Bienestar digestivo: apoyo en caso de diarrea

diarrea

Table of Contents

La diarrea, definida como tres o más deposiciones acuosas o blandas por día, se produce como resultado de la reducción de la absorción de agua en el intestino y el aumento de la secreción de agua. La afección puede ser aguda, persistente o crónica según la duración de los síntomas de la diarrea. Los síntomas que duran menos de dos semanas se caracterizan como agudos, los que duran de dos a cuatro semanas serían persistentes y si se alargan durante más de cuatro semanas estamos ante los denominados crónicos.

Causas de la diarrea aguda

La causa más común de diarrea aguda es la infección viral (norovirus, rotavirus, gastroenteritis viral). También puede ser el resultado de:

  • Infecciones bacterianas, comúnmente responsables de la diarrea del viajero (E. coli, Campylobacter, Salmonella, Shigella).
  • Ciertos medicamentos (antibióticos, antiácidos que contienen magnesio, fármacos contra el cáncer).
  • Infecciones parasitarias (Entamoeba histolytica, enteritis por Cryptosporidium, Giardia lamblia).3

Concretamente, la diarrea infecciosa es el resultado de una lesión en el epitelio intestinal. Esta conduce a un aumento de la permeabilidad intestinal y a una absorción deficiente de agua del intestino.

Causas de la diarrea crónica

Las infecciones causadas por parásitos pueden provocar diarrea crónica, aunque el origen suele darse en agentes no infecciosos:

  • Cirugía abdominal.
  • Cáncer de colon.
  • Diabetes mellitus.
  • Disfunción del tracto digestivo (enfermedad celíaca, síndrome del intestino irritable, sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado, colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn).
  • Alergias e intolerancias alimentarias (lácteos, huevos, soja, cereales, mariscos, fructosa).
  • Isquemia del intestino.
  • Uso prolongado de ciertos medicamentos (antibióticos que provocan una infección por C. difficile, AINE, antiácidos, antihipertensivos, antiarrítmicos).
  • Pólipos.
  • Radioterapia.

Signos, síntomas y complicaciones

Tal y como hemos reseñado en el comienzo del artículo, uno de los síntomas más populares es el de la repetición de deposiciones líquidas o blandas más de tres veces al día. Sin embargo, las personas con diarrea también pueden experimentar:

  • Dolor abdominal y/o calambres.
  • Heces con sangre.
  • Fatiga.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Urgencia de usar el baño.
  • Aturdimiento y mareos.
  • Pérdida del control de las deposiciones.
  • Náusea.
  • Vómitos.

En los casos de diarrea, es importante reconocer ciertas complicaciones graves, como la deshidratación y la malabsorción. Los síntomas de deshidratación en adultos incluyen:

  • Disminución de la turgencia de la piel. Esto ocurre cuando la piel se pellizca y se suelta, no vuelve a la normalidad de inmediato.
  • Desmayos y aturdimiento.
  • Fatiga.
  • Ojos o mejillas hundidos.
  • Sed o sensación de tener la boca seca.
  • Orinar menos y de un color oscuro.
Te puede interesar:  Todo lo que necesitas saber sobre el síndrome metabólico

En cambio, estos otros son los síntomas de malabsorción en adultos:

  • Hinchazón y gases.
  • Cambios en el apetito.
  • Evacuaciones intestinales sueltas, grasosas y malolientes.
  • Pérdida de peso.

Ingredientes para heces blandas

Generalmente, la diarrea aguda se resuelve en unos pocos días. En cambio, para tratar los síntomas de la diarrea grave se suelen usar medicamentos antidiarreicos, como la loperamida y el subsalicilato de bismuto. Por último, el tratamiento de la diarrea crónica generalmente depende de la causa subyacente.

Por ejemplo, los antibióticos se usan a menudo para tratar infecciones bacterianas o parasitarias, mientras que se pueden usar fármacos específicos en casos de enfermedad de Crohn, síndrome del intestino irritable o colitis ulcerosa. En casos de diarrea aguda y crónica, reponer líquidos y electrolitos es esencial para prevenir la deshidratación y sus síntomas.

Los suplementos dietéticos que se describen a continuación también han demostrado su eficacia para apoyar el tratamiento de la diarrea. Los podrías tener en cuenta en futuras ocasiones:

Probióticos

Se definen como “microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, confieren un beneficio para la salud del huésped”. Los suplementos probióticos generalmente se recomiendan para ayudar a mantener la función inmunológica y/o para abordar una serie de afecciones de salud, como la hipercolesterolemia, los trastornos inmunoinflamatorios, las infecciones nosocomiales y del tracto respiratorio y las enfermedades diarreicas.

Si bien no se ha confirmado el mecanismo de acción exacto de los probióticos, se han sugerido varias opciones:

  • Alteración de la composición de la microbiota.
  • Desplazamiento e inhibición de bacterias patógenas.
  • Mejora de la función del revestimiento epitelial.
  • Inducción de receptores de cannabinoides y opioides µ de células epiteliales intestinales.
  • Modulación de la actividad inmunológica y mecanismos inflamatorios.
  • Modulación de la respuesta al estrés y reducción de la hipersensibilidad visceral y el tráfico aferente espinal.

Puedes encontrar una amplia variedad de productos probióticos en el mercado. Cuando recurres a ellos por una diarrea, es importante tener en cuenta que los beneficios se especifican dependiendo de la cepa.

Las investigaciones han demostrado que los probióticos pueden ayudar a prevenir o reducir la frecuencia de la diarrea en afecciones como la diarrea del viajero y la diarrea asociada a antibióticos. Por otro lado, se ha demostrado que la cepa probiótica Bacillus coagulans disminuye la frecuencia de las deposiciones en el síndrome del intestino irritable asociado a la diarrea (IBS-D). Además, la combinación de Lactobacillus acidophilus y Bifidobacterium bifidum reduciría la frecuencia diaria de las deposiciones.

Te puede interesar:  Claves para un metabolismo equilibrado

Prebióticos

En este caso, se definen como “un compuesto no digerible que, a través de su metabolización por microorganismos en el intestino, modula la composición y/o actividad de la microbiota intestinal, confiriendo así un efecto fisiológico beneficioso sobre el huésped”.

Concretamente, los prebióticos están esencialmente compuestos por carbohidratos que cumplen con los siguientes criterios:

  • Fermentación por microbios intestinales.
  • Resistencia a la acidez gástrica, hidrólisis enzimática y absorción en el tracto gastrointestinal.
  • Estimulación selectiva del crecimiento y/o actividad de microbios intestinales que confieren beneficios para la salud del huésped.

La ingesta de prebióticos puede ser beneficiosa en una serie de afecciones de salud, en particular las relacionadas con el sistema gastrointestinal: el síndrome del intestino irritable (SII), la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), el estreñimiento y la diarrea. Pueden obtenerse en forma de suplemento o mediante diversas fuentes dietéticas, como espárragos, achicoria, ajo, alcachofas de Jerusalén, puerros, soja, avena, cebolla y trigo.

Se ha demostrado que los prebióticos, específicamente la oligofructosa, reducen la recaída de la diarrea en pacientes con C-difficile. Investigaciones adicionales han apuntado que el galactooligosacárido (un tipo de prebiótico) puede ayudar a prevenir la incidencia de diarrea del viajero.

Pectina

Se trata de una fibra dietética soluble con propiedades prebióticas. Es una mezcla de polisacáridos que constituye aproximadamente el 35% de las paredes celulares de la fruta.6 La pectina se encuentra naturalmente en ciertos alimentos, como frutas, verduras, legumbres, patatas y remolacha azucarera. Procedente de la cáscara de los cítricos y de piel de la manzana, se usa comúnmente como agente gelificante en mermeladas y jaleas y como estabilizador en bebidas lácteas y zumos de frutas.

Se ha demostrado que la pectina promueve un perfil de microbiota antiinflamatorio favorable y retrasa el vaciado gástrico. Además, es de gran utilidad para el equilibrio de la microflora y disminuye la inflamación sistémica, lo que puede mejorar el SII asociado a la diarrea (IBS-D).

Por otra parte, la investigación ha destacado que la pectina puede reducir la frecuencia de los vómitos y las deposiciones, además de la duración de la diarrea en niños. Así mismo, las fibras y los prebióticos pueden ayudar a reducir la diarrea en pacientes que reciben nutrición enteral.

Conclusión

En resumen, se ha demostrado que la suplementación con probióticos, prebióticos y pectina es eficaz para prevenir y tratar los síntomas de la diarrea. Un protocolo que utiliza suplementos naturales se puede utilizar de forma terapéutica por sí solo o como complemento de un tratamiento existente.

Te puede interesar:  Vitamina C y su función metabólica

Cuando decidas tomar alguno de los nutrientes o botánicos mencionados, como complemento del tratamiento, asegúrate de verificar las posibles interacciones con los medicamentos farmacéuticos para prevenir posibles resultados negativos en tu salud. Es recomendamos que consultes a tu proveedor de atención médica para averiguar si estos suplementos son adecuados para tu plan de bienestar.

Referencias

  1. Bae JM. Prophylactic efficacy of probiotics on travelers’ diarrhea: an adaptive meta-analysis of randomized controlled trials. Epidemiol Health. 2018;40:e2018043.
  2. Carlson JL, Erickson JM, Lloyd BB, Slavin JL. Health Effects and Sources of Prebiotic Dietary Fiber. Curr Dev Nutr. 2018 Jan 29;2(3):nzy005.
  3. Drakoularakou, A., Tzortzis, G., Rastall, R.A., & Gibson, G.R. A double-blind, placebo-controlled, randomized human study assessing the capacity of a novel galacto-oligosaccharide mixture in reducing travellers’ diarrhoea. European Journal of Clinical Nutrition. 2010;64(2):146-52.
  4. Hempel, S., Newberry, S.J., Maher, A.R., Wang, Z., Miles, J.N., Shanman, R., … Shekelle, P.G. Probiotics for the prevention and treatment of antibiotic-associated diarrhea: A systematic review and meta-analysis. JAMA. 2012;307(18), 1959-69.
  5. Lewis, S., Burmeister, S., & Brazier, J. Effect of the prebiotic oligofructose on relapse of Clostridium difficile-associated diarrhea: a randomized, controlled study. Clinical Gastroenterology and Hepatology. 2005;3(5):442-8.
  6. Macfarlane, S., Macfarlane, G.T., & Cummings, J.H. Review article: Prebiotics in the gastrointestinal tract. Alimentary Pharmacology and Therapeutics. 2006;24(5), 701-714.
  7. Majeed, M., Nagabhushanam, K., Natarajan, S., Sivakumar, A., Ali, F., Pande, A., … Karri, S. K. Bacillus coagulans MTCC 5856 supplementation in the management of diarrhea predominant irritable bowel syndrome: A double blind randomized placebo controlled pilot clinical study. Nutrition Journal. 2016;15:21.
  8. McFarland L. V. Systematic review and meta-analysis of Saccharomyces boulardii in adult patients. World Journal of Gastroenterology. 2010;16(18):2202–2222.
  9. Rabbani, G.H., Teka, T., Zaman, B., Majid, N., Khatun, M., & Fuchs, G.J. Clinical studies in persistent diarrhea: Dietary management with green banana or pectin in Bangladeshi children. Gastroenterology. 2001;121, 554-560.
  10. Slavin, J. Fiber and prebiotics: Mechanisms and health benefits. Nutrients. 2013;5(4), 1417-1435.
  11. Xu, L., Yu, W., Jiang, J., Feng, X., & Li, N. Efficacy of pectin in the treatment of diarrhea predominant irritable bowel syndrome. Zhonghua Wei Chang Wai Ke Za Zhi. 2015;18(3), 267-71.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies