Infarto en Mujeres: Síntomas y Factores de Riesgo

joven atractiva en camisa diseñada y pantalón negro que sufren de un infarto

Table of Contents

A menudo, las mujeres experimentan síntomas atípicos de ataques al corazón, lo que complica el diagnóstico y por ende, un tratamiento oportuno. Con el siguiente post examinamos de cerca los síntomas específicos que las mujeres llegan a experimentar durante un infarto, destacando la importancia de reconocer los signos no tradicionales. Además, te enseñaremos lo que debes saber sobre factores de riesgo, desde las influencias hormonales hasta las disparidades en las respuestas al tratamiento. Consideramos que comprender estas complejidades es crucial para mejorar la conciencia, la prevención y la atención médica.

Síntomas de ataque al corazón

El dolor intenso en el pecho es el síntoma que la mayoría de nosotros identifica como posible infarto, pero, no es el único, ni el más común necesariamente. La manifestación de un ataque al corazón se puede ver de muchas maneras. Entre ellos se incluyen:

  • El dolor o la presión en el pecho puede ser sordo, opresivo o punzante, y puede irradiarse a los brazos, el cuello, la mandíbula o la espalda. También se llega a presentar leve al principio y empeorar gradualmente, o ser intenso de inmediato.
  • La falta de aire es otro síntoma común de un ataque al corazón. La falta de aire puede ser leve o grave, y ocurrir con o sin dolor en el pecho. 
  • Las náuseas y los vómitos son síntomas menos usuales de un ataque al corazón, pero pueden ocurrir. 
  • La sudoración profusa, especialmente sudor frío, es otro síntoma menos frecuente de un ataque al corazón.
  • Los mareos o el aturdimiento también son síntomas, especialmente si se acompañan de otros síntomas, como dolor en el pecho o falta de aire.

Otros síntomas que las mujeres pueden experimentar durante un ataque al corazón incluyen:

  • La fatiga inexplicable es un síntoma usual de un ataque al corazón en mujeres.
  • El dolor de espalda.
  • El dolor de estómago.

Factores de riesgo

 hermosa mujer con dolor de corazón en la pared gris.

Los factores de riesgo para un ataque al corazón en mujeres, aunque comparten similitudes con los hombres, presentan matices únicos que deben ser abordados de manera específica. La edad sigue siendo un factor determinante, pero la historia familiar de enfermedad cardíaca adquiere una importancia crucial en mujeres, influyendo significativamente en su riesgo cardiovascular. De cualquier manera, te lo explicamos mejor así:

  • El envejecimiento es un factor de riesgo intrínseco para los ataques al corazón en mujeres. Con el tiempo, se producen cambios en el sistema cardiovascular, como el endurecimiento de las arterias y la acumulación de placa en las paredes arteriales. Estos cambios aumentan la probabilidad de sufrir un evento cardíaco. Además, las mujeres pasan por un proceso profundo de cambios hormonales al pasar la menopausia. Este, llega a afectar el metabolismo y también la salud cardiovascular.
  • La presencia de antecedentes familiares de enfermedad cardíaca indica una predisposición genética a condiciones cardiovasculares. Los genes influyen en factores como el metabolismo del colesterol, la presión arterial y la susceptibilidad a la diabetes. Si hay casos de enfermedad cardíaca en la familia, existe un mayor riesgo de heredar predisposiciones genéticas que aumenten la probabilidad de un ataque al corazón. 
  • El tabaquismo es un factor de riesgo bien conocido para los ataques al corazón en mujeres. Los productos químicos presentes en el tabaco dañan las arterias y promueven la formación de placa, lo que obstruye el flujo sanguíneo al corazón. Además, también afecta la capacidad del cuerpo para transportar oxígeno, aumentando así la carga sobre el sistema cardiovascular y contribuyendo al desarrollo de enfermedades cardíacas.
  • El colesterol alto implica una acumulación excesiva de lípidos, especialmente el colesterol LDL «colesterol malo», en las arterias. Esta acumulación forma placas que pueden obstruir las arterias coronarias, restringiendo el flujo sanguíneo al corazón. El aumento del colesterol también puede llevar a la inflamación arterial, contribuyendo a la formación de coágulos que llegan a desencadenar un ataque al corazón.
  • La presión arterial alta ejerce una presión adicional sobre las arterias, lo que lleva a su daño progresivo. Esto compromete la función cardíaca al aumentar la resistencia que el corazón debe superar para bombear sangre. Con el tiempo, esta tensión constante puede debilitar el corazón y aumentar el riesgo de ataques cardíacos en mujeres.
  • La diabetes afecta las arterias al causar daño en sus paredes. Esto aumenta significativamente el riesgo de enfermedades cardíacas, incluidos los ataques al corazón.
  • El exceso de peso aumenta la carga en el corazón, ya que debe trabajar más para suministrar sangre a todo el cuerpo. Además, la obesidad está vinculada a otros factores de riesgo, como la diabetes y la presión arterial alta, lo que aumenta aún más la probabilidad de enfermedades cardíacas e infartos.
  • La falta de ejercicio contribuye al deterioro de la salud cardiovascular. La actividad física regular es crucial para mantener la salud de las arterias, controlar el peso, y regular la presión arterial y el colesterol.
  • El estrés crónico logra tener un impacto negativo en la totalidad de nuestra salud, por ende, también es un factor de riesgo. La liberación constante de hormonas del estrés contribuye a la inflamación y a la acumulación de placa en las arterias. Además, el estrés a menudo se asocia con comportamientos poco saludables, como el consumo de tabaco y la mala alimentación, que también afectan negativamente la salud cardiovascular.
Te puede interesar:  10 Causas de deshidratación

Aprende qué enfermedades puedes sufrir siendo mujer además de las mencionadas anteriormente.

Hábitos y Estilos de vida recomendados

Mantener un estilo de vida saludable es fundamental para prevenir enfermedades cardíacas, especialmente en el caso de las mujeres, donde ciertos factores pueden tener un impacto específico. Nuestras recomendaciones son:

Alimentación equilibrada

Adoptar una dieta rica en frutas, verduras, granos enteros y proteínas magras es esencial para mantener un corazón saludable. Las mujeres deben prestar atención a sus necesidades nutricionales específicas, como el hierro, durante diferentes etapas de la vida, como el embarazo y la menopausia.

Ejercicio regular

La actividad física regular es crucial para fortalecer el sistema cardiovascular. Busca una combinación de ejercicios aeróbicos y de resistencia, adaptados a tu nivel de condición física y edad. Esto no solo contribuirá a mantener un peso saludable, sino que también mejorará la salud del corazón.

Gestión del estrés

La gestión del estrés es clave para reducir la carga sobre el corazón. Practicar técnicas de relajación, como la meditación, aprender sobre el autocuidado. Muchas veces a las mujeres se les carga no solo con responsabilidades del trabajo, sino con los hijos y la casa. Es fundamental entender que no se debe poder con todo, todos y al mismo tiempo, así como que todos merecemos descanso, sin importar cuánto hayamos hecho.

Control del peso

Mantener un peso saludable es esencial para prevenir enfermedades cardíacas. Cuando hablamos de peso saludable hablamos de aquel peso con el que te sientas cómoda, no te genere excesivo trabajo mantenerlo y no debas estar super pendiente de que comer o de hacer mucho ejercicio.

Tratamientos para enfermedades cardiacas en las mujeres 

 ataque al corazón

El tratamiento de enfermedades cardíacas en mujeres generalmente siguen estrategias similares a las utilizadas en hombres, pero hay ciertas consideraciones específicas. Es importante destacar que cualquier plan de tratamiento debe ser personalizado y supervisado por profesionales de la salud. Pero de manera muy general y simplificada los tratamientos son:

  • Cambios en el estilo de vida: Una dieta saludable como nombramos en una sección anterior de este artículo. La actividad física regular es esencial para mantener la salud cardiovascular. Se recomienda al menos 150 minutos de actividad moderada por semana.
  • Antihipertensivos: Si la presión arterial es alta, se suelen recetar medicamentos para controlarla.
  • Estatinas: Para reducir los niveles de colesterol.
  • Antiagregantes plaquetarios o anticoagulantes: En algunos casos, se recetan para prevenir la formación de coágulos sanguíneos.
  • Programas de rehabilitación cardíaca: Estos programas incluyen ejercicios supervisados, educación sobre la enfermedad cardíaca y apoyo emocional.
  • Angioplastia y colocación de stent: Para abrir arterias estrechas o bloqueadas.
  • Cirugía de derivación coronaria (CABG): En casos más graves, se realiza una cirugía para crear derivaciones alrededor de las arterias bloqueadas.
Te puede interesar:  Caramelos de Menta Embarazo: ¿Peligro o alivio?

Estos son solamente algunos de los muchos tratamientos que existen, recuerda no automedicarte y si sientes cualquiera de los síntomas mencionados, acudir a un centro de salud.

Otras personas están leyendo: Cáncer de mama y mindfulness

Conclusión

En conclusión, este artículo dejó en claro la importancia de informarse y educarse sobre las diferencias que pueden presentar hombres y mujeres en los mismos problemas de salud. La identificación de síntomas atípicos y la comprensión de factores de riesgo únicos son fundamentales para mejorar el diagnóstico y tratamiento oportuno en las mujeres afectadas por enfermedades cardíacas. La conciencia de estas disparidades debe impulsar una mayor investigación. Además, queremos destacar la promoción de estilos de vida saludables y la adaptación de estrategias preventivas. En última instancia, la prevención, la educación y la conciencia son el camino a un futuro más justo, más saludable e igualitario para todos.

Sigue leyendo: Menopausia