Panleucopenia Felina: Qué es, Síntomas y Tratamiento

veterinario ayudando lindo gato

Table of Contents

La panleucopenia felina es una afección viral altamente contagiosa que afecta a los gatos. Aunque esta enfermedad ha sido objeto de atención y es prevenible mediante la vacunación, sigue representando un problema significativo para los propietarios de gatos y los profesionales de la salud veterinaria. A través del siguiente artículo queremos informar  de manera extensa sobre dicha enfermedad para fomentar la prevención. Comenzaremos explicando que es exactamente para luego hablar de síntomas, tratamientos y que acciones podemos tomar para evitarla.

¿Qué es panleucopenia felina?

 hombre y mujer con gato

La panleucopenia felina, también conocida como enteritis infecciosa felina, es una enfermedad viral causada por el parvovirus felino. Este es un virus que infecta y mata las células del organismo que crecen y se dividen rápidamente, como es el caso de las células de la medula ósea, del intestino y del sistema nervioso.

Esta enfermedad tiene grandes chances de tornarse grave, llegando a ser mortal, especialmente en los gatos jóvenes y no vacunados. 

¿Cómo se contagia esta enfermedad?

El virus se excreta en las heces y cualquier secreción corporal de aquellos felinos infectados, por lo que la infección puede ocurrir de dos maneras:

Contacto directo

El virus se transmite a través del contacto directo con las heces o las secreciones nasales de un gato infectad.

Contacto indirecto

El virus también puede transmitirse a través del contacto indirecto con un entorno contaminado. Esto puede ocurrir si un gato sano entra en contacto con objetos, como juguetes, comederos o bebederos, que han sido contaminados.

Síntomas de la panleucopenia en gatos

Los síntomas de la panleucopenia felina suelen aparecer entre los 3 y 10 días después de la infección y los más comunes son:

Apatía y debilidad

Los gatos afectados tienden a mostrar una disminución notable en su nivel de actividad y parecer más cansados o letárgicos de lo habitual.

Fiebre

Acompañada a veces de temblores o escalofríos.

Episodios de vómitos

Vómitos recurrentes que contribuyen a la pérdida de apetito y agravando la deshidratación.

Pérdida de apetito

La enfermedad suele disminuir o eliminar completamente el deseo de comer.

Diarrea grave con presencia de sangre: Uno de los síntomas más notorios es la diarrea severa, que a menudo contiene rastros de sangre, indicando la gravedad de la infección y el daño intestinal.

Te puede interesar:  Parasitos externos en mascotas: terapia natural

Deshidratación

La combinación de vómitos y diarrea lleva a una pérdida significativa de líquidos, lo que resulta en deshidratación severa.

Anemia

La infección también es capaz de causar una disminución en los glóbulos rojos, llevando a un estado de anemia, empeorando la condición en general.

En los gatos jóvenes, los síntomas tienden a ser más graves y pueden incluir:

  • Muerte súbita
  • Neumonía
  • Encefalitis

¿Cuánto dura la panleucopenia en gatos?

La duración de la enfermedad varía según la gravedad de la infección y la edad del gato. En general, la panleucopenia felina dura entre 5 y 7 días. Sin embargo, en casos graves, puede durar más tiempo. 

¿Cómo prevenirla?

La mejor manera de prevenir es mediante la vacunación. Una vacuna contra la panleucopenia felina se administra normalmente en 2 dosis, a las 8 y 12 semanas de edad. En algunos casos, el veterinario puede recomendar una dosis adicional a los 6 meses de edad.

Además de la vacunación, también es importante tomar las siguientes medidas para una mayor prevención:

  • Mantener a los gatos en interiores.
  • Limpiar y desinfectar regularmente las áreas donde viven y juegan los gatos.
  • Desinfectar las jaulas, los comederos y los bebederos regularmente.
  • Evitar que los gatos entren en contacto con gatos callejeros o desconocidos. 

Tratamiento para la panleucopenia en gatos

No existe un tratamiento específico para la panleucopenia felina, ya que no es posible abordar directamente la infección viral. Por ende, el enfoque terapéutico se centra en mantener al gato con vida hasta que su sistema inmunológico pueda superar el virus.

Las medidas terapéuticas generales para tratar la panleucopenia en gatos incluyen:

Fluidoterapia

Es esencial administrar líquidos por vía intravenosa para contrarrestar la deshidratación y restaurar el equilibrio electrolítico normal.

Transfusión de plasma o sangre

En situaciones más críticas, se tiene que recurrir a la transfusión de plasma o sangre con el propósito de mejorar la anemia y los niveles de glóbulos blancos.

Uso de anticuerpos

Se emplean para fortalecer el sistema inmunológico del gato.

Te puede interesar:  ¿Cómo enseñar a un perro o cachorro a ir al baño?

Uso de antibióticos

Se recetan para combatir posibles infecciones bacterianas concurrentes.

Uso de medicamentos antieméticos

Estos medicamentos se utilizan para proteger el estómago y prevenir los vómitos.

Es vital destacar que cada gato tiene y tendrá necesidades distintas, por lo que requerirá un plan de tratamiento personalizado. Siempre debes consultar con un veterinario para obtener el mejor plan de tratamiento.

¿Cómo desinfectar la casa?

Si crees que tu gato está infectado con la panleucopenia felina, es importante desinfectar tu casa para evitar que la enfermedad se propague a otros mininos. Nuestras sugerencias son las siguientes:

  1. Limpia todas las superficies y objetos que puedan estar contaminados con las heces de un gato infectado. Esto incluye las bandejas de arena, los juguetes, las camas, las alfombras y los muebles. También es buena opción esterilizar gatos mediante el baño con algún producto especial.
  2. Usa un desinfectante que sea efectivo contra el parvovirus felino. Los desinfectantes a base de hipoclorito de sodio (lejía) son los más eficaces. Pero, también pueden llegar a ser tóxicos si te pasas de cantidad en superficies que están en contacto con su bebida o alimentos de su dieta barf, presta mucha atención y cuidado a esto.
  3. Diluye la lejía según las instrucciones del fabricante, aunque la dilución recomendada generalmente es de 1 parte de lejía por 30 partes de agua.
  4. Aplica el desinfectante a todas las superficies y objetos que hayas limpiado.
  5. Deja que el desinfectante actúe durante al menos 10 minutos.
  6. Enjuaga bien todas las superficies y objetos con agua limpia.

¿Existe una vacuna?

 doctor sonriente con lindo gato

Sí, existe una vacuna contra la panleucopenia felina. No obstante, es crucial tener en cuenta que la protección completa para tu gatito no se logrará hasta algún tiempo después de recibir la segunda dosis, por lo que se recomienda evitar que salga a la calle hasta ese momento. Consultar con un veterinario es siempre la opción más acertada para obtener el plan de vacunación más adecuado para tu gato.

¿Puede un gato sobrevivir?

Sí, un gato puede sobrevivir a la panleucopenia felina. Aunque esta enfermedad, caracterizada por su alta contagiosidad y gravedad, puede superarse, aquellos gatos que logran vencer la infección generalmente desarrollan inmunidad contra el virus. 

Te puede interesar:  Ansiedad en Perros: Síntomas, Causas y Cómo Controlarla en 3 Pasos

Es fundamental resaltar que un tratamiento temprano y apropiado desempeña un papel crucial para aumentar las probabilidades de supervivencia. En los gatos adultos, los síntomas suelen ser más leves e incluso pueden pasar desapercibidos. Sin embargo, la enfermedad llega a ser particularmente grave en gatitos jóvenes o en gatos con sistemas inmunológicos debilitados.

¿Se contagia a humanos?

No, la panleucopenia felina no se contagia a humanos y tampoco podemos transportar el virus como tal. 

Panleucopenia en gatos vacunados ¿puede ocurrir?

A pesar de que la vacunación es una herramienta fundamental para evitar la panleucopenia felina, no garantiza una protección del 100%. En ocasiones, un gato que ha sido vacunado puede contraer la enfermedad, pero por lo general, la gravedad de la infección es menor en comparación con un gato no vacunado.

La eficacia de la vacuna llega a estar influenciada por varios factores, como la salud general del gato, la presencia de otras enfermedades, el momento de la administración y la calidad de la misma. Aunque en circunstancias excepcionales un gato vacunado pueda infectarse, la vacunación sigue siendo la mejor medida preventiva disponible.

Ante la menor sospecha de infección, es crucial buscar atención veterinaria de inmediato para evaluar la situación y brindar el tratamiento necesario.

Conclusión

En conclusión, la panleucopenia felina es una enfermedad seria con el potencial de tener consecuencias devastadoras para los gatos y sus dueños. La identificación temprana de los síntomas y la intervención médica son fundamentales para mejorar las posibilidades de recuperación. La vacunación sigue siendo la mejor vía de prevención de esta enfermedad, y como propietarios de gatos todos deberían asegurarse de mantener al día todas vacunas de sus mascotas. En última instancia, el conocimiento fomenta la prevención y la prevención es la mejor herramienta para evitar casos severos, muchas enfermedades y la propagación de las mismas. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies