¿Qué es la astaxantina y por qué la necesito?

Contenido revisado y validado por nuestros expertos del comité asesor.

La Astaxantina es un pigmento carotenoide que aporta el color rojo al salmón, los flamencos o los camarones. En realidad ninguno de estos animales puede producirlo y lo obtienen a partir de su alimentación. Se trata de un compuesto producido por las microalgas Haematococcus pluvialis, Chlorella zofingiensis y Chlorococcum, así como por la levadura Phaffia rhodozyma. Concretamente, la astaxantina es uno de los antioxidantes más potentes de la naturaleza. Como resultado de su capacidad para combatir los radicales libres, se ha relacionado con una serie de beneficios para la salud.

Sin embargo, hasta que los suplementos estuvieron disponibles comercialmente, la única forma de obtener este colorido antioxidante era consumiendo alimentos como salmón, trucha roja, langosta, cangrejo y camarones que se alimentan de fuentes de astaxantina. De hecho, este componente es el que aporta a estos deliciosos alimentos su color rosáceo, anaranjado o rojizo. El problema es que la mayoría de nosotros no comemos estos alimentos con regularidad, por lo que nuestra ingesta de astaxantina en la dieta suele ser baja. Afortunadamente, los suplementos alimenticios ricos en astaxantina pueden ayudar a llenar este vacío.

¿Qué es la astaxantina?

¿Qué hace que los carotenoides de la astaxantina sean diferentes de otras fuentes como las zanahorias? A diferencia del betacaroteno, que se encuentra en las zanahorias, la astaxantina ofrece dos grupos adicionales de moléculas de oxígeno, lo que le otorga la capacidad de inhibir las reacciones dañinas en cadena de los radicales libres que pueden provocar enfermedades. Debido a su estructura química distintiva, la astaxantina pertenece a una clase única de carotenoides, conocidos como xantofilas, que ofrecen capacidades antioxidantes superiores.

La investigación muestra que la capacidad antioxidante de la astaxantina es diez veces mayor que la del betacaroteno y hasta 500 veces mayor que la de la vitamina E. Por otra parte, exhibe una mayor actividad antioxidante que otros carotenoides, como el alfacaroteno, la luteína o el licopeno. Además, no se convierte en vitamina A, tal y como ocurre con otros carotenoides como el betacaroteno.

Siguiendo con las diferencias entre la astaxantina y los carotenoides, cabe destacar que esta puede atravesar la barrera hematoencefálica, proporcionando al cerebro protección tanto antioxidante como antiinflamatoria.

Beneficios para la salud de la astaxantina

Un número creciente de estudios sugiere que la astaxantina puede ayudar a la salud de todo el cuerpo. A continuación, repasamos los sistemas y condiciones que pueden verse beneficiados al máximo con el suministro constante de este antioxidante:

Astaxantina para la salud del cerebro

La astaxantina tiene capacidad para cruzar la barrera hematoencefálica, por lo que puede reducir la oxidación y la inflamación dañinas en el cerebro. Esto, a su vez, puede retrasar el envejecimiento cerebral y ayudar a prevenir afecciones graves como la demencia, que afecta habitualmente a la función cognitiva y a la memoria.

En un estudio, las ratas alimentadas con astaxantina mostraron menos daño oxidativo y un aumento en el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF), una proteína involucrada en la producción de nuevas células cerebrales. Otro estudio en ratones informó que la astaxantina mejora el rendimiento cognitivo y la capacidad del cerebro para adaptarse a los cambios, tanto en animales jóvenes como viejos. Los estudios en animales también sugieren que la astaxantina reduce el daño relacionado con el accidente cerebrovascular y mejora el rendimiento mental cuando se toma antes de que ocurra un episodio de este tipo.

Por otra parte, se han realizado estudios que sugieren que podría ayudar a proteger contra la enfermedad de Alzheimer y la demencia vascular. Una forma de hacerlo es protegiendo las células cerebrales del daño causado por la acumulación de placa beta-amiloide. Un ensayo doble ciego, aleatorizado y controlado con placebo de 30 adultos de mediana edad y mayores encontró que la suplementación con astaxantina también mejoró el estado antioxidante de los glóbulos rojos responsables de suministrar oxígeno a los tejidos del cuerpo, incluidos aquellos en el cerebro. Esto, a su vez, redujo la acumulación de grasas oxidadas en las membranas celulares, otro factor de riesgo de demencia.

Astaxantina para la salud del corazón

Varios ensayos clínicos han descubierto que la suplementación con astaxantina mejora los niveles de colesterol. Un pequeño ensayo aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo de 12 semanas encontró que la suplementación con astaxantina redujo significativamente el colesterol LDL (malo) y aumentó la capacidad antioxidante total en los participantes del estudio con sobrepeso. Otro estudio en el que participaron 24 voluntarios sanos informó que la astaxantina inhibe eficazmente la oxidación de LDL. Concretamente, el colesterol LDL oxidado contribuye al desarrollo de la aterosclerosis, una afección que estrecha y endurece las arterias. De cara a un tercer ensayo, se demostró la capacidad de la astaxantina para aumentar significativamente los niveles de colesterol HDL (bueno), al tiempo que reduce los triglicéridos.

Fomentar niveles más saludables de colesterol y triglicéridos es solo una de las formas en que la astaxantina protege la salud del corazón. La investigación en animales sugiere que también apoya una presión arterial saludable al reducir el estrés oxidativo y relajar las paredes internas (el endotelio) de las arterias. Además, se ha demostrado que la astaxantina mejora el flujo sanguíneo y la circulación al reforzar el grosor y la elasticidad del endotelio en ratas.

Analizando estos resultados en conjunto, los autores sugieren que la astaxantina podría funcionar en varios frentes para reducir el riesgo de aterosclerosis, una condición caracterizada por el estrechamiento y rigidez de las arterias debido a la acumulación de placa. Cabe señalar que la aterosclerosis, una de las formas más comunes de enfermedad cardiovascular, puede aumentar su riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.

Astaxantina para la prevención de la diabetes

La diabetes tipo 2 afecta aproximadamente al 10% de los estadounidenses. En un ensayo clínico, investigadores iraníes encontraron que la astaxantina mejoró el control del azúcar en sangre y ayudó a reducir la grasa corporal visceral en 44 personas con diabetes tipo 2. Una forma de hacerlo es mejorando la sensibilidad a la insulina y reduciendo el estrés oxidativo. Además, mejora muchos factores de riesgo cardiovascular que se encuentran comúnmente en personas con diabetes tipo 2.

Astaxantina para reforzar la inmunidad

En un ensayo clínico de 42 mujeres sanas que apareció en la revista Nutrition & Metabolism, los investigadores encontraron que aquellas que tomaron una dosis diaria de astaxantina tuvieron una disminución del estrés oxidativo y la inflamación. Por lo tanto, una de las conclusiones apuntó que la respuesta inmune fue más fuerte en comparación con las mujeres que tomaron un placebo. Tras la toma de la astaxantina se mostraron menos signos de daño en el ADN, debido a las propiedades antioxidantes del componente.

La astaxantina también puede funcionar de otras formas para mejorar la inmunidad. Los experimentos de laboratorio y con animales han descubierto que esta aumenta la producción de proteínas de señalización celular llamadas citocinas, encargadas de enviar células inmunes al sitio de inflamación o infección. Al mismo tiempo, se demostró que la astaxantina evita que el sistema inmunológico se acelere, lo que puede contribuir a la disfunción autoinmune.

Astaxantina para un hígado más sano

El sistema hepático es una de las funciones más importantes y que más trabajan en tu cuerpo. No obstante, el estrés oxidativo causado por una mala alimentación o el abuso de alcohol a largo plazo puede dañar el hígado. La astaxantina no solo reduce el daño de los radicales libres y la inflamación responsable de este estrés oxidativo, sino que también mejora los niveles de colesterol, lo que indirectamente ayuda a proteger el hígado, ya que reduce el riesgo de enfermedad del hígado graso.

En un pequeño estudio piloto en el que participaron personas con esteatohepatitis no alcohólica, una forma potencialmente grave de enfermedad del hígado graso, los investigadores encontraron que la astaxantina redujo la acumulación de grasa en el hígado. Otro estudio, esta vez con ratones, sugirió que el ingrediente del que hablamos puede ayudar a prevenir la enfermedad del hígado graso alcohólico al regular las bacterias intestinales.

Beneficios para la piel de la astaxantina

El daño oxidativo, generalmente causado por la exposición al sol, juega un papel clave en el envejecimiento de la piel. Con el tiempo, este daño puede contribuir a la aparición de arrugas profundas, manchas provocadas por la edad y sequedad. Se ha demostrado que la astaxantina protege contra el daño solar, reduce la inflamación y neutraliza los radicales libres que pueden envejecer la piel prematuramente.

En estudios con animales, la astaxantina previene la reducción del colágeno, una proteína fundamental que le da estructura a la piel. También previene el engrosamiento de la piel y la producción de melanina, pigmento natural que determina el color de la piel, en respuesta a los rayos UV. Un estudio anterior de las células de la piel expuestas a la radiación ultravioleta encontró que la astaxantina reducía la degradación del colágeno. Esto sugiere que podría proteger contra los signos del envejecimiento, como la flacidez y las arrugas.

¿Cómo se traducen estos hallazgos a las personas? Un ensayo que contó con mujeres y hombres descubrió que la combinación de un suplemento oral con astaxantina aplicada tópicamente reducía las arrugas y el tamaño de las manchas de la edad. A su vez, este suplemento mejoraba la elasticidad y la textura de la piel, reteniendo la humedad. Un último estudio encontró que tomar un suplemento de astaxantina protegía contra el daño de los rayos UV y previene el envejecimiento prematuro de la piel en 65 mujeres sanas.

Alimentos ricos en astaxantina

Debes tener en cuenta que añadir en tu dieta alimentos que sean ricos en astaxantina puede ayudar a aumentar sus niveles. Ejemplos de fuentes dietéticas con alto contenido de este beneficiosos componente:

  • Trucha ártica y trucha arcoíris.
  • Cangrejo o cangrejo de río.
  • Langosta.
  • Salmón salvaje.
  • Camarones salvajes.

¿Qué debes saber sobre los suplementos de astaxantina?

Como otros carotenoides, tiene una biodisponibilidad limitada. Sin embargo, la investigación muestra que la combinación de suplementos con grasa dietética puede mejorar la absorción y la biodisponibilidad. Por esta razón, se recomienda su toma conjuntamente con alimentos que contengan grasas (por ejemplo, ensalada aliñada con aceite de oliva, un yogur, etc.)

Qué cantidad tomar de astaxantina

La astaxantina obtenida de los alimentos se considera segura. También se ha descubierto que las dosis de hasta 40 mg tomadas en forma de suplemento durante un máximo de 12 semanas son seguras.

La dosis habitualmente recomendada es de 4-10 mg al día, junto con alimentos grasos.

Conclusión

Está ganando popularidad rápidamente entre los consumidores concienciados por su salud. A medida que se realicen nuevos estudios, es probable que a este colorido carotenoide se le atribuyan aún más beneficios saludables. Por ahora, puedes intentar agregar más alimentos ricos en astaxantina a tu dieta y, si es necesario, apoyar tu dieta con suplementos para asegurarte de que estás obteniendo suficientes apoyo nutritivo para luchar contra los radicales libres.

Referencias

  1. Davinelli, S., Nielsen, M.E., & Scapagnini, G. Astaxanthin in skin health, repair, and disease: a comprehensive review. Nutrients. 2018;10(4), 522.
  2. Fassett, R.G. & Coombes, J.S. Astaxanthin: a potential therapeutic agent in cardiovascular disease. Marine Drugs. 2011;9(3), 447-465.
  3. Grimmig, B., Hudson, C., Moss, L., Peters, M., Subbarayan M., Weeber, E.J., & Bickford, P.C. Astaxanthin supplementation modulates cognitive function and synaptic plasticity in young and aged mice. GeroScience. 2019;41(1), 77-87.
  4. Liu, H., Liu, M., Fu, H., Zhang, Z., Zhu, L., Zheng, X., & Liu, J. Astaxanthin prevents alcoholic fatty liver disease by modulating mouse gut microbiota. Nutrients. 2018;10(9), 1298.
  5. Mashhadi, N.S., Zakerkish, M., Mohammadiasl, J., Zarei, M., Mohammadshahi, M., & Haghighzadeh, M.H. Astaxanthin improves glucose metabolism and reduces blood pressure in patients with type 2 diabetes mellitus. Asia Pacific Journal of Clinical Nutrition. 2018;27(2), 341-346.
  6. Naguib, Y.M. Antioxidant activities of astaxanthin and related carotenoids. Journal of Agriculture and Food Chemistry. 2000;48(4), 1150-1154.
  7. Tominaga, K., Hongo, N., Fujishita, M., Takahashi, Y., & Adachi, Y. Protective effects of astaxanthin on skin deterioration. 2017;Clinical Biochemistry and Nutrition, 61(1), 33-39.
Mikel García Iturriozhttps://www.misohinutricion.com/

Biografía de Mikel García

  • Experto en Nutrición Ortomolecular y Medicina Biológica.
  • Desde hace más de 20 años se dedica a la formación y a la elaboración de contenidos relacionados con los complementos alimenticios y la fitoterapia.
  • Director Técnico de Misohi Nutrición y Cosmética (www.misohinutricion.com), herbolario online especializada en suplementos nutricionales y cosmética natural de las mejores marcas.
  • Los usuarios/colaboradores de Revista cultivarsalud.com se comprometen a difundir información que sea verdadera y correcta de acuerdo a los conocimientos actuales

Articulos relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

McSano: Escaparate BIO

¿Sabías que...?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies