor, fatiga, problemas para dormir y calidad de vida. Según una revisión Cochrane de 2013, la acupuntura con estimulación eléctrica fue mejor para reducir los síntomas de la fibromialgia en comparación con la punción sola.

Yoga

Varios estudios han demostrado que puede ayudar a mejorar el dolor, la fatiga y el estado de ánimo en pacientes con fibromialgia. La investigación también ha demostrado que cuando el yoga se combina con otras actividades de atención plena (meditación) los pacientes pueden afrontar mejor sus síntomas, experimentan menos ansiedad y tienen una mejor salud mental en general.

Corregir las deficiencias de nutrientes

Las personas con fibromialgia pueden tener deficiencias de nutrientes que pueden exacerbar sus síntomas, en este grupo entran el hierro, la vitamina B12 y la vitamina D.

Te puede interesar:  Mejores Vapeadores Naturales CBD 2023

El calcio y el magnesio también pueden ser un factor. Las deficiencias en estos dos minerales no se han relacionado específicamente con la fibromialgia, pero la baja ingesta dietética de estos nutrientes se correlaciona con un aumento del dolor.

Intervenciones de nutrientes a considerar

Tal y como señalamos en el apartado anterior, es importante corregir las deficiencias de nutrientes. Puede valer la pena considerar intervenciones adicionales de nutrientes para las personas que han sido diagnosticadas con fibromialgia, estos son algunos de los suplementos que puedes probar, después de consultarlo con tu médico:

5-HTP

El 5-hidroxitriptófano (5-HTP) es un aminoácido que se produce naturalmente en el cuerpo humano a partir del aminoácido triptófano y es un precursor del neurotransmisor serotonina. Un ensayo abierto a corto plazo demostró que el la suplementación con 5-HTP mejoró la intensidad del dolor, la cantidad de puntos sensibles, el sueño, la fatiga, la ansiedad y la calidad de vida en general en pacientes con fibromialgia.

Acetil-L-carnitina

En el cuerpo humano, la acetil-L-carnitina se deriva del aminoácido L-carnitina. Un ensayo multicéntrico doble ciego controlado por placebo demostró que un suplemento rico en este ingrediente mejoraba el dolor y proporcionaba beneficios para la salud mental a los pacientes con esta afección.

Coenzima Q10

Los estudios indican que la coenzima Q10 puede ayudar a mantener una energía óptima en personas con fibromialgia. Una revisión de los estudios de intervención demostró que la CoQ10 mejoró los síntomas de fatiga en pacientes diagnosticados con la enfermedad.

Ribosa

Producida en el cuerpo, la ribosa es un carbohidrato simple involucrado en la producción de energía. Un estudio piloto mostró que tenía capacidad para mejorar la intensidad del dolor de la fibromialgia, los trastornos del sueño, los niveles de energía, la claridad mental y el bienestar general.

Conclusión

La fibromialgia es una afección compleja y continuamos aprendiendo más sobre su etiología, métodos de diagnóstico útiles y tratamientos efectivos. El mejor enfoque para controlar los síntomas debe incluir un examen completo de la dieta, el movimiento, la atención plena y ciertas intervenciones de nutrientes.

Referencias

  1. Andretta, A., Batista, E., Schieferdecker, M.E., Petterle, R., Boguszewski, C.L., & dos Santos Paiva, E. Relation between magnesium and calcium and parameters of pain, quality of life and depression in women with fibromyalgia. Advances in Rheumatology. 2019;59(55).
  2. Carson, J. W., Carson, K. M., Jones, K. D., Mist, S. D., & Bennett, R. M. Follow-up of yoga of awareness for fibromyalgia: results at 3 months and replication in the wait-list group. The Clinical Journal of Pain. 2012;28(8), 804–813.
  3. Carson, J. W., Carson, K. M., Jones, K. D., Bennett, R. M., Wright, C. L., & Mist, S. D. A pilot randomized controlled trial of the Yoga of Awareness program in the management of fibromyalgia. Pain. 2010; 151(2), 530–539.
  4. Deare, J. C., Zheng, Z., Xue, C. C., Liu, J. P., Shang, J., Scott, S. W., & Littlejohn, G. Acupuncture for treating fibromyalgia. The Cochrane database of systematic reviews. 2013 (5), CD007070.
  5. de Miranda, R., Paiva, E.S., Cadena, S.M., Brandt, A.P., & Vilela, R.M. Polyphenol-rich foods alleviate pain and ameliorate quality of life in fibromyalgic women. International Journal for Vitamin and Nutrition Research. 2017; 87:66-74.
  6. Mehrabani, S., Askari, G., Miraghajani, M., Tavakoly, R., & Arab, A. Effect of coenzyme Q10 supplementation on fatigue: a systematic review of interventional studies. Complement Ther Med. 2019; 43, 181-187.
  7. Ortancil, O., Sanli, A., Eryuksel, R., Basaran, A., & Ankarali, H. Association between serum ferritin level and fibromyalgia syndrome. Eur J Clin Nutr. 2010; 64(3), 308-12.
  8. Regland, B., Forsmark, S., Halaouate, L., Matousek, M., Peilot, B., Zachrisson, O., & Gottfries, C. G. Response to vitamin B12 and folic acid in myalgic encephalomyelitis and fibromyalgia. PloS One. 2015; 10(4), e0124648.
  9. Rossini, M., Di Munno, O., Valentini, G., Bianchi, G., Biasi, G., Cacace, E., Malesci, D., La Montagna, G., Viapiana, O., & Adami, S. Double-blind, multicenter trial comparing acetyl l-carnitine with placebo in the treatment of fibromyalgia patients. Clin Exp Rheumatol. 2007; 25(2), 182-8.
  10. Russ, A., Molina, F., Ramos, M., Martinez-Ramirez, M.J., & del Moral, M.L. Extra virgin olive oil improves oxidative stress, functional capacity, and health-related psychological status in patients with fibromyalgia: a preliminary study. Biological Research For Nursing. 2016; 19(1), 106-115.
  11. Saarzi Puttini, P., & Caruso, I. Primary fibromyalgia syndrome and 5-hydroxy-L-tryptophan: a 90-day open study. J Int Medicine. 1992; 20(2), 182-9.
  12. Silva, A.R., Bernardo, A., Costa, J., Cardoso, A., Santos, P., de Mesquita, M.F., Vaz Patto, J., Moreira, P., Silva, M.L., & Padrao, P. Dietary interventions in fibromyalgia: a systematic review. Annals of Medicine. 2019; 51(S1), S2-S14.
  13. Teitelbaum, J.E., Johnson, C., & St. Cyr, J. The use of d-ribose in chronic fatigue syndrome and fibromyalgia: a pilot study. The Journal of Alternative and Complementary Medicine. 2006; 12(8), 857-862.
Artículo anterior10 Claves para un turismo sostenible.
Artículo siguienteAnsiedad, redúcela de forma eficaz

  • Experto en Nutrición Ortomolecular y Medicina Biológica.
  • Desde hace más de 20 años se dedica a la formación y a la elaboración de contenidos relacionados con los complementos alimenticios y la fitoterapia.
  • Director Técnico de Misohi Nutrición y Cosmética (www.misohinutricion.com), herbolario online especializada en suplementos nutricionales y cosmética natural de las mejores marcas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí