Leishmaniasis en Perros: Qué es, Síntomas y Tratamiento

perro recostado con la mirada decaida

Table of Contents

La leishmaniasis, una enfermedad parasitaria, prevalente en climas cálidos, se presenta con distintos síntomas, afectando la salud canina y generando inquietudes sobre su transmisión a humanos. Para que estés informado y bien preparado, hemos creado el siguiente post. A continuación te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre esta enfermedad, desde que es y que provoca hasta cuáles son los tratamientos más frecuentes.

¿Qué es leishmaniasis y cómo se transmite?

La leishmaniasis en perros es una enfermedad parasitaria causada por el protozoo del género leishmania. Este parásito es transmitido a través de la picadura de un insecto vector. La especie de leishmania que afecta a los perros es la Leishmania infantum.

La transmisión de la leishmaniasis ocurre cuando un insecto infectado pica a un perro, inyectando los parásitos en su torrente sanguíneo. Una vez en el organismo del perro, los parásitos pueden multiplicarse y propagarse, afectando varios órganos y sistemas. Es importante destacar que la leishmaniasis no se transmite directamente de un perro a otro, sino a través de la picadura del insecto.

Los flebótomos, los insectos que suelen transmitir dicha enfermedad, son más activos durante las horas crepusculares y nocturnas, lo que aumenta el riesgo de exposición de los perros a estos insectos durante esos períodos del día. Las regiones con climas cálidos y húmedos son propicias para su proliferación, lo que explica la mayor prevalencia de la leishmaniasis en dichas áreas.

Tipos de leishmaniasis canina

La leishmaniasis en perros se presenta en diferentes formas, siendo las más comunes la leishmaniasis cutánea y la leishmaniasis visceral.

Leishmaniasis Cutánea

Se caracteriza por la presencia de lesiones cutáneas como úlceras, nódulos, y pérdida de pelo alrededor de la cabeza, orejas y extremidades. Además, las uñas pueden volverse quebradizas. Estas lesiones cutáneas son más evidentes en áreas donde la piel es delgada, como el hocico, las orejas y las patas.

Leishmaniasis Visceral

Afecta órganos internos como el hígado, el bazo y la médula ósea, provocando síntomas más sistémicos como pérdida de peso, letargo, fiebre, y agrandamiento del abdomen debido a la acumulación de líquido. La leishmaniasis visceral puede ser más grave y potencialmente mortal si no se trata adecuadamente.

Te puede interesar:  20 Frutas que pueden comer los perros (y las que no): Guía Completa

Síntomas leishmaniosis en perros

médico con guantes cuidando al perro

Esta enfermedad presenta una variedad de síntomas que además suelen manifestarse de manera gradual. Es crucial que nosotros como dueños de mascotas estemos alerta a cualquier signo que pueda indicar su presencia. Algunos de los síntomas más comunes de la leishmaniosis en perros incluyen:

  1. Úlceras en la piel.
  2. Pérdida de pelo.
  3. Nódulos y protuberancias.
  4. Uñas quebradizas y con deformidades.
  5. Conjuntivitis.
  6. Lesiones oculares.
  7. Pérdida de peso.
  8. Letargo y falta de energía.
  9. Fiebre.
  10. Inflamación de los ganglios linfáticos.
  11. Cojera.
  12. Dolor articular.
  13. Agrandamiento del abdomen debido a la acumulación de líquido.
  14. Problemas hepáticos y esplenomegalia.

¿Cómo diagnosticar la leishmaniosis canina? 

El diagnóstico preciso de la leishmaniosis en perros implica una evaluación clínica detallada, pruebas de laboratorio específicas y, siempre, consultas con especialistas veterinarios. Las metodologías más utilizadas son:

  • Pruebas serológicas para detectar la presencia de anticuerpos contra leishmania en el torrente sanguíneo.
  • Aspirado de médula ósea o ganglios linfáticos
  • Biopsias de lesiones cutáneas
  • Pruebas de PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa):

Tratamiento para leishmaniasis 

El tratamiento requiere una aproximación multifacética dirigida a suprimir la proliferación del parásito, aliviar los síntomas y fortalecer el sistema inmunológico del animal. Algunos de los componentes clave del tratamiento son:

Medicamentos antiparasitarios

Fármacos como el antimonio pentavalente, el miltefosino y la allopurinol son comúnmente utilizados para combatir la leishmania y reducir la carga parasitaria en el organismo del perro.

Tratamiento de síntomas específicos

Se realiza mediante el uso de antibióticos y cremas tópicas para controlar infecciones secundarias, medicamentos antiinflamatorios y analgésicos, tratamientos oftálmicos específicos.

Inmunomoduladores

Algunos medicamentos se emplean para modular la respuesta inmunológica del perro y ayudar a combatir la infección.

Es crucial realizar análisis de sangre y otras pruebas periódicas para evaluar la eficacia del tratamiento y ajustarlo según sea necesario. Nunca mediques a tu perro sin antes consultar con un veterinario.

Medidas para prevenir la leishmaniosis canina

La prevención es siempre el pilar fundamental para evitar que este tipo de enfermedades escalen y se tornen un problema realmente serio. En el caso de la leishmaniosis en perros, se centra en reducir la exposición a los flebótomos y mantener un entorno que minimice el riesgo de infección. Además, nosotros te recomendamos que sigas las siguientes recomendaciones:

  • Utiliza collares, pipetas o sprays repelentes de insectos, especialmente durante las horas de mayor actividad de los flebótomos.
  • Reduce la presencia de flebótomos en el entorno del perro mediante el uso de mosquiteras en áreas de descanso y evitando paseos durante las horas crepusculares.
  • Realiza chequeos veterinarios periódicos para detectar tempranamente cualquier signo de leishmaniosis.
  • Eliminar áreas de agua estancada que puedan servir como criaderos de mosquitos y reducir la presencia de vegetación densa alrededor del hogar.
  • Vacunación (si está disponible): En algunas regiones, existen vacunas disponibles para prevenir la leishmaniosis en perros. Consulta con el veterinario sobre la idoneidad y disponibilidad de estas.
Te puede interesar:  Ansiedad en Perros: Síntomas, Causas y Cómo Controlarla en 3 Pasos

¿Qué puedo hacer si mi perro tiene leishmaniosis? Recomendaciones

Aunque la leishmaniosis en perros es una enfermedad seria, con un manejo adecuado, es posible mejorar la calidad de vida de la mascota y controlar la progresión de la misma. Aquí hay algunas recomendaciones para ti como dueño si es este tu caso:

  1. El veterinario debe ser tu mejor aliado. Ante cualquier sospecha de leishmaniosis, es fundamental buscar atención veterinaria. Un diagnóstico temprano mejora las opciones de tratamiento y control.
  2. Cumple rigurosamente con el plan de tratamiento prescrito por el veterinario. Ya sea la administración de medicamentos antiparasitarios como otros tratamientos específicos.
  3. Realiza chequeos regulares con el veterinario para evaluar la respuesta al tratamiento y ajustar el plan según sea necesario.
  4. Aunque tu perro ya esté infectado, sigue implementando medidas preventivas para reducir la exposición y minimizar el riesgo de infecciones secundarias
  5. Presta atención al cuidado de las lesiones cutáneas.
  6. Proporciona a tu perrito una dieta barf equilibrada y adecuada para fortalecer su sistema inmunológico. Además, asegúrate de que reciba un cuidado general óptimo. Otra buena opción serían probar con frutas que pueden comer los perros
  7. Crea un entorno cómodo para tu perro, minimizando tanto el estrés como la ansiedad en perros y proporcionando un lugar tranquilo para su descanso.

¿Se puede contagiar la Leishmaniasis en humanos? 

mujer con máscara médica sentada junto a su perro

La leishmaniasis es principalmente una enfermedad que afecta a perros. Sin embargo, en casos muy raros, la Leishmania puede transmitirse a los humanos a través de la picadura de los mismos flebótomos que infectaron a los perros.

Es importante destacar que en humanos generalmente se presenta en formas diferentes a las observadas en perros. Las manifestaciones clínicas suelen incluir úlceras cutáneas y, en casos más graves, afectación de órganos internos.

Te puede interesar:  Epilepsia en Perros: ¿Cómo actuar? Síntomas y Tratamiento

Para prevenir la transmisión a humanos, se deben implementar las mismas medidas preventivas utilizadas para proteger a los perros, como el uso de repelentes de insectos y evitar la exposición a los flebótomos. Ante cualquier síntoma sospechoso en humanos, se debe buscar atención médica de inmediato.

¿Es peligroso tener un perro con leishmaniosis?

La respuesta corta es no, no es peligroso tener un perro con leishmaniosis para los humanos. Recuerda que la enfermedad no es contagiosa de perros a humanos, solo la pueden transmitir los insectos. Por lo que, si llevamos a cabo las medidas de precaución que te comentamos más arriba, no debería de haber ningún problema en tener un perro con leishmaniosis. 

Conclusión

En resumen, la leishmaniasis en perros demanda una atención consciente. La prevención, detección temprana y tratamiento son pilares clave para abordar esta enfermedad parasitaria. Avances en investigación y opciones terapéuticas brindan esperanza para mejorar la vida de los perros afectados. Al estar informados sobre síntomas, medidas preventivas y opciones de tratamiento, como dueños, podemos desempeñar un papel activo en la salud de nuestros amigos peludos. Aunque seria, la leishmaniasis no es insuperable. Con cuidado veterinario, medidas preventivas y amor constante, cualquier persona puede enfrentar esta enfermedad y garantizar el bienestar de sus fieles compañeros caninos.

Sigue leyendo: Moquillo en perros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies